Los recuerdos

|

LOS RECUERDOS

Camino de casa, recién salido del trabajo al medio día, un hombre se para frente a mí y me dice:

-¿Carlos?-…-Si- le contesto. -¿Carlos Bengoechea?-….-Si, si- le repito…espera….pero tú no eres Eduardo…Abascal?????, -el mismo que viste y calza, mamonazo-. –Joder, joder- digo yo, por decir algo.

Me viene a la memoria un recuerdo agridulce al ver ese rostro que aún conservaba restos de una infancia ya lejana.

-Vamos a tomar una cervecita para celebrar el encuentro- me dice. Entramos en el primer bar y me suelta de pronto:

-Recuerdas aquella historia del perro?-….-cual- le digo yo haciéndome el tonto-

Y se pone a recordarla a su manera:

-Si hombre, cuando cogiste aquel perro grisáceo (yo no lo cogí y era negro el perro)

-Y le ataste al rabo aquellas latas de leche condensada “cuatro vacas” (no fui yo, fue él y las latas eran de sardinas)

-El pobre perro corría y mientras más corría mas asustado estaba con el ruido que hacían las latas; como nos reíamos los dos. (Se reía él, yo estaba un poco asustado)

-¡Qué tiempos!, ¿eh, Carlos?-

-Si, le contesto, ¡qué recuerdos- Oye, tengo que irme, mi mujer me espera para comer, quedamos otro día y seguimos, O.K.?

-O.K., Carlos, me dio mucha alegría verte de nuevo-

Salí del bar confuso y pensando si los recuerdos nos los vamos amoldando a nuestro antojo según va pasando el tiempo. ¿Será como él lo cuenta o como yo lo recuerdo?

Desde entonces llevo un diario donde apunto minuciosamente cualquier cosa fuera de lo común que ocurra en mi vida cotidiana.

Ejemplo:

Viernes 19 de marzo de 2010.- “Mi mujer me llama a gritos desde el jardín. Me dice que entre el parterre de “vinca pervinca” hay un saltamontes de “medio metro”. Me dice: ¡mátalo! Voy a la cocina a por un trapo, cojo la cámara de fotos, busco al saltamontes entre las flores. Lo agarro con el trapo, lo mido: 8 cm., salgo del jardín, cruzo el sendero y dejo al saltamontes dándose un atracón de florecillas silvestres. Le hago una foto de recuerdo y de prueba del caso. ¡Yo no maté a un saltamontes de medio metro! Por si las moscas.”

Desde entonces, de vez en cuando compruebo mis recuerdos con el diario, para que la “historia” no se desvirtúe demasiado, que luego pasa lo que pasa.

14 comentarios:

babelain dijo...

Otro gráfico de Mavi para ilustrar el relato.

Napi dijo...

Maravillosa ilustración, por cierto. Genial Mavi con sus colorines ¡cuánta vida!
Y el relato, Bab, una vez más, tan corto como efectivo, tan breve como afilado, tan comedido como real.
Por esa misma razón, trovador amigo, voy tomando fotos de mariposas y abejas por entre pensamientos, para recordar que estaba entre nubes cuando mi mujer me llamaba desde el parterre . . .

Anónimo dijo...

Me encantan tus historias

babelain dijo...

Y que te decía tu mujer desde elparterre, Napi, cuenta, cuenta jejeje. Gracias por tus comentarios.
Anónimo, me encanta que te encanten mis historias. A mi me encantaría saber quien eres,pero bueno.

Jazzy dijo...

Genial Bab....desde luego, bordáis todo lo que
hacéis, además con "Categoria de cinco estrellas"
Todas las imágenes de Mavi son dignas de un museo
esta úlima es alucinante
el relato, ingenioso y ocurrente, es estupendo.
Muchas gracias por estos regalos tan impresionantes

Jazzy
un kilo de saludos

Anónimo dijo...

si lo sabes me pillastes el primer dia

Napi dijo...

Pues esa es la coña del ir moldeando los recuerdos, Bab, ¡que ahora sólo conservo la imagen de una mariposa prendida del blanco pensamiento . . . !
. . . Pero me suena que decía algo de la madre de la fruta . . ¿la fruta madre . . . ?
. . . no hay sol desde que ella se fue, And I know, I know . . . I ain't leavin' this thing alone but it ain't no sunshine when she's gone, only darkness every day . . . ?
Pos argo asinnnnnn ;)

vikingo dijo...

Muy bueno el relato Bab, y magnifica la ilustracion de Mavi.

A mi me has recordado algo de mi mas tierna infancia. Veras: cuando yo era muy chico, mi madre que usaba para los Colacao, leche condensada de las Cuatro Vacas, a veces abria la lata con la etiqueta al reves, con lo que las vacas quedaban hacia abajo y yo muy atento a todo, le gritaba nervioso y preocupado: Mama, mama... que se caen las vacas!!!... jeje, cosas de niños.

Por cierto no pongo acentos porque me salen dobles, tal que as´´i. No se que le pasa al teclado.

Gracias.

babelain dijo...

Viking, creo que eso de las Cuatro Vacas era cosa del norte de África solo, ¿no?. Además, con las vacas boca abajo, ¿como se ordeñan?; un poco complicado. Tú, como siempre, tan atento a los detalles desde chico. Gracias por el comentario. Se lo diré a Mavi.

vikingo dijo...

Pues si, que yo recuerde de pequeño no habia leche de tetra brick y las marcas de condensada que recuerdo eran Cuatro Vacas y El Castillo.

knos55 dijo...

Maravilloso dibujo de Mavi y es muy recomendable el anotar las cosas para que no desvirtuarlas.

babelain dijo...

Gracias Knos, así Mavi se anima y sigue colaborando por aquí.

lisi dijo...

Estoy poco habladora ultimamente, pero sepas que me paso por aquí de vez en cuando a disfrutar egoistamente de tantas delicias... Gracias.
Y besos.

babelain dijo...

Yo también paso por tu blog y veo que tienes algún problema y te trasladas, no? ¿Censura???? Ya me contarás. Un beso

Publicar un comentario