Telesforo y Esperanza 3ª Parte III

|

(Ver anteriores)

III

Facundo no daba mucha lata en casa. Solía desayunar un descafeinado y un bollito con aceite y luego salía a dar un paseo por el parque hasta la hora de comer. Por las tardes acudía a un bar donde jugaba a las cartas o al dominó con algunos amigos. A veces pillaba alguna trompa considerable, pero no solía meterse en líos, siempre acababa en casa antes de las diez de la noche; era su hora de recogida.

Aquella tarde, no se sabe por qué, Facundo tenía ganas de jarana. Estaba jugando en el bar al dominó con sus amigos y lucía una sonrisita intrigante en los labios. Iba por su cuarto chato de vino y ya con su edad no soportaba tan bien sus efectos. En una de las jugadas le estaban quedando fichas que no podía soltar, veía que iba a perder y se le ocurrió dar un golpecito en la mesa, justo para que las fichas de dominó empezaran a dar vueltas endiabladamente. Las fichas se entremezclaron unas con otras hasta que Facundo dio otro golpecito en la mesa, quedando otra vez quietecitas aunque cambiadas de lugar. Ahora tenía buenas fichas. Sus amigos se miraron, luego miraron a Facundo todos a la vez y este empezó a reírse a carcajada limpia.

  • Mira Facundo -dijo uno de ellos- otra “jugadita” de las tuyas y te partimos el culo entre los tres. Ya estamos hartos.
  • Pero, ¿Qué he hecho yo? Qué mala fama tengo, carajo
  • Vete a un circo a demostrar tus habilidades, pero con nosotros se acabó el percal.
  • Qué poco sentido del humor tenéis, muchachos. Está bien, seré formalito.

Facundo chasqueó los dedos y entró en el bar una mulata de belleza deslumbrante. Se acercó a la mesa y dirigiéndose a Facundo, le dijo:

  • Facundito, ¿vamos?
  • Si chata (le ofreció su brazo y ella se colgó de él)

Salieron muy dignos del bar mientras los amigos se quedaron con un palmo de narices. Justo al salir a la calle se deshizo el encantamiento y la mulata desapareció por arte de magia (nunca mejor dicho). Facundo no paró de reír en todo el camino hasta su casa.

Ya en casa se lo contó a Esperanza entre risas. Su nieta le regañó y le dijo que cualquier día lo iba a pagar muy caro con sus “bromitas”. Menos mal que Esperanza estaba un poco en el limbo en ese momento; acababa de volver de su cita con Telesforo y aún no había digerido el encuentro del todo. Telesforo la sacaba de su mundo normal y ordenado de cualquier chica de barrio con los pies en la tierra. Querría haberle pedido consejo a su abuelo sobre esta relación, pero cuando se quiso enterar, Facundo estaba ya roncando en su cama vestido y sin haber cenado.


Continuará...pero ya queda poco

9 comentarios:

babelain dijo...

En el próximo post termino con la historia "publicando" los capitulillos IV y V. Ya queda menos, paciencia, que hoy es el día de la felicidad.
¿Quien lo habrá decidido?

Saludossssssssssssss

antonilópez dijo...

Este Facundo es un personaje muy intrigante, menudas artes se gasta el tio. Bueno babelain, el relato está interesante, para cuando esté terminado, lo voy a juntar todo, con las ilustraciones. Si me das permiso lo mostraré a mis amigos de Facebook, va a quedar muy chulo.

Un saludote.

Milena dijo...

Mira qué traviesete te ha salido el abuelete Jeee

Vamos a echar de menos a Facundo, a Teles y a la Espe
Es lo que tienen las costumbres que cuesta soltarlas
Como lo de silbar en francés jejeee

Genial la ilustración con la mulata saludando
Desde luego es un cuento bien chulo y entretenido

Saludotes

jose kortozirkuito dijo...

(voz en mejicano)mire que pinche y rechulo nos salió el pendejo del abueleeeeteee pos que le gustan las chamaquitas buenonaaas¡pos dale ,siiii¡ ¡que la vida son dos diitas no maaaas¡
se acabó la voz mejicana y pongo la mia de castellana de pura cepa.Mavi,me quito el gorro ante tu arte de manejar la acuarela y lo bien,requetebien que cuentas la escena¡eres una artista¡...y bueno ¡¡¡ya no me quedan uñas pa comerme esperando el desenlace de esta historiaaaa¡¡¡huy que nervios
sebi

¡Jodo maño! Vaya perla el facundo, parece que el hervor que le falta al Teles a el le sobra, mañana voy a probar el truco de la mulata a ver si me sale, todo es ponerse.
Lo de las ilustraciones, ya empiezan a ser una sobrada, a cual mejor, no estaría mal un post especial "Complete Santos" al final de la serie con todas las ilustraciones juntas. me quito la boina ante tal derroche artístico.
Un saludo y ya te contaré si me sale el truco.
Jose

Ficus dijo...

Que joio el Facundo jejeje...
No contento con liarla en la partida, se pavonea delante de los amigotes jejeje...
Definitivamente, Facundo me ha ganado pa la causa. Es mas, desde ya lo declaro mi personaje favorito de todos los aparecidos en la trilogía.

Un abrazote.

jose kortozirkuito dijo...

¡Funciona, funciona!, he probado el truco del Facundo y me ha funcionado. Ni Don Juan, ni leches, ¡Don Facundo for president!. Mañana pruebo con otra de mis muchas fantasías.
Saludote
Jose

Rick dijo...

Es tremendo el Facundo este: liante, tramposo y mujeriego. Que por cierto, la mulata está muy bien conseguida: dan ganas de salr del brazo con ella, sí.

De todos modos hay algún nexo entre Facundo y Telesforo, porque ambos se acercan a la magia de vez en cuando, ambos andan a medias entre este mundo y otro; y por esa razón destaca más el papel de Esperanza, una contraposición tan terrena, tan seria, tan formal. Parece que no cuadra entre esos dos personajes, que me parece a mí que en el fondo tienen puntos en común y acabarán liándola. O no...

Johnny J.J. dijo...

Qué grande Facundo, con sus chatos de vino, sus partidas de dominó y con esa mulata que desaprece. Es lógico que acabara roncando vestido en la cama. Gran capítulo. Abrazossss.

babelain dijo...

Antoni, Milena, Sebi, Jose, Ficus, Rick, Johnny...gracias por vuestros comentarios, mañana terminamos con este "contencioso" jejeje. y como sé que alguno no se iba a quedar satisfecho con el final de la historia, me he tenido que sacar de la manga un "añadido" con otros protagonistas y una nota final.

Hasta mañana y buenas noches.

Saludossssssssssssssssssssss

Publicar un comentario