Querido Alberto

|

Raquel escribe un e-mail a Alberto nada más llegar a un hotel en la capital, donde mañana estrena una obra de teatro



Querido Alberto:


            Ahora que ya me encuentro un poco más asentada después del largo viaje, te diré que esto no es lo que me había imaginado. La capital está manga por hombro. Se ve a la gente crispada, corriendo arriba y abajo por las calles y plazas. El hotel no está mal, es tranquilo dentro del caos general. Estoy nerviosísima esperando a que llegue mañana y se estrene mi obrita en el teatro. No me imagino la reacción que pueda tener el público. Hasta tú que has sido de los pocos que la ha leído y que me conoce bien te quedaste un poco sorprendido del desenlace. Bueno, veremos mañana. Voy a tomarme una copita de coñac y espero quedarme dormida pronto.
            No sabes como me gustaría tenerte a mi lado, aunque discutiéramos como bellacos debido a mi estado de nerviosismo. Aunque me pusiera histérica el verte a ti tan tranquilo, como si la cosa no fuera contigo. Pero sería preferible eso a pasar el trago sola.
            En el tren he estado pensando que si pudiera dar marcha atrás, cambiaría ese final tan extraño. Quizá por otro que, aunque extraño también, no fuera tan radical, pero ya es imposible. Pensaba que en vez del suicidio colectivo de toda la familia (padre, madre, cuatro hijos, dos perros, un hámster, un gato y un loro) podría sugerir un final un poco menos… drástico…pero al final dejé de pensar en ello y creo que ese es el final “lógico” para la obra, aunque a alguno le parezca que no está “justificado”.

Ya me estoy imaginando la crítica del día siguiente en los periódicos. Bueno, voy a intentar dormir. Dale muchos besos a los niños y saca un rato a los perros ,y no te olvides de ponerle la comida a los gatos, al hámster y al loro. Las plantas pueden aguantar sin riego hasta que yo vuelva. Cierra la bombona de gas antes de irte a la cama.

            ¿Me echas de menos?  Yo a ti  más de lo que esperaba, ¿qué curioso, no?


                                                                                                          Raquel



3 comentarios:

babelain dijo...

Ilustración de Mavi, claro.

Saludossssssssssss

Napi dijo...

¡¡¡El "Y-si" tiene más peligro que ni sé!!! Pero son sólo las dudas de antes del estreno, los personajes se ordenaron de una determinada manera y lo del otro final no ha lugar . . . ¡las cartas están servidas! Brindo por una buena crítica.
Preciosa y evocadora la escena de Mavi, con esa penumbra rojiza; gracias a ambos, muy lindo.

babelain dijo...

Napi, esto continúa con otro e-mail y termina con una conferencia telefónica. Pronto en esta sala.
Gracias por tus jugosos comentarios.

Saludosssssssss

Publicar un comentario