EL ESTANCO

|

EL ESTANCO

Salí a comprar tabaco, aunque no fumo desde hace más de veinte años. La fachada del estanco había desaparecido y en su lugar había una especie de cortina. Cuando me acerqué comprobé que la cortina era de humo blanco y espeso. La atravesé y entré en un mundo…como os lo explicaría….

En un inmenso espacio que parecía no tener fin, millares de hombres cubiertos de plumas y en cuclillas empollaban grandes huevos. Todos los hombres fumaban, unos con pipa, narguilé, chilon, cachimba… otros consumían cigarrillos con filtro, sin filtro, rubios, negros, mentolados, con o sin boquilla.

Paseaba entre ellos cuando empezó a sonar una especie de himno dodecafónico al mismo tiempo que se oyó un resquebrajamiento inmenso que me puso la piel de gallina. Aparecen en fila india miles de mujeres que ayudan a salir de los huevos medio rotos a unos bebés a los que van vistiendo a la manera tradicional de los más diversos países. Alcancé a ver etíopes, chinos, canadienses, indonesios, peruanos, tiroleses, escoceses, italianos, polacos…cuando de pronto se me acerca un tipo con pinta de vendedor de biblias en el oeste (yo hasta entonces pensaba que era invisible para esta gente, pero no era así). El tipo me pregunta que con cual me quiero quedar, advirtiéndome que los de “color” son un poco más caros. Lo miro como si estuviera viendo al diablo pero hago un gesto como de quitarle importancia a la cosa y todo fuera de lo más normal. Me doy la vuelta y enfilo hacia la cortina de humo que no había perdido de vista desde que entré. La traspaso y me encuentro de nuevo en la calle; la gente parece ajena al mundo que acabo de abandonar, como si no existiera. Cuando cruzo la calle me vuelvo y veo que la fachada del estanco vuelve a estar donde siempre y la cortina de humo ha desaparecido. El estanquero me sonríe de forma extrañísima desde la puerta del estanco fumando un cigarrillo. Salgo “pitando” , entro en el primer bar y le pido al camarero

-un Campari con Soda bien cargado de Bourbon, por favor-

El camarero me sirve la copa y al verme cabizbajo y algo abatido me ofrece un cigarrillo, le contesto:

-gracias, no fumo-

8 comentarios:

vikingo dijo...

¡Ese! ¡Ese es el que me esta quitando la vida! (y la pasta). Jeje, que gran minirelato, Bab. Como siempre lo vivo como si estuviera en el cine. ¿Es imaginacion tuya o ha sido uno de tus sueños de una siesta?. Si es lo primero sigue soñando despierto y si es lo segundo duerme muchas siestas. Gracias.

babelain dijo...

Viking, nuestro amigo Maka que se acaba de ir esta mañana temprano, ha dejado de fumar. Si Maka puede, tú puedes jejeje. El relato se me ocurrió esta mañana de madrugada en casa de mi hermana, medio dormido, medio despierto. Gracias por tu comentario. El cuarto de la música está ahora libre; prepararé algo de lo que hablamos. Saludosssss

Paco dijo...

Bab,el sueño de cualquier fumador,como el gilipollas que ésto escribe,es dejar de serlo.No debe haber una cosa que,a la vez,sea tan fácil como difícil.Creo,y es triste admitirlo,que dejé de soñar hace mucho tiempo.Por eso,tus sueños me ayudan a mantenerme vivo.Otro estupendo relato que te hace pensar.¡Qué bueno!

babelain dijo...

Gracias por tus comentarios, Paco. Yo también fui fumador empedernido. Al segundo intento pude dejarlo. Saludosssssssssss

Maka dijo...

Seguro que era un estanco?.Mira que el diablo se disfraza. El relato muy bueno, enlaza con el poema anterior y con el relato posterior, asi que haber conque nos premias.
Nota: Voy para los 5 meses, (preñado no) sin fumar y la verdad que cuesta un .......que cada uno se lo rellene, pero se puede y sobre todo espero que dentro de nos meses empiece a encontrarme mejor,pues la nicotina y demas porquerias que mezclan con el tabaco hace que la adiccion sea de las peores, las hay peores, adicto al trabajo, adicto a votar, a obedecer y me han contado que hay mas adicciones, que son horrorosas pero todas se pueden vencer, con solo pensar que el diablo esta "jodiendo" por ahi, que horror.

babelain dijo...

Estás hecho un chaval, Maka; lo he visto y comprobado con mis propios ojos. Ya he visto las nuevas fotos del nieto, se las enseñé a Mavi, como cambian en unos días. Saludossssssssss

Napi dijo...

Muy bueno, muy llevado el humeante pulso, pero, oye Bab, me queda una duda . . .
el que salió a por tabaco; el que no fumaba . . .
¿volvió después, o se perdió buscando el tabaco?

babelain dijo...

Después de siete Camparis con Soda se fue a casita a dormir la mona.

Publicar un comentario