LAGRIMAS

|

LA FARMACIA

Entro en una farmacia. Las estanterías están repletas de frascos de cristal de distinto tamaño, forma y color. Todos los frascos contienen “lágrimas”. Le pido un folleto a la joven farmacéutica de ojos enormes:

-¿Tienes un catálogo informativo?-(iba a añadir –¿muñeca?-, pero el Humphrey Bogart que llevo dentro estaba aún dormido)

-desde luego-me contesta sonriendo con sus ojos descomunales; y me ofrece un catálogo con el título de

LÁGRIMAS

Lágrimas de:

Gacela.- Contra la pereza física y mental. Frotar en las ingles a oscuras.

Lechuza.- Mitiga el mal de amores. Tres gotas al día antes del crepúsculo

Salamanquesa.- Afronta el otoño con garantías. 1 gota en un litro de absenta. Beber del tirón.



Fantasma (desecadas).- Contra el orgullo herido. Frotar en todo el cuerpo enérgicamente. Leer algún haiku después del frotado.


Buey.- Nivela la conciencia y el azúcar en sangre (especial para políticos y cantantes “melódicos"). 1 frasco al día.


Mendigo.- Nos libera de una vez por todas de la metafísica. 2 gotas antes del primer pensamiento matutino.


Erizo de Mar.- Contra la incredulidad; de paso cura las migrañas. De vez en cuando, como por sorpresa, un par de gotas.


Poeta.- Indicado para los cortos de vista y flatulentos. Un sorbito en una copa con champagne francés o cava.


Ruiseñor.- Vence la pesadez del alma. Mezclar unas gotas en el agua caliente del baño y cerrar los ojos durante media hora.


Cocodrilo.- Para el “consuelo” en general y los prejuicios odiosos. Beber unas gotas mirando al mar sin fijar la vista.


Etc…

-no veo “lágrimas de farmacéutica- le digo

-yo no lloro nunca- me espeta muy seria

-ya llorarás, muñeca, ya llorarás- le contesto seductor (había despertado Humphrey)

-entonces dame unas lágrimas de hormiga- digo dándomelas de listo

-las de hormiga son con receta médica- me indica

-soy médico, pequeña- extiendo la receta y se la entrego

-tenga cuidado con la dosis, si se pasa, se esfuma en el espacio- me advierte

-eso pretendo, muñeca, eso pretendo-

le guiño un ojo y me voy sin prisas a esfumarme en el espacio.

12 comentarios:

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Buenisimo!

antonilópez dijo...

Buen relato, he pasado un ratito divertido. Eres un genio, amigo. Saludos

babelain dijo...

Como estaba de huelga, me he levantado temprano (la costumbre)la gente estaba durmiendo, me he puesto a escribir en el jardín y ha salido este "engendro". Gracias, 4 strongs y antoni; que bien que hay gente que lee (y comenta). Se de buena tinta (porque me lo han dicho ellos y ellas) que hay mucha gente que entra, lee, oye, ve, pero no comenta (por distintas razones). Saludosssssss

babelain dijo...

Se me olvidaba, no os vayáis a creer que el "sujeto" del relato se parece a mi; yo soy mucho más sencillito, eh?, y menos atrevido.

Napi dijo...

¡Oiga, Bab! ¿Quedarán aún de las de Ruiseñor?

"Mi corazón pena, y un sopor doloroso nubla
mis sentidos, como si hubiera bebido la cicuta
o vaciado hasta al fondo un opio lento (...)
cuando tú, (...)
en un sector melodioso
(...) cantas del verano con garganta plena desatada. (...)
No hubo hambrienta generación que te aplastara;
La voz que escucho en esta noche fugitiva (...)
¿Fue una visión o fue un sueño en mi vigilia?
Acabada está esa música: ¿desperté o me he dormido?"
John Keats "Oda al ruiseñor"

babelain dijo...

Yo a Keats le recetaría las de Salamanquesa y se le quita la pena del corazón del tirón. En todo caso, Keats ya tomó las de Hormiga y se esfumó, aunque quedaron sus maravillosos poemas.Gracias, Napi por la visita , el comentario y el poema.

Maka dijo...

Me quedo con la Salamanquesa, el otoño no me sienta muy bien, mirastes el remedio dela astenia primaveral.
Hosti tu, Napi, eres fabuloso.

Picatierra dijo...

Me gusta mucho cuando escribes así, en esta onda cachondometafísica
Hoy escuche "lagrimas del grifo" de otro de mis idolos, el Kiko

Saludazos

Anónimo dijo...

Humphrey¡¡¡¡ ahhh Este relato me ha gustado mucho y me he lo he pasado muy bien leyenlodo Saludos

babelain dijo...

Anónimo, ¿nos conocemos?. Me alegro de que lo pases bien leyendo estas cosillas. Saludossssssss

lisi dijo...

Magnífico, magnífico. Este verano leía un cuento que me regalaron, 'La mecánica del corazón' cuyo argumento me recordó el estilo de Tim Burton aunque lo escribe un tal Mathias Malzieu y curiosamentemente coincide en esta idea: la mamá adoptiva del protagonista guarda en el sótano frascos con sus lágrimas para utilizar cuando conviene. Allí no hace más que dos o tres alusiones pero el desarrollo que aquí le has dado es descomunal. Me encantó.
Besos

babelain dijo...

Me alegra mucho que te guste, Lisi. No conozco el cuento ni el escritor; "lágrimas de madre", se me escapó. Besos

Publicar un comentario