Telesforo y Esperanza. Parte 2ª IV y V

|

(ver anteriores)

IV


Telesforo está radiante. Una vez en casa, se asoma a la ventana y se siente con poderes adivinatorios. Enciende un cigarrillo y expulsa el humo hacia las nubes con expresión risueña. Nunca se había sentido así. El beso con Esperanza lo había transportado a otra galaxia.

En la calle, un señor se dirigía con paso dubitativo hacia algún lugar. Telesforo intuía que ese lugar era un edificio de seis plantas ubicado un par de manzanas más arriba. Daba por hecho que ese señor subiría las escaleras ensimismado, ofuscado, cegado por los problemas que le acuciaban, llegaría a la terraza, se subiría a la cornisa y se arrojaría al vacío en un acto maquinal, premeditado desde hacía años y que se materializaría en este preciso momento.
Por eso, Telesforo chasqueó los dedos e inmediatamente, el señor tomó la dirección opuesta, como un soldado en un cambio de guardia en la puerta de un cuartel.
Sin saber cómo, Telesforo creía haber adquirido ese poder, cambiar el rumbo de las personas, aunque solo podía realizarlo en ciertos momentos de euforia como el que estaba viviendo ahora.
Por eso, además de encontrarse exultante con el amor de Esperanza, ahora también se sentía útil a la humanidad.
Telesforo no lo sabía, pero en realidad, el señor cambió de dirección porque se dio cuenta, en el preciso momento del chasquido de dedos de Telesforo, que había olvidado la cartera en casa y tuvo que volver a por ella ya que había salido a comprar dos entradas para ir con su mujer al teatro esa noche, por ser su aniversario de boda. Pero ¿a quién le importa la realidad cuando se está enamorado?

Era media tarde ya, apenas había probado bocado pero no tenía hambre. Por la ventana entraba una ligera brisa y se quedó dormido encima de la cama sin darse cuenta.

Entró en un sueño profundo donde tenía la facultad de andar sobre las aguas. La sensación era la de andar sobre un hule que cedía unos centímetros a su peso pero no se hundía en él. No tenía voz, se comunicaba por telepatía con personas, animales y plantas. Andando río arriba, se acercó a los árboles de la ribera y les enseñó una foto de Esperanza, solicitándoles que cuando la vieran, agitaran sus ramas en señal de saludo. Les obligó a hacer una prueba y resultó satisfactoria. Algunos peces empezaron a mosquearse con el intruso. Sin querer pisó una carpa que se enfadó muchísimo. Telesforo se disculpó, pero la carpa se marchó ofendidísima. Desde ese momento puso más cuidado de ver por donde pisaba.

Telesforo vivía tan intensamente los sueños que hasta un buen rato después de despertar, no sabía si el sueño era la realidad o la realidad el sueño. Menos mal que despertó en su cama, si hubiera despertado en la ribera del río y se le ocurre ponerse a andar sobre las aguas, se hubiera ahogado. ¡Telesforo no sabía nadar! (ni guardar la ropa)


 Una vez despejado, el resto de la tarde la pasó escribiendo sus poemas, pero no acertaba a plasmar lo que sentía, era difícil describir ese estado eufórico, casi místico que nunca antes había experimentado. Rompía un folio tras otro y al final decidió salir a dar un paseo para despejarse. El fin de semana, que había sido tan inesperado e intenso, se acababa.



V

La noche del domingo al lunes vino con sobresalto. Nada se puede predecir. Parece ser que las musas se presentan cuando les apetece, las muy jodidas. Y a estas se les apeteció aparecer a las tres de la madrugada. Telesforo se levantó somnoliento, cogió papel y lápiz y se dispuso a escribir lo que le dictaran.

(En homenaje a Cortazar, las palabras que salían del lápiz de Telesforo nadaban alegres y contentas, cual pececitos, como si el folio en blanco fuera un plácido lago hasta que al fin se quedaron fijas cada una en su verso):


Sonríe el Amor tras el crimen
El Acto está consumado

El Acto de asesinar
estrangulando el grito
de la garganta virgen
Los cómplices son cobardes
no quieren atestiguar
que el Amor estuvo ahí,
en el lugar del crimen
desde el principio mismo

El Amor no es inocente
Cometió su oscuro crimen
y desapareció
dejando un rastro inconfundible
con su olor rancio
y su recuerdo viscoso

La Víctima desgarra sus ropas
y las arroja al mar
con gesto desesperado
dejando al descubierto
las huellas que le han quedado
de la última batalla


Telesforo, exhausto después de escribir de un tirón y a velocidad vertiginosa lo que las madrugadoras musas le dictaban, releyó el poema y se asustó. No parecía un poema suyo ¿habrían cambiado a sus musas por otras? Dejó el folio sobre la mesa y volvió a dormirse.

La tormenta descargó con furia durante la madrugada. Al salir el sol, la ciudad apareció deslumbrante, fresca para empezar un nuevo día. Un nuevo folio en blanco. Un nuevo lago donde los peces nadaran en todas las direcciones y establecieran nuevos lazos o rompieran con los antiguos e intentaran evitar, ilusos, los anzuelos y las trampas que el destino les depara.

Continuará...

14 comentarios:

babelain dijo...

No desesperéis, solo queda la 3ª Parte con sus cinco capitulillos...y a otra cosa mariposa.

Saludossssssssssssssssss

Johnny J.J. dijo...

Pues sí, sin duda Telesforo está radiante. Habrá que ver esa tercera parte por dónde irán los tiros. Abrazossss.

Ficus dijo...

Me gusta el derrotero paranormal que está tomando la vida de Telesforo.
Lo de esta poesía tan impropia de el bueno de teles, me ha recordado a un programa televisivo de hace muchos años, con Jimenez del Oso, en el que un pintor llamado Gasparetto (o algo así) pintaba cuadros en escasos minutos asegurando que era poseído por el espíritu de determinados pintores desde el mas allá jejeje...
A ve r que nos depara esa tercera entrega, dear bab.

Un abrazote.

Rick dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rick dijo...

Muy cierto eso de que la realidad no importa cuando uno está enamorado. La realidad suele ser bastante pedestre, muy previsible, y el bueno de Telesforo anda ahora sobre la brillante pátina de las aguas y amaestrando palabras que ahora son pececitos. Y claro, las musas se aprovechan y hacen que se levante a deshoras.

Las imágenes, tan lindas como certeras. Todo va bien, a no ser que Esperanza ordene otra cosa.

Sí, he borrado el comentario anterior. Porque había escrito "lebante", así, con "b" de bestia. Será que también a mí me afectan los pececitos.

jose kortozirkuito dijo...

Esta vez empiezo yo, Jose.
Otro capitulo de transición (parece), te veo algo obsesionado por el destino y fijo que se lo contagias al Teles. El pobrecico flipando pepinillos, pero...¿Donde está la Espe?, ¿Estará tejiendo el destino del Teles?, no creo, pa mi que se ha ido de birras con sus amigotas.
En fín, a veces es mejor la fantasía que la realidad. te dejo con la agüela:

¡huy¡lo quemadichooooo¡,bueno,no pasa nada porque voy a ser abuela en julio¡toma ya¡
bueno a lo nuestro.(pongamos voz argentina)¡pero mirá que lindo nos salió el pive telesfoooooro!es relindo como sueña y alucina con la fantasia ¡viva la fantasia que vale para todo¡y es mas macanuda que la ppputa realidááá,
(voz castellana)oye,la primera acuarela,buena,sobre todo el brillo del agua,pero la segunda¡geniál¡la carita de teles es de personaje magico,muuuuuuu potito,bueno pues que nos quedamos a la espera de ver que le depara el destino,¡que nerrrrrrvios,por dios¡felices sueños
Sebi

Milena dijo...

Le ha dado fuerte a Teles... vamos que te ha salido bien ternuritas el chico...

: )

Promete el nuevo día...

Ah! Soy fan absoluta de los dibujos de Mavi.

Pues, a por la tercera parte, yo lo estoy disfrutando, combina estupendamente con el Caín de Saramago que ahora leo.

Saludotes

babelain dijo...

Johnny, si sigues conectado a esta pantalla lo descubrirás. Pero no esperes finales muy concretos y cerrados jejeje.

Saludossssssssssss

babelain dijo...

Joder, Ficus, Jimenez del Oso. ¡Qué tiempos! Esos programas tenían más imaginación que mis cuentecitos jejeje. Ya queda menos para no enterarse de nada cuando llegue el final de la 3ª Parte jejeje

Saludossssssssssssssss

babelain dijo...

Rick, un lapsus lo tiene cualquiera. Yo mismo tengo unos doscientos al día jejeje. Incluso Picaso era famoso por esos lapsus ortográficos. Tus resúmenes son muy precisos.

Gracias en nombre de los dos.

Saludossssssssssssss

babelain dijo...

Jose, mis temas (que no obsesiones) son unos cuantos. los espejos, el destino, la naturaleza, los sueños, la inocencia...Y eso se nota en lo que escribo jejeje.
Pobre Espe, ella no es mala, solo desconfía del rarillo del Teles. Y es normal, fíate tú de un poeta y encima con la cabeza llena de pájaros.


Sebi, que bien alternas laz voces argentinas y españolas.
Mavi está contenta de que gusten sus ilustraciones.
Me da a mi que estáis poniendo muchas expectativas en un final feliz y muy concreto. No os hagáis ilusiones, que la vida continúa jejeje.

Gracias a los dos.

Saludosssssssssssssssss

babelain dijo...

Milena, el Teles, además de poeta fracasado, tiene mal desplazado el punto de encaje por culpa de la ineptitud del mago fracasado Facundo (supongo que has leído a Carlos Castaneda y sabrás de que va la cosa,¿no?)
No he leído el Caín de Saramago. Yo tambien soy fan absoluto de las ilustraciones de Mavi jejeje

Gracias de parte de los dos.

Saludosssssssssss

antonilópez dijo...

Hola babelain: sigo enganchado al relato aunque noto que está perdiendo algo de fuelle (o seré yo). Tengo ganas de que algo le salga bien a Telesforo, hasta ahora va pegando tumbos. Esas experiencias místicas se están poniendo muy interesantes. Espero con impaciencia.

Un saludote

babelain dijo...

Antoni, el fuelle necesita vaciarse periódicamente para que entre aire nuevo jejeje.
Tampoco le va tan mal al Telesforo, el amor es lo que tiene. Espero que tu no pierdas fuelle y nos pongas otro post de categoría como es ya costumbre.
Gracias.

Saludosssssssssssssss

Publicar un comentario