AGENDA SOCIAL/DECORACIÓN DE INTERIORES II

|



AGENDA SOCIAL/DECORACIÓN DE INTERIORES II

26 de febrero 2010

  1. Permanecer en silencio el mayor tiempo posible en solidaridad con el gran músico (y actor) John Lurie que padece la enfermedad de Lyme (no le permite ni oír ni hacer música, el sonido se convierte en un ruido insoportable en su cabeza; aunque se consuela en la pintura; parece ser que con gran éxito)
  2. Perforar el suelo a mis pies y llegar a las antípodas. Buscar a ese doble que todos tenemos allí, aguantarle la mirada y comprobar cual de los dos se ríe antes (del otro).
  3. Hacer juegos malabares al amanecer con unas cerezas (si hay vampiros en la zona, con dientes de ajo). Al atardecer, observar en absoluta calma el horizonte; ordenarle a ambos pies que no sigan ningún ritmo, y a los dedos de las manos que no chasqueen en plan swing.
  4. Salir a la calle en hora punta, pararse en una esquina y hacer fotos con los ojos cerrados a intervalos de 15 segundos, disimulando. La cámara a la altura del ombligo, inclinándola unas veces hacia arriba y otras hacia abajo.
  5. Editar las fotos en el PC (esta vez con los ojos abiertos) y que haya suerte.
  6. Fletar un velero pequeño (8 metros de eslora como mucho) y buscar al fantasma de Arthur Cravan en el Golfo de Méjico, donde desapareció en 1918.
  7. Apuntarme a un cursillo de “ikebana”, otro de “sumo” y otro de “sitar”. Para engrosar mi curriculum. La cosa está muy mala para nosotros los “jóvenes”.
  8. Hacer música con los silencios del colibrí y los suspiros de ciertas mariposas, aderezado todo con el ritmo repicante de las gotas de rocío que caen de las flores al chocar con la hierba. Mantener la Trompa de Eustaquio en perfecto estado de limpieza para la ocasión.
  9. Encontrar la famosa aguja que se perdió en el pajar, en caso de éxito, pedirle permiso a un camello para intentar introducirlo por el ojo de la aguja. Si no se deja, buscar a un rico y darle un sablazo en toda regla. Si no se deja, ir a la tasca más próxima y pedir una copa de buen vino y una de patatas bravas muy picantes y olvidar todo lo anterior, que parece lo más sensato.
  10. Escribir esa novela que aún nadie a escrito, que hable de lo que nadie ha hablado, que sugiera lo que nadie sugirió, con una trama absolutamente sorprendente y ese final perfecto que cierre la “historia”, después del cual nada se puede añadir.
  11. Reírme de mi mismo cada hora y media durante unos cinco minutos cada vez. Sin alharacas, casi en silencio y estando a solas (si hay algún testigo podría dudar de mi salud mental, ¡que insensatez!)
  12. No dejar derrapar demasiado a los pensamientos. Atarlos en corto y no hacerles mucho caso. De vez en cuando, hay que darle unas vacaciones y dejarnos en paz mutuamente. Irme yo también de vacaciones pero a otra parte, sin avisar.
  13. Cabalgar en una nube de madrugada silbando una canción de tinte melancólico con una media sonrisa en los labios.
  14. Aullar, aullar, aullar como los lobos cuando salga la luna, tumbados boca arriba en la hierba. Encender una gran fogata y bailar, bailar, bailar a su alrededor hasta desfallecer.
  15. No “intentar” ser sincero conmigo mismo. Solo dejarme llevar por el impulso. Caer por el propio peso. Dar el paso preciso, la huella está ya marcada en el suelo, solo hay que fijar la vista para verla. Ir a revisión al oculista.
  16. Abrazar al árbol. Saludar al cisne. Quebrantar la nuez. Ahuecar el ala. Sin expresión en el rostro.
  17. No hacer mucho caso de lo que escribo, solamente de refilón y olvidarlo al poco tiempo. Y seguir escribiendo, abriendo surcos para que no se estanquen las palabras. Arrojar al estanque las palabras huecas.
  18. Nadar, nadar, nadar, pero guardar la ropa antes. Luego, secarse enérgicamente con una toalla suave. Andar descalzo por la orilla y cuidado, que el mar devuelve a sus muertos.
  19. Abrir bien los ojos, menos en el desierto cuando haya tormenta de arena (como es natural).
  20. Ir al desierto y enfrentarse al silencio, desnudo de cuerpo y alma.
  21. Beber agua de alta montaña a la orilla del mar. Cerrar los ojos cuando las gaviotas griten. Escribir un poema en la arena y luego tirar piedras negras al agua que reboten mil veces y vuelvan a la orilla (como un bumerang) montadas por caballitos y estrellas de mar.
  22. Deshacer los nudos de la garganta. Estirar la espalda. Expirar a fondo. Inspirar profundo. Dar un paseo en compañía. Dormir a pierna suelta. Mañana será otro día.
  23. Dibujar en el aire el signo de interrogación y soplar luego con fuerza. No se si esto sirve para algo, pero por si acaso, no me lo pregunto. Enriquecerme con la duda.
  24. No contar estrellas de día o las noches de luna llena; no vale la pena. Comprobado.
  25. Huir hacia dentro, si es necesario, pero con provisiones, por si el asedio es duradero.

10 comentarios:

Napi dijo...

Entonces, Bab ¿te han traspasado a lo de Asuntos Sociales?
Porquellevas ya cinco (¡magníficos!) decálogos.
Son para el interior, sí.
¡Juel, cómo escribes, nano!

babelain dijo...

Nada de eso, Napi, esto es cosa interna (de internarme en un manicomio, vaya). Y gracias por leer tanta letra junta, no es normal en los tiempos que corren. (Malos tiempos para la lírica)

Napi dijo...

¡¡¡Pues a ver si caemos en el mismo frenopático, para jugar a las damas!!! Y escapar a la playa en noches de luna llena, para descojonarnos de risa por las ganas de "tener razón" de este culto a la "estética joven de poca-cola" y su puto mundo feliz.

P.D. - Qué putada lo de Lurie

babelain dijo...

o en vez de jugar "a" las damas, propongo jugar "con" las damas. Los juego de mesa no me van mucho. Y no digo más por si las moscas. Todo esto no son más que juegos de palabras, no te vayas a creer .....

Anónimo dijo...

oju,Napi como lo has leido entero yo no he podido pero promete . Yo prometo que otro dia lo termino ;Bab tienes una mente prodigiosa no paras animo ... avanti, avanti

babelain dijo...

Te haré un examen para ver si te has leído todos los puntos, Anónimo jejeje.

knos55 dijo...

De este rosario me quedo con "los silencios del colibrí y los suspiros de ciertas mariposas, aderezado todo con el ritmo repicante de las gotas de rocío que caen de las flores al chocar con la hierba".
Mu chulo bab.

babelain dijo...

Gracias Knos, y enhorabuena por tu incorporación al blog de Napi (buen fichaje)

Picatierra dijo...

Una segunda parte mas desbarrada pero no por eso menos lustrosa, muy bueno colega, espero que haya una nueva entrega de tu "agenda interior decorada"

Un saludazo

Picatierra dijo...

Voy a añadir una:

-Sacarse una muela, preguntarle porque me castiga y si no responde, devolverle la tortura hasta que hablé

Publicar un comentario