El Pasado. Relato

|

EL PASADO

El portal no tenía ninguna inscripción, solo figuraba un solitario “Nº 3” en el quicio. Era una casa antigua de una sola planta en una calle estrecha de una modesta ciudad de provincias, en el interior.

Había leído el siguiente anuncio en el periódico el día anterior y quise averiguar por mi mismo si era cierto lo que anunciaba:

Miss Smarty

Adivino su pasado

Atiendo personalmente, sin gabinete.

C/……..nº 3

XXXXXXXX

Hacía un mes que había tenido un accidente de moto y había olvidado todo lo vivido antes de aquel momento. Mi mujer me ayudaba en todo lo que podía con una paciencia infinita. Solo había un problema, no sabía que es lo que ella desconocía de mí. ¿Qué secretos tendría yo guardados en mi desmemoria? Tenía un presentimiento extraño.

Llamé a la puerta y se abrió con un juego de cuerdas y poleas accionadas a distancia. Entré en una pequeña sala que supuse era de recepción; al fondo había una puerta semicerrada; enseguida sonó una voz grave de mujer:

-Pase, por favor-

Entré en la habitación, iluminada solo con velas y con la luz que salía de un gran acuario donde el agua era de color azul oscuro, habitado por varias estrellas de mar que titilaban alrededor de un gran Pez Luna que parecía tener luz propia.

Detrás de una mesa de camilla se sentaba una mujer aún joven con unos ojos profundos y negros que taladraban con su mirada, aunque tenían algo que infundía confianza.

-No hable, siéntese y relájese-

-¡Pero..!

-Por favor, hágame caso, se a lo que ha venido. Vd. no recuerda su pasado pero tiene miedo de tener secretos escondidos que no quiere que sean revelados por algún motivo-

-¡¡¡¡¡Si…es cierto…!!!!

-Por favor, permanezca en silencio, es absolutamente necesario. Nadie debe conocer uno de esos secretos, le compromete a Vd. con todos los que le rodean, le han rodeado o le rodearan en el futuro. Debe Vd. seguir olvidando su secreto y confiar en lo que le vayan recordando su mujer y sus amigos, sin intentar profundizar más.-

-Pero yo he venido aquí a saber qué es lo que oculto-

-Lo que Vd. oculta solo lo se yo, ahora que lo he “visto” y “sentido” y así deberá permanecer, a no ser que esté dispuesto a romper toda la baraja y cambiar el “pasado que todo el mundo conoce” y “el futuro que Vd. y su familia desea”.-

No supe que decirle, pagué la consulta y salí de allí con una terrible ansiedad y con una sensación de haber hecho el imbécil.

Extrañamente me fui serenando en el viaje de vuelta a casa y cuando llegué junto a mi mujer me di cuenta que lo que me dijo la “vidente” era lo que iba buscando inconscientemente. Mi mujer me dijo que tenía cara de haber visto un fantasma. Salí por la tangente, le propuse dar un paseo y nos fuimos a la calle, como cualquier tarde.

5 comentarios:

babelain dijo...

Hemos salido esta mañana temprano andando al pueblo. Busqué algunos portales con el nº 3. De todos los que fotografié me gustó este, que edité a mi estilo "de-aquella-manera". Sirva para ilustrar el relato de el pasado oculto.

vikingo dijo...

Eso, que le den al pasado incierto y a vivir el presente y el futuro, ya vendra. De todas fomas, alli en el numero 3 hay una pitonisa que sabra un monton de pasados. ¡Pues para ella todos!.

Ssssshhhhh, que misterio Bab, de verdad me has dejado con las ganas de saber tu pasado oculto.

TSI-NA-PAH dijo...

El mo es el numero 13!

babelain dijo...

Noooo, Viking, noooo, que yo no soy el protagonista jejejeje. Ya iremos recordando nuestro pasado.

En el nº 13 no vive una pitonisa, vive un mago del mundo blogero que publicca magníficos post, un tal TSI NA PAH.

Napi dijo...

Hay veces en que el continuum espacio-temporal deseable es, por otro lado, el único posible ¡para que negarse! Cada situación se condiciona y es determinada por los propósitos precedentes, de modo que cuidadín con lo que se hace!!!!!
Lindo y enigmático, Bab, sigues en racha.
Un abrazote.

Publicar un comentario