Telesforo y Esperanza 2ª Parte I

|

SEGUNDA PARTE

(Donde ocurren cosas inverosímiles y otras no tanto. Al parecer, Facundo había sido un aprendiz de brujo con Don Juan Matus en el desierto de Sonora pero no había cuajado. La afición al morapio le impidió seguir la senda del “guerrero” que le propuso Don Juan pero aprendió algunos “truquillos”, aunque como los magos malos de los cuentos, sus encantamientos, a veces salían por la tangente. Facundo, en su encuentro con Telesforo, al propinarle aquel codazo en las costillas, le desplazó el “punto de encaje” pero no acertó plenamente con el desplazamiento y ahora, Telesforo había adquirido ciertos “poderes” imprevisibles.)

I

Después de pasar una noche con pesadillas, el domingo por la mañana, Telesforo se levantó y se notó raro. No acertaba a saber en que consistía esa rareza. Había sido algo progresivo desde su encuentro con aquel viejecito llamado Facundo. Se asomó a la ventana de su cuartucho y cuando vio pasar a un hombre que no conocía de nada, le arrojó un ¡apellido turco! (como lo oyen). Al hombre se le puso enseguida la cara de color turquesa y miró hacia la ventana donde se asomaba Telesforo. Le sonrió y preguntó si podía subir. Este le invitó a hacerlo. Una vez en el cuarto, el hombre se presentó:

  • Yo antes me llamaba Eusebio Hernández, pero desde hace un minuto creo que me llamo Eusebio Pamuk ¿curioso, no? Me siento mejor ahora
  • Ciertamente. Discúlpeme, pero creo que tengo algo que ver en el asunto
  • ¿Si? Explíqueme…
  • Cuando usted pasó por debajo de la ventana, yo le arrojé ese apellido, que por cierto no sé de donde lo he sacado. Me están pasando cosas raras de un tiempo a esta parte
  • Eso son imaginaciones suyas, joven. Nadie puede arrojar apellidos así como así y encima, turco. ¡Venga ya!
  • Bueno, no se lo crea si no quiere. A mi plin.
  • Y encima se me ha puesto la cara color turquesa, según me veo reflejado en ese espejo tan birrioso que tiene colgado en la pared. Me favorece.
  • Me alegro
  • En fin, encantado de conocerle y no se crea que tiene usted esos poderes, que se le puede subir a la cabeza y arruine su vida por una tontería así.

Telesforo se preparó un te muy caliente y trató de recordar alguna de las pesadillas que había tenido esa noche. Empezó tirando de un hilo para ver si encontraba la madeja. Recordaba un precipicio justo delante de sus pies, luego, una bruja con escoba, volaba haciendo círculos alrededor de su cabeza. La cara de la bruja era la de... ¡Esperanza!...Una voz le llamaba desde las profundidades del precipicio en la oscuridad, era la voz de…¡Facundo!.. que pronunciaba frases incomprensibles para él, mientras la bruja con cara de Esperanza giraba cada vez más rápido a su alrededor hasta que perdió el sentido dentro del sueño. Al recobrar el sentido en el sueño, se encontró en un valle y a lo lejos, un arco iris unía las cumbres de dos montañas; la bruja con escoba viajaba por el arco iris de una cumbre a la otra.

Al despertar del sueño se asomó a la ventana y…

Continuará...

9 comentarios:

Ficus dijo...

Vaya, vaya, dear bab, quien lo iba a decir, Facundo iniciao en la tradición chamánica y abandonao a su suerte por su afición a estar montado en la uva, jejeje...
Esto se pone realmente interesante, y parece ser que lo del palabro "paranormal" no iba tan desencaminado.
A la espera de ver como se desarrollan los acontecimientos, que esto promete jejeje...

Un abrazote.

Rick dijo...

Vaya, nos metemos en terrenos mágicos. Me encanta ese tipo de asuntos, sobre todo cuando la magia va unida al humor: lo del apellido turco, genial. Y si en el sueño resulta que la bruja es Esperanza, la cosa se anima.

Decididamente, en esta historia puede pasar de todo. Mientras no aparezca Rajoy...

Milena dijo...

Qué peligro eso de que te arrojen un apellido así como así, sin responsabilidad alguna... la cara turquesa me ha recordado a Krishna o a Shiva... qué chulada

Pues a la espera de la continuación Bab... me quedo un rato mirando la acuarela de Mavi que es preciosa.

babelain dijo...

Ficus, ya te advertí que este Facundo no era como el "tuyo" jejeje.Ahora ya sabes por qué. Seguirán las "anormalidades", no te preocupes.
Gracias.
Saludossssssssssssss


babelain dijo...

Si Rick, intentamos conjugar el humor y algo de magia potagia. Pueden pasar muchas cosas, pero eso de que aparezca el "innombrable", va a ser que no. Por ahí no van los tiros jejeje.

Gracias.

Saludosssssssssssssss

babelain dijo...

Milena, imagínate que te pasa a ti eso del apellido. Menudo plan jejeje. Esta ilustración es la que menos le gusta a Mavi de toda esta serie. Vendrán otras ya mismo.

Gracias.

Saludossssssssss

jose kortozirkuito dijo...

jua¡jua¡jua¡...menudo nombre que tenia el pobre,menos mal que le cayó otro,es mas divertido ,pero me ha hecho mucha ilusión encontrar que hay alguien en el mundo con mi nombre ¡que imaginación,jua jua jua ¡¡.bueno me gusta el terreno de brujas en el que vá entrando la cosa,el proximo capitulo seguro que alguien baila por peteneras...¡y te quedas tan ancho¡huy que nerrrrrvios tú¡ah soy la sebi.

Llegamos tarde, es que hemos estado en el frenopatico a que nos cambien alguna neurona fundida, por cierto, nos han dado unas pirulas, que lo del don Juan, una moñada, te mando algunas por correo, aunque por el texto, parece que ya las conoces.
La historia ha pegado subidón.
La siguiente parte la leeremos mañana despues del furbor.
Jose

babelain dijo...

Sebi, tu tocayo no sale más en el cuento pero tiene una aparición estelar. Por peteneras no pero algo habrá por ahí para intentar sorprender, no te preocupes.

Jose, me caí de chico en la marmita, como Obelix. No necesito pirulas ya. Lo más que tomo es té con hierbabuena después de la siesta.

Gracias a los dos.

Saludosssssssssss

Johnny J.J. dijo...

Telesforo anda raro y tiene extraños sueños. Poniéndome al día poco a poco. No sé si me dará hoy tiempo a ver que pasa al asomarse a la ventana. Abrazossssss.

Publicar un comentario