Diario-II- Seven O'clock Hymn-Magna Carta

|

Diario II

(Extracto)

Seven O’clock Hymn- MAGNA CARTA

Viernes 4 de agosto de 1972- buhardilla - Malasaña. Madrid

Se me ocurrió una Idea peregrina e inapelable (¿): Aprovechar el fin de semana para acercarnos a Tarragona y ver amanecer sobre el Mediterráneo desde el balcón del apartamento de Maka, oyendo el “Seven O’clock Hymn” de MAGNA CARTA. Dicho y hecho. La semana de trabajo había sido dura y necesitábamos una escapadita de fin de semana.

Salimos el viernes por la tarde desde Madrid, Fernando (“tacum-tacum”), Antonio, Mavi y yo en el Citroen 2CV de Antonio. Por el camino se nos funde un pistón de los dos que tiene el 2CV, total que llegamos casi de madrugada a Tarragona. Allí nos encontramos a Maka subido encima de una mesa en su apartamento, con una borrachera superlativa, soltando una arenga de tinte anarquista de tres pares de cojones. Se baja de la mesa y quiere pegarle un botellazo a Jose Mari; el problema es que Jose Mari mide medio metro más que Maka y la cosa no pasa a mayores (además, Jose Mari había pertenecido al grupo de teatro “Los Goliardos” y estaba acostumbrado a estas escenas tragi-cómicas). Como la cosa no está para himnos al amanecer, nos vamos a la playa a dormir un poco.

En la madrugada del domingo por fin podemos oír el “Seven O’clock Hymn” desde el balcón, nadie recuerda la hora exacta ni el estado en el que nos encontrábamos, pero oírlo, lo oímos.

Después del desayuno nos ponemos en marcha hacia Madrid de nuevo; con solo un pistón necesitamos casi un día entero para el viaje de vuelta. Conduce Antonio; Mavi y Fernando van dormidos, pero yo no me fio ni de mi padre (menos mal). Antes de llegar a Zaragoza veo que el coche empieza a invadir peligrosamente el carril izquierdo de la carretera, Antonio estaba dando una cabezadita al volante; le pego un grito y endereza el rumbo a duras penas; el 2CV es duro, se balancea, pero no vuelca. Después de unos cuantos cafés retomamos el camino y llegamos a Madrid de noche. Misión cumplida.

14 comentarios:

babelain dijo...

El gráfico es de Mavi, solo que hemos tenido que retocarlo digital mente porque el escaner no "pillaba" bien los colores y no le gustaba a Mavi como quedaba.

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Bonita mision, sobre todo por Magna Carta que me encantan!
un saludo

vikingo dijo...

Juas, esta ya me la sabia. Bonito recordarla. Desde luego ¡que locura! Pa haberse matao con el 2CV, pero, y lo bien que lo pasasteis. El retrato del evento, magistral.

Saludos.

Napi dijo...

Esas eran las locuras a las que nos apuntábamos sin dudarlo un segundo: diez horas de viaje de ida (sin contar con las averías, que siempre surgían en aquellos coches de "tecnología punta") para ver amanecer junto a coleguitas que residían algo alejados. Jejeje, todo para seguir sintiéndonos vivos.
Y el dos caballos era una maravilla, con alicates y un alambre tenías solucionadas las averías; bueno, había que tener provisión de agua también, para los calentones del radiador, pero eso era pecata minuta.
Magna Carta y los colegas; amanecer con luces y sombras junto a hirvientes ideas que nunca debieron ser utópicas, el interminable periplo por carreteras que no eran como las actuales . . . parece que me suena este relato, resulta como algo muy mío.
Encantador, Bab, muchas gracias por la magia de tus breves (jejeje, ex cathedra, por la autoridad que te corresponde )

babelain dijo...

Pues de eso se trata, de contar cosas que nos suenan a casi todos, no? ¡Que tiempos! ¡qué jóvenes! ¡que majos! ¡que monos! etc. Gracias 4 strong, Viking y Napi.

Nota.- Napi, el 2CV no se refrigeraba por agua. Ni el "escarabajo" tampoco; eran refrigerados por aire.

Napi dijo...

Cierto; eran los 8 y medio (¿Seat 850?) los que burbujeaban a la menor, Bab, o al menos el que yo tuve. (¡¡¡Es que nunca he sido muy de mecánica!!!)

Napi dijo...

¿O ni siquiera eran los 8 y medio, sino los R8?
¡¡¡Ya te digo, el Napi totalmente mecánico!!!!!

Paco dijo...

¡Qué recuerdos, Bab! Precisamente mi amigo Eladio, el que se empeñó en que escuchara a Magna Carta (¿te acuerdas de Lord of the ages?), tenía un 2 cv color naranja. Íbamos tan despacito que se hacía los canutillos mientras conducía. Teníamos 20 años y éramos dos potros en dos caballos. En aquella época, por estas carreteras, te cruzabas con un coche cada media hora. Nunca nos multaron por exceso de velocidad. Saludos desde ninguna parte.

babelain dijo...

Napi, yo de mecánica, poco, pero eso si me lo sabía.
Paco, ya veo que los recuerdos se parecen; Saludos desde este rinconcito.

Maka dijo...

Que crios seguimos siendo.Pero creo recordar que lo del botellazo, fue por una resaca, bueno resacommm, y tenía un terrible dolor de cabeza y ni una p... aspirina y Jose Mari, en plan tocacojones y yo con resaconmigrañaterribledolorcabeza,pues me cabree un poquito,pero no se la rompi en la cabeza.Lo que no me acuerdo es lo que paso despues, dormi,busque aspirinas, segui la juerga, supongo que la segiriamos.Asi eramos, teniamos que escuchar al amanecer a Carta Magna, y lo hicimos,que bonito improvisar, lo jodido de esto aventurillas, es cuando somos padres, no dejamos que nuestros hijos las hagan,pero nada es perfecto y aqui estamos.
Napi el 2 CV se enfriaba por aire, la primera vez que fui a Nerja, ya eramos unos Sres. Papas, fui en 2 CV (pero funcionaban, los 2 caballos), pero 13 ó 14 Horas.Saludos

babelain dijo...

Maka, me acuerdo de algunas cosas, de otras no; Fernando me recordó algunas. Pero no voy muy descaminado en el relato, no?. Saludossssssss

Maka dijo...

Le he mandado la pagina a Jose Mari, Haber si dice algo?.
Falta Fernando y Antonio. Y tambien estaba el Periquito

Anónimo dijo...

Me acuerdo vagamente aunque con este flipado (ahora ex exaltado)... Recuerdo un bombardeo con bolsas de basura llenas de agua.. o eran condones?
Mi homenaje a Don Jose (tacum-tacum) y a todos los supervivientes de la Ceuta Imperial, la de los pajaritos, la del Culebra, el Leiva y los Antonios...La muralla del cemeneterio sigue aun pintada. Dentro se acuerda uno mejor. Ahora Ceuta está impresionante. Es mas grande. Han descubierto la historia y lo que las tumbas tapaban. Es una maravilla la ciudad.
Descubrí hace unos meses que la ciudad baja hasta el mar en cada calle, es tan mediterranea como levante y sabe a frituras por todas partes.
Disfruten.
Y recuerdos a todos.
Josemari

babelain dijo...

Hombreeeeee Josemari, me alegro un montón de leerte. Ya me dijo Maka que te pasó la dirección de mi blog. Buena descripción de Ceuta has hecho. Voy de vez en cuando pero ya hace unos años que no aparezco por allí; tengo ganas de volver. El ex-exaltado empieza a exaltarse de nuevo una vez jubilado; tendremos que cuidarlo que ya está muy mayor. ¿Cuanmdo apareces por aquí?. Saludossss

Publicar un comentario