Estoy hasta el gorro.

|

Estoy hasta el gorro


Estoy hasta el gorro de esta travesía.

-¿Quedará mucho para el final?
-No sé -contesta mi sombra-
-A ti no te preguntaba, imbécil; pensaba en voz alta.

En fin, con este calor insoportable no se me ocurre nada para pasar el mal trago con dignidad. Debo estar cerca ya, pero no huele como yo imaginaba que olería cuando el final estuviera cerca. Puede que sea por la humedad, hace un calor húmedo, del peor. La ropa pegada al cuerpo, y estoy tan cansado que he optado por reptar por el suelo, como una serpiente. Las piernas no dan más de sí. La ropa es un amasijo de sudor y polvo. No distingo nada más allá de unos metros. Por no ver, no veo ni espejismos. Debería llover. No estaría nada mal que lloviera a cántaros. Este silencio tan blanco me gusta. Es lo único que me ayuda en esta travesía hacia...qué se yo. Pero hay que seguir. No hay más remedio. Aunque si lloviera...
Suena cómo si una serpiente de cascabel anduviera cerca. Nunca antes había oído ese sonido, aunque estoy seguro de que es una de esas... lo que faltaba, joder. Y ahora voy y me pongo a temblar de miedo. No puedo controlar el temblor. El sonido de la cola de la serpiente es más nítido. Me quedo inmóvil. Absolutamente inmóvil.

He debido de dormirme entre el miedo y el cansancio. Me despiertan unas gotas de lluvia sobre mi espalda. Poco a poco llueve con más fuerza. Coño, esto va en serio. Logro ponerme en pié con dificultad. Aprovecharé esta ducha inesperada. Me quito la ropa. Dejo que el agua arrastre todo el sudor y el polvo de mi cuerpo. Pienso en la serpiente, pero no la veo ni la oigo. La lluvia ha debido de desanimarla y se habrá ido a su refugio. Cuando deje de llover, estrujaré mi ropa y la pondré a secar, si es que sale el sol antes de que llegue la noche. De noche hace frío aquí. Un frío de cojones.

He comido unos escarabajos y un par de saltamontes. No he encontrado bayas ni hierbas ni hostias. Además, podrían ser venenosas. Un gin tonic, joder, lo bien que me sentaría un gin tonic con mucha ginebra, poca tónica y mucho hielo. Me empieza a funcionar la imaginación de nuevo. No sé que será peor. Ya escampa. Se han formado grandes charcos y he podido beber a discreción. Ahora tengo que buscar un lugar donde poder echarme a dormir, resguardado del frío. Pienso en voz alta todo el rato. Que hablo solo, vamos; creo que para no volverme loco del todo, porque algo pirado si que estoy ya.

Parece que se oye un motor. ¿De un generador? ¿Un helicóptero? ¿Un camión?... El silencio se ha convertido en un ronroneo esperanzador. Oye, pues allá... a lo lejos... parecen chozas entre unos arbustos. ¿Será posible? Aunque el ronroneo se apaga, vuelve el silencio blanco. Solo se oye el sssssssss de mi cuerpo reptando por el suelo. Debe ser “otro” espejismo. Sí, lo confieso, hace unos días, no sabría precisar cuantos, el calor, el cansancio y el paisaje me engañaron de mala manera también. No es esta la primera vez. Mierda de espejismos. Creía que esta vez...

-¿Faltará mucho todavía? -Me pregunto a gritos, por pasar el tiempo, más que nada
-¿No estaremos andando en círculo como unos gilipollas? -contesta mi sombra-- -
-Gilipollas lo serás tú, ¿quien te ha dado vela en este entierro? -¿Pues no se mete siempre donde no la llaman, la subnormal de mierda? Si pudiera, me la arrancaba, no te jode-

Ese pájaro que sobrevuela allá en lo alto parece un buitre. Será cabrón. Pues lo tiene claro si piensa que soy su próxima cena. Pero no, era una nubecilla con forma de pajarraco. Así, de pronto, a lo tonto y sin avisar, me viene a la memoria la melodía de Waterloo Sunset, pero no la voy a cantar, no, tengo la garganta reseca... bueno, al final no me puedo resistir y me pongo a cantar a voz en grito y desafinando como un cosaco en medio del sepulcral silencio:


Dirty old river, must you keep rolling
Flowing into the night
People so busy, makes me feel dizzy
Taxi light shines so bright
But I don't need no friends
As long as I gaze on Waterloo sunset
I am in paradise ...

12 comentarios:

Johnny J.J. dijo...

Ideal en las duras travesías entonar el "Waterloo sunset", muy acertado final de la historieta, me gusta. Abrazosssss.

antonilópez dijo...

Ufff!! que agobio. Por lo menos ha bebido agua el pobre. Espero que si la travesía continua, tenga un final feliz, aunque arrastrándose por la arena no se si llegará muy lejos. Pero bueno, él que vaya cantado el Waterloo Sunset cada vez que tenga sed y seguro que llueve.
Y tú ingéniatelas para que el chico se salve o me enfado.

Un saludote.

Milena dijo...

Qué bueno Bab! Genial el apoteósico final gritando la canción de los Kinks!!

Saludotes

Rick dijo...

Y si al Waterloo sunset le sumamos el gin-tonic, el placer es completo. Menudos sueños te trabajas, y nunca mejor dicho: entre las serpientes, el frío, los escarabajos, los espejismos que son o no son... acaba uno agotado, aunque la historia es muy buena.

Ficus dijo...

He aquí la prueba fehaciente de que "nunca llueve a gusto de todos", y de que "aquello que mas anhelamos, es de lo que carecemos". Y Jejeje... dear bab, no es el primer relato en que la sombra te sale respondona.
Me han gustado los matices de esta historieta con tintes agónicos. Como por ejemplo, bañarse con la lluvia (al estilo del viejo oeste), o lo de la gastronomía precolombina (de hecho en Mexico, el chapulín colorao sigue siendo un manjar apreciado a día de hoy).

Waterloo sunset's fine, Waterloo sunset's fiiiiiiine.

Un abrazote.

jose kortozirkuito dijo...

Vaya relato de terror desertico, justo ahora que tengo que sacar las cabras y cae un sol de injusticia. Lo de la sombra controlado, con un buen paraguas. Bueno, un relato un poco angustioso, pero el calor es así. En vez de los Kinks yo pondría a los Kyuss, que estos si que son desérticos.
Saludote
Jose
aaaaaahhhggggfff¡que axfisiiiaaaaa¡quiero aguaaa¡.muy bien contado este relato,si no es por la sombra se muere de soledád,el pobre,los espejismos son las ilusiones y los miedos,al fin y al cabo,lo mantienen vivo¡pobre criaturita¡ya no me voy al huerto hasta que se haga de noche¡a currar con linterna¡
besos pero sin roce que dan calor.aaahhhhhggggg¡¡¡
sebi

babelain dijo...

Gracias Johnny, había que compensar un poco al final, por eso lo de Waterloo sunset.

Saludosssssssssssss

babelain dijo...

Antoni, los personajes de las historias van a su bola ¿crees que se pueden controlar? pues no, bueno, un poquito si, pero no mucho. No te me enfades, que ya se las apañará como pueda el chaval.

Saludossssssssssssss

babelain dijo...

Gracias Milena, se merecía un final así. Pero podía haber salido el sol por Antequera (nunca mejor dicho)

Saludosssssssssssssss

babelain dijo...

Pues no era un sueño, Rick, estaba despierto cuando surgió la idea de esta travesía y luego se fue escribiendo más o menos sola. Gracias por el calificativo.

Saludosssssssssssss

babelain dijo...

Ya ves, Ficus, la sombra siempre a la sombra, pero incordiando jejeje.

"Más ágil que una tortuga... más fuerte que un ratón... más noble que una lechuga... su escudo es un corazón... es ¡El chapulín colorado!

Si, ya se que te refieres a la especie de saltamontes que se come en méxico, pero me ha venido a la memoria el personaje ese.

Saludosssssssssss

babelain dijo...

Jose, ¿quien se lleva un paraguas a esas travesías? ni que fuera el de tipo de la serie aquella de Los Vengadores. No me sé ninguna canción de los Kyuss de memoria y como melodía cantada, Waterloo sunset es imbatible en momentos angustiosos.

Sebi, la sombra es un coñazo pero acompaña, ¡verdad! algo es algo.
Llévate la cantimplora cuando vayas al huerto.

Gracias a los dos.


Saludosssssssssssssssss

Publicar un comentario