Consecuencia

|

CONSECUENCIA

Oigo

- a escondidas-

En la Asamblea de Los Muertos

Que siempre hemos vivido al borde

Del Apocalipsis

Y que al acercarnos un poco más

A esa consecuencia

Que llaman Muerte

Es inmensa nuestra Ignorancia

Ignorancia que no exime de la culpa

De haber desperdiciado impunemente

Toda el agua cristalina que brota de las Fuentes

Todo el aire puro que nos filtran los Bosques

Esas palabras mágicas que destilan viejos Poemas

Y la Música que fluye de los tambores de piel tersa

En esta inmensa Jungla que rodea nuestras Vidas.

Hay dos caminos abiertos en este Año de Tigre:

Ignorar nuestra ignorancia y bordear el fracaso

o

Admitir humildemente que hemos perdido el Rumbo

9 comentarios:

babelain dijo...

La foto es clandestina, tomada, como tantas otras en el Mercadillo de los domingos.

Napi dijo...

Pues está muy linda la mirada pensativa de la rubiales.
Y el poema (?¿) tiene implicaciones varias, pero la cosa está como al principio de los tiempos, aunque más enguarrao: ¡cualquiera se desprende de la Jungla circundante!

r0ck dijo...

Estaría la muchachita sospechando que eso de ignorar la ignorancia le va a costar lo suyo, tiene toda la carita.

babelain dijo...

Hola Rocky, quien sabe lo que estaría pensando la inocente niña (me encantaría saberlo). Oye, tengo ya el último single que publicaré esta tarde probablemente. Ya tengo el 7º CD completitio, creo. No desaparezcas mucho que me gustaría que lo presentaras como en los viejos tiempos (aunque en el blog). O.K.?

r0ck dijo...

Perfesto, en lo que pueda, ya sabes.

babelain dijo...

Gracias, Rocky. Cuando tenga el link completo, te lo envío para que hagas tu crónica "rolling stoniana".

knos55 dijo...

Esa foto de la niña con la mirada melosa tiene mucho arte y el poema es muy profundo.

Marta dijo...

Que carita!!! Dónde estará colocando sus sueños... a mi también me gustaría saberlo...

babelain dijo...

Hola Marta, pues iba de la mano de su hermanito y la pillé con esa mirada perdida. Cualquiera sabe por que mundo andaría. Me encanta pillar a los niños así, desprevenidos, absortos en sus cosas; sin posar para la cámara.

Publicar un comentario