El Jueguecito

|

EL JUEGUECITO

Después de la fiesta, solo quedamos unos pocos, desparramados por ahí entre las butacas y el sofá del salón. Era casi de madrugada y alguien puso el “Workingman's Dead” de los Grateful Dead para suavizar la cosa. El ambiente estaba cargado, Esther abrió el balcón y entró el aire fresco de la noche y de paso se colaron algunos rayos de luna; la escena cambió radicalmente. Momentos antes, todo era velocidad, gritos, roces, nervios, bailes descerebrados, luces mortecinas, búsquedas furtivas, pavoneos, risas, borracheras varias…

Ernesto trajo hielo de la nevera y sirvió whisky en los vasos. Marta propuso un “juego”:

“Os han dado una orden inapelable. Imposible de desobedecer. La desobediencia acarrearía más dolor aún. Tienes que elegir a una persona para matarla. El método es irrelevante, aunque si lo reveláis, mejor. ¿A quien matarías?”

Se hizo un silencio extraño. Luego un murmullo extraño. Después vinieron las sonrisas extrañas…

Empezó Marta, que para eso propuso el macabro jueguecito.

Marta.- Todas las papeletas las tiene mi profesor de danza clásica. Me ha hecho sufrir lo indecible con sus burlas a mi cuerpo y el régimen que me imponía en las comidas. Lo odio casi tanto como para matarlo. Lo estrangularía con una media al atardecer, en el mes de mayo; después bebería una copa de champán y le haría una danza mortuoria en toda regla. Si, sería mi elegido jajajajajajaja

Ernesto.- Es difícil. Tuve un amigo que me pedía prestado discos que luego no me devolvía, pero eso no es lo peor. Un día se llevó prestada a mi novia y no he vuelto a verla. No sé si elegir entre mi ex-novia o mi ex-amigo. Me inclino por mi ex-amigo. Lo invitaría a cenar, luego un paseo por los acantilados y zas, uy se cayó, mira que pena. Mi ex-novia lloraría su pérdida de forma desconsolada. Yo no sería quien la consolase.

Raúl.- Lo he pensado bien y creo que mi “candidato” sería un payaso que vi una vez en un circo de pequeño. Era terrible, lo más terrorífico que me he encontrado jamás. Era la encarnación del demonio con su sonrisa malévola que resonaba en toda la carpa. No dormí en tres días. Se reía de mi inocencia. Si, claro, es él el elegido. Al pasar debajo de mi balcón se me caería una maceta con una flor gigante de plástico que soltaría un chorrito de agua al estrellarse en su cabeza. Quedaría muy gracioso. Una payasada en toda regla, vamos.

Esther.- Yo elegiría a Raúl. ¿Qué por qué? Él lo sabe mejor que nadie. Tenemos un seguro de vida muy sustancioso y ya que estamos, aprovecho para vengarme por todas sus infidelidades conmigo y encima me hago un viajito por el caribe para homenajearme, que falta me hace. Elegiría el método matarratas. Con tres o cuatro sesiones sería suficiente. Él, que no distingue un whisky bueno de uno malo malísimo, no lo notaría. Y después, a vivir, que son dos días.

Violeta.- Pues no encuentro a nadie que desee matar. En todo caso sería un suicidio. Me elegiría a mi en todo caso. Primero escribiría un resumen de mis memorias; seguro que al acabarlas, sentiría un deseo irreprimible de quitarme la vida. ¿Que cómo?.. Pondría una música suave ¿Erik Satie?, encendería unas velas, me metería en la bañera con agua caliente y me cortaría las venas. Si tuviera una pipa de opio, ayudaría mucho en ese trance. No me gusta sufrir. Ya he tenido bastante

Yo.- Ahora me toca a mi. Lo he pensado bien, mi candidato sería…

En ese momento se oyó una gran explosión. Salimos al balcón, un gran hongo gris crecía y crecía en el horizonte, el paisaje se empezaba a teñir con una luz muy extraña, extrañísima. Nos miramos unos a otros con una expresión imposible de explicar. Entramos de nuevo al salón, nos servimos una ronda generosa de whisky y cada uno empezó a buscar rápidamente en su cabeza una idea, un recurso, un pensamiento o algo con lo que mantenerse a flote en este último naufragio colectivo.

15 comentarios:

babelain dijo...

De nuevo con ilustración de Mavi. Saludossssssss

Napi dijo...

¡¡¡¡¡Uffff!!!! Preciosa, por cierto, la ilustración.
Muy bueno el cuentecito, jejeje. Esther, yo, por si acaso, no tengo seguro de vida ¡¡¡no hay que dar facilidades al enemigo!!!!
Jajajaja
Y, con la que está cayendo, más vale que que la tengamos buscada!!!!

Paco dijo...

Vaya jueguecito tan siniestro, Bab. No creo que pudiera elegir a nadie para matar, ni siquiera podría suicidarme con Satie, si acaso con Camela, jaja. Maravillosa imaginación la tuya... y de Mavi, qué decir. ¿Qué hacéis luego con sus ilustraciones?
¿Habéis pensado en una exposición? Sería espectacular...
Bueno, pensándolo mejor, creo que me pasó algo parecido a Raúl. No me caen muy bien los payasos...
Un abrazo, genio. (Soy Paco...)

Maribel dijo...

Lo mejor de todo el final, porque el juego se las trae. La ilustración está genial, me encanta.

Un saludo!!

babelain dijo...

Napi, si no va a quedar nadie para cobrar el seguro jejeje. Cruzaremos los dedos.

Paco, como es un juego, no pasa nada, pero elegir a Camela como lo último que escuchas en esta vida???? ¡que punto! jejeje. Elige tu payaso (hay muchos). Mavi guarda sus dibujos en carpetas y a los amigos que nos visitan y le gustan los dibujos, casi siempre les regala uno. Alguna vez los ha expuesto. También ha hecho ilustraciones para la librería Árbol de Poe en Málaga. Ahora expone sus muñecos/esculturas.

Maribel, el jueguecito si que se las trae, pasaron muchas cosas por mi cabeza para elegir a quien mataba cada personaje; me decante por algo suave, era un juego al fin y al cabo; si hubiéramos tocado otros temas puede que saltaran chispas (hay mucho donde elegir; no para matar, pero si para mandarlos a una isla desierta y que se apañen entre ellos, ¿verdad?).

Gracias y saludos a tod@s (de Mavi también)

el.largo.esquembre dijo...

Bab el trivial puede servir en los ratos de hastío algo más que tu jueguecito, porque eso de ir por ahí quitando vidas...

El relato está genial, lo que no se sabe si el hongo lo devoró todo o ayudó a más de uno a pensar lúcidamente.

Nunca he sentido ese rechazo o miedo que tiene cierta gente por los payasos, hasta que he visto a este, dile a Mavi que la ilustración transmite bastante miedo, muy conseguido.

Saludos.

Maka dijo...

En eso estamos, para que matar, pico y pala.
Abrazos

Maka dijo...

Bueno, si tenemos ocasión........antes de que se nos lleven pa lante.
PRECIOSA, ilustración, me encanta el diablo

Paco dijo...

Ve preparando uno de esos regalillos para cuando vaya por allí.
Lo de Camela es que soy tan cobarde que no sabría cómo suicidarme. Escuchando su música sería fácil que lo consiguiera.
Soy Paco, otra vez.

babelain dijo...

Largo, si juegan al trivial se me fastidia el relato jejeje. Y lo del hongo, ya veremos como sigue la cosa en la "realidad", esperemos que no siga creciendo. Y es verdad que le ha quedado inquietante el payaso a Mavi.

Maka, pico y pala en una isla desierta a los que tu piensas. No es un diablo, es un payaso, pero da igual jejeje.

Paco, están preparados, solo falta que vengas. Joer con Camela, que poderío.

Saludossssssssssssssssssss

Maka dijo...

Ya me parecia que era un diablo, muy cachondo.De todas formas, todavia me dura el desenfreno de estos días que estubo Jose Mari, comer beber, beber comer, que pasada, claro que tu no te quedas atras con la pagina, asi que eso de "moderación", se queda en eso, un deseo.
Abrazos.
Nota:
El diablo no deja de ser un tipo muy cachondo

babelain dijo...

No sabía que estaba Jose Mari por allí. Ya contarás algo, Como no llamáis últimamente, estáis hechos unos "descataos".

babelain dijo...

Por cierto, sigues empeñado en el diablo, por algo será jejejeje

Freaky Boy Hood dijo...

Bab, me has puesto los pelillos de punta. Que desazon la del final... Supongo que nadie pensaria en matar a nadie si supiera que algo asi puede pasar.

Un abrazo.

babelain dijo...

Yo también supongo lo mismo que tú, Freaky.
Aunque hay alguno que diría "de perdidos al río", "hay gente pa tó" jejeje.
Saludossssssssssss

Publicar un comentario