Luz de Estrella (II)

|

(II)

Luz de Estrella

Rosa vivía en un edificio enfrente de mi casa; ella tendría trece años y yo catorce. Le pedí a mis hermanas que me enseñaran a hablar con las manos y así poder comunicarme con ella de balcón a balcón cuando empezaba a oscurecer, después de volver del colegio.

Una tarde se atrevió a proponer un encuentro, el primero, en la azotea del edificio donde yo vivía. Con bastante peligro, consiguió llegar hasta allí sin ser vista. Nos dimos un largo y tembloroso abrazo, apretados fuertemente el uno contra el otro sin decir palabra. Fue un abrazo con olor a lápices “Alpino” y gomas de borrar “Milán”. Aún recuerdo el “olor” de aquel abrazo.

El siguiente encuentro furtivo fue en un portal de una casa que encontramos subiendo una cuesta detrás de los edificios donde vivíamos y que parecía otro mundo. Nos dimos un abrazo con el mismo “olor” y luego un torpe beso con sabor a chicle “Bazooka”.

Hubo otros encuentros pero estos son los que más recuerdo. Bueno, el último fue bastante extraño. Llevábamos un tiempo sin vernos, la cosa se había enfriado y yo había empezado a “salir” de nuevo con Lola, mi primera “novia”, que había regresado del colegio interno. Rosa me propuso un encuentro en la terraza de mi casa de nuevo. Cuando nos encontramos me puso un dedo en los labios para que no hablara. Estaba temblando. Me dio un papelito doblado y se fue. No la vi nunca más. En el papel había una frase escrita con su letra menuda: “Cuando una estrella muere, su luz no muere con ella”.

El tiempo pasó y alguien me dijo que se había casado con su profesor de matemáticas de la universidad. Más tarde me dijeron que al cruzar una calle en Granada, un coche la mató.

A veces, cuando hago limpieza de cajones en mi mesa, entre plumas oxidadas, relojes sin tiempo y gafas rotas, aparece el papelito, leo la frase y hago el gesto de romperlo pero al final desisto…

12 comentarios:

babelain dijo...

Aquí está la segunda entrega. En un par de días publico la tercera.
Saludossssssssssssss

antonilópez dijo...

Hola Babe, eres una máquina escribiendo, no me da tiempo a seguirte pero que sepas que lo intento y me parece muy bueno todo lo que leo. A propósito, por fin conseguí terminar "Viaje al fin de la noche" más de un año lo he tenido en mi mesita de noche. Un saludo.

babelain dijo...

Gracias, Antoni. Pues yo acabo de terminar "Los detectives salvajes" de Roberto Bolaño y me ha dado pena terminarlo; me ha gustado más que 2066.
Es más fácil leer a Bolaño que a Celine; por lo menos para mi.
Saludossssssssssssss

Napi dijo...

Precioso, Bab, me haces vibrar con estas c osillas que cuentas.
Y lo de "su luz no muere con ella" es una verdad como la copa de un pino ¿cierto? sigue viajando por el espacio . . . a velocidad de la idem, hasta quién sabe qué confines.
Brindo por Rosa y su perpétuo recuerdo. Y por Maci y Bab que nos lo brindan en precisas píldoras

Johnny Dibud dijo...

Iba a decirte algo gracioso con lo del chicle Bazooka o el profesor de matemáticas pero me he quedado flash al leer su final en Granada. Saludos.

babelain dijo...

Gracias, Napi. La vida da muchas vueltas; las estrellas mueren pero su luz perdura mucho tiempo.
Saludosssssss

Hola Johnny, ya veo que estás dando un repaso a los post. No te cortes, si tienes algún comentario gracioso con lo del chicle, cuéntalo. Saludossss

vikingo dijo...

Pobre Rosa Bab. Seguro que su luz sigue viviendo en ti, no tires nunca ese papelillo. Y que recuerdo de los colores "Alpino" y gomas "Milan", cuando tenia unos siete u ocho años habia una compañera de clase que se las comia, y sobre todo con lo de los chicles, yo coleccionaba las historietas de los envoltorios de "Bazooka Joe". Gracias por estos recuerdos que de alguna u otra forma tan inocentemente hemos vivido. Y gracias a Mavi por ilustrarlas tan bien.
Saludos.

babelain dijo...

Las "marcas" comerciales de nuestra infancia nos "marcaron" a todos por lo que veo, eh Viking?
Mañana pongo el capítulo III. Gracias de parte de los dos.
Saludosssssssssssssssss

Paco dijo...

Alpino, Milán, Bazooka... Preciosos recuerdos. ¡Qué pena lo de Rosa y qué bonito eso de la luz de las estrellas!
Un abrazo, sembrao.

babelain dijo...

Hola Paco, lo dicho, a todos nos recuerdan cosas esas marcas. Igual que en tu post de Los Módulos.
Voy a poner el capítulo III
Saludossssssssssss

babelain dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
babelain dijo...

Pues aquí no se quien ha eliminado mi entrada jejeje. Hay duendes en el blog????

Publicar un comentario