Babelain. Fauneando. Flora y Fauna XII.

|

 Nueva entrega de la serie Flora y Fauna. Con B.S.O. (Fauneando) específica para la ocasión. Además de las fotos habituales del mercadillo del pueblo, aquí hay algunas de Almuñecar y Málaga capital.

Mejor en pantalla completa

(Consejos de tu banco: Tu negocio es único. Sueña mejor.)

Hermanos Albadalejo. Se va el caimán... (Cadáver exquisito)

|

Foto de Eliezer Godoy

Después de llamar a las Puertas del Cielo y que nos les abrieran, los Hermanos Albadalejo vuelven a la carga con:

Se va el caimán...

(Ver en pantalla completa)



Babelain. Fauna que no has de beber, déjala correr. Flora y Fauna XI.

|

Capítulo XI de la serie Flora y Fauna, con una sencilla B.S.O. grabada para la ocasión. 

Sonámbulo en el limbo.

|
(Ilustración: Mavi)

Sonámbulo en el limbo

Salí al exterior. Alguien empezó a susurrarme al oído onomatopeyas recién horneadas.

El día se fue jalonando con suspiros abstractos que brotaban de las bocas más insospechadas.

En algunas calles tortuosas nacían algunos ídolos y se me estaban acabando las estrategias; empezaba a oscurecer.

Algunas estrellas póstumas se esforzaban por ofrecer algo de brillo sin conseguirlo.

La Luna me invitaba a expresar mis deseos, pero no lograba encontrarlos. Mejor así.

Un perro flacucho que camina delante de mí quiere anticipar mi futuro. Le doy esquinazo. Es hora de dejarse ir.

Por fin regreso a la gruta, y allí estaba ella conversando animadamente con una flor.



Babelain. El ojo del árbol.

|

El Ojo del Árbol.

Qué queréis que os diga, llovía mucho, tenía unas cuantas fotos por ahí para utilizar en alguna ocasión y me puse a enredar con ellas. Seguía lloviendo (la ocasión la pintaban calva) y se me ocurrió juguetear un rato grabando algo de música. ¿Qué pasa si uno las dos cosas y monto un vídeo cortito para completar la broma? Pues eso, se me pasó el tiempo volando. Ahí queda eso.


Babelain. La última carta. Flora y Fauna X.

|

La música que acompaña a las imágenes corresponde a la parte final de “La última carta de Dylan Thomas” (versión instrumental) que apareció en el CD de Babelain “El espejo ahogado” del año 2012.


Cigara Içalmez. Francisco Cumpián/J.L. Álvarez (Babelain)

|

 Poemas y voz: Francisco Cumpián

Música,  fotos y vídeo: J. L. Álvarez (Babelain)

En el vídeo solo se recogen algunos poemas del disco. Si alguien quiere el CD completo con portada, que lo solicite en comentarios y se le proporcionará el enlace correspondiente.

Aprovechamos la ocasión para promocionar nuestros servicios musicales como amenizadores de bodas y otros tipos de eventos. 

Satisfacción garantizada. Precios módicos. 

Hermanos Albadalejo

 

Paco a la percusión, con un bendir marroquí, y yo con un ghidchak (especie de violín de dos cuerdas) de Uzbekistán.

------

O si lo prefieren, también escribimos, bajo pedido, cadáveres exquisitos en prosa, verso o teatro, todo personalizado. Precios módicos. 

Ejemplo:

 N.º 4 de Pliegos de Poe

(Editorial Árbol de Poe)

(En este caso con linóleo de Rafael Alvarado en la portada)



El fantasma de mi madre

|

 

Hace unos días tomé unas fotos en la “Fábrica de Azúcar de Maro (Nerja)” (Fábrica de San Joaquín). Enredé con ellas un rato y se me ocurrió “introducir” a mi madre allí, pero con una maravillosa foto de cuando era muy jovencita.

Parece ser que en un programa de “calidad científica comprobada”, en 2017, se hicieron unas pruebas de psicofonía: La gente del pueblo habla de extraños sucesos por la zona, voces que se sienten muy cerca cuando se pasea por las ruinas del edificio. Un equipo de 'Cuarto Milenio' se ha desplazado hasta allí para investigar qué es lo que ocurre realmente.

La música es un instrumental: “Apocalypse”, que grabé hace tiempo donde tomo prestada la voz de W. Burroughs al final. (Esa voz sí que es psicofonía).


Babelain. Flora y Fauna VIII

|

Capítulo VIII de la Serie Flora y Fauna.

Vídeo, fotos y música:

Babelain


Miradas extrañas.

|


Miradas extrañas.

Mini Poema Vídeo Cómic.

Ilustraciones: Mavi.

Texto, vídeo y música: Babelain


Miradas extrañas


Alguien que caminaba delante de mí

se volvió de repente y me miró


Su mirada buscaba lo inencontrable

Miré para otro lado


En ese otro lado

alguien se refugiaba

de otras miradas extrañas


Solo el sonido envolvente

de un violento agitar de alas

nos hizo volver a lo nuestro 

Desembarco y fuga. Babelain.

|

 

Desembarco y fuga

La música de esta canción tiene un largo recorrido. Al principio, en los años setenta, fue solo un instrumental para guitarra acústica. Luego se convirtió en una canción con letra de Samuel Becket cantada en inglés macarrónico, y grabada de aquella manera. Ha sido protagonista en alguna otra ocasión, y ahora, con una nueva letra y nuevos arreglos, grabada de nuevo y publicada en el blog con vídeo incluido, por si a alguien (quién sabe) le pudiera interesar. Las fotos del vídeo las he tomado prestadas de la red.


Desembarco y fuga

(Babelain)

Erase una vez un santo

que había perdido su encanto

Su tía estaba empeñada

en aprender esperanto


Pero no lo conseguía

por más que lo intentaba

aquello era un galimatías


La tía de aquel santo

desembarcó en Normandía

impartía clases de esgrima

ya fuera de noche o de día


Luego se pasó al boxeo

y se casó con un bohemio

convirtiéndolo en su Romeo


El pobre santo se agobiaba

ante tal desaguisado

Quedó un día con su tía

en un lugar descampado


Pero solo apareció

el Romeo de la tía

y se fugaron los dos a Etiopía


La tía se metió monja

y aprendió a hacer calceta

cultivaba plantas traviesas

regando bien sus macetas


Mientras tanto el pobre santo

arropado por el bohemio

volvió a encontrar su encanto



El paripé

|

(Ilustración: Mavi)

 

El paripé

—¿Cómo entramos ahí?

—Deberíamos buscar una fórmula que implique cualquier alternativa.

—Eso no tiene sentido.

—Bueno, omitiremos implicar y alternativa.

—Vale.

—Para esta misión no nos hace falta la espiritualidad. Nos bastaría con hacernos los locos, estudiar las coordenadas y, sobre todo, sobornar al portero.

—¡Pero, si no hay portero! Me han dicho.

—Tanto mejor. Encontrar la puerta, sobre todo, encontrar la puerta. Velocidad, eso es lo que necesitamos. Velocidad y desparpajo.

—Vale, yo aún no he desayunado.

—Ya estamos. La vanidad hay que olvidarla, dejarla fuera.

—Y, dentro ¿qué hacemos?

—Se irá viendo.

—Solo que primero tendríamos que entrar y no parece fácil.

—Estamos algo tristes pero, somos futuros héroes ¿No crees?

—Puede que después del cafelito...

—¿A qué viene ese canguelo? Solo necesitamos un poco de suerte.

—Un poco de suerte y algo más.

—Yo estoy preparado ya. ¿Y tú?

—Aún no estoy maduro; quizá una copita de …

—Oculta tus cicatrices, nos están mirando.

—Yo no veo a nadie.

—De todas formas, no se está mal aquí fuera ¿no?

—Ya te digo pero, como no me dejas hablar nunca...


La mujer de rojo.

|

… ya, ya... sí... pero no es por eso... Quise decir que... Ya, ya..., pero déjame hablar.... Mi intención no era esa.... Puede que el tono no fuera el adecuado, pero..., bueno, no creo que fuera para tanto, ¿no? Además, tú estabas muy ocupado con «tus cosas», ya me entiendes... Sí, claro, tienes todo el derecho, pero...
… podrías haberme dado a entender que... Pues ya te digo que no pillé la indirecta en ese momento... Sí, me puse un poco... Bueno, mucho... ¿Eso crees? Yo no diría tanto... Ya, ya, pero ponte en mi lugar, con lo que estoy pasando... Ya, ya, tú tampoco estás muy fino últimamente...
… entonces, ¿qué...? sí, sí... No, en eso no estoy de acuerdo en absoluto... Sí... sí.... sí, vaaaaale, un poco borde si estuve... Ya... entonces, ¿vienes o qué? Me he puesto el traje rojo que tanto te gusta...

------
Él llegó por fin y dieron un agradable paseo desde la plaza hasta el puerto...


Si alguien se apunta...

|



Ilustración: Mavi 

 Si alguien se apunta... 

Ayer se escapó la cucaracha. Vi como huía la condenada subiendo por la pared y desapareciendo por una rendija en la ventana que da al patio. La tenía ya domesticada. Había noches que, posada en mi hombro izquierdo, leía conmigo el libro de turno. Alguna vez desistía, se iba con un mohín extraño en la cara, moviendo nerviosamente las antenas y desapareciendo debajo de la cama. El último libro que leímos juntos fue Zoco Chico, de Mohamed Chukri; ahí se le escapó alguna lagrimita. 

Ahora, después del desengaño, estoy empeñado en aprender a ordeñar el tiempo hasta dejarlo seco, y luego, a vaciar el espacio de sombras y rellenarlo de luciérnagas. Me pondré a ello después del desayuno. Si alguien se apunta...

Babelain. Abismo Espeso.

|

En esta coplilla, la primera del año, no hay loops, solo guitarras, bajo, batería teclado y voz; con un ritmo que me sirvió de base como metrónomo. Para la letra he usado un nuevo ramillete de haikus endémicos marca de la casa. Y sobre todo, las ilustraciones de Mavi para el vídeo.



Haikus Endémicos

(Babelain)

1

Suicidio hueco

Eyaculación triste

Abismo espeso

2

Risa rebelde

Conspiración oblicua

Nostalgia blanda

3

Espacio pueril

Horizonte sin causa

Inercia fría

4

Reloj fofo

Pesadilla florida

Cerebro seco



Babelain. El banco del parque. Flora y Fauna VII.

|

 


Capítulo VII de la serie Flora y Fauna. Para esta ocasión hemos seleccionado el instrumental “El banco del parque” del CD El Ruiseñor Chino de 2009; aunque este tema ha tenido bastante recorrido en el blog.  


Babelain. Mini L.P. Silencio Hembra.

|

 Contraportada


Portada (La misma del single)

Aquí reunimos, en formato Mini L.P., las pocas grabaciones que hemos realizado este año 2021. Algo es algo. Ya han sido publicadas en el blog de una u otra forma como single o como banda sonora para fotos o poemas recitados.

El único instrumental que no ha salido (creo) lo publicamos ahora en formato reducido para acompañar una fotos.

Paseo Corto


Y por si a alguien le interesara (podría darse ese caso insólito), aquí está el enlace para bajarse el Mini L.P.