Secuestrando al Cucú

|

Secuestrando al Cucú

Es tiempo de Sueños Rotos

Y cromos repetidos

Que nadie nos cambia por otros

Tiempo de falsas flores

De esas que los payasos

Llevan en la solapa

Es tiempo de charlatanes

Que ofrecen frutos podridos

Con sonrisas enigmáticas

Es un tiempo muy amargo

Donde hasta los nenúfares

Se ahogan en los pantanos

Tiempo de dejar huellas

En los árboles del bosque

Para el camino de vuelta

De secuestrar al cucú

Que habita el viejo reloj

Por un tiempo indefinido

Mientras tensamos el arco

Apuntando a la diana

Sin que nos tiemble el pulso




7 comentarios:

babelain dijo...

Las fotos las he pillado por ahí. Algunas las he fundido. Es tiempo de fusiones, antes de que nos fundan.
Saludosssssssssssssssssssss

Napi dijo...

Y con nuestros sueños rotos hacen cosecha, Bab, nos han fundido y "para ellos" este es tiempo de recolección. Se han pasado medio siglo repitiendo la misma cantinela hasta que nos han convencido de que nuestro sacrificio hará un país mejor (para ellos). Pero han de contar con que, al fundirse nuestras ilusiones de un mundo más justo, tal vez se vean salpicados, quizá hasta les llegue a doler en carne propia, porque cuando no hay esperanza nada se puede perder y mucho se puede molestar a los secuestradores del cucú ¡que a ellos sí que les queda algo que quieren conservar! ¿Son ellos los conservadores? Pues ¡¡¡¡que le pongan mil ojos a sus hojalatas, que el hambre es mala consejera cuando hay tanta conserva!!!!

Muy atinado lo tuyo, Bab, gracias por ponerlo y tan lindo.

Johnny dijo...

Pero en estos malo tiempos (también para la lírica), mola mucho leer cosas como ésta. Saludossssss.

babelain dijo...

Napi, te has despachado a gusto eh?. Yo insinúo y tú te lanzas en picado. La cosa está que arde, se nota en el ambiente. Gracias por el comentario tan "encendido".

Gracias, Johnny, al menos "nos queda la palabra" (aunque sean versos tan torpes como estos)

Saludosssssssssssssssss

Jazzy dijo...

Hola

Espero que pronto florezca el ánimo y las cosas mejoren, para que los sueños sean menos peores. Muy coherente tu poema. Gracias por estos buenos momentos que nos das con tus escritos.

Siempre me han gustado mucho estos relojes, de pequeña me parecían mágicos... y ahora descubro con tus versos que siguen teniendo su toque mágico... paso el ratón suavemente por el segundo reloj y se mueve a saltitos
Jazzy
Un kilo de saludos

antonilópez dijo...

El Cuco de mi viejo Cucú, hace ya mucho tiempo que dejó de asomarse por la portezuela de la casita Suiza, algún dia lo abriré para ver si sigue allí. Malos tiempos, es cierto, pero no perdamos el ánimo y la esperanza, de situaciones peores hemos salido.

Un saludote.

babelain dijo...

Jazzy, el ánimo es lo que nos queda. Y los sueños, claro, aunque algunos se rompan.
Ya quedan pocos relojes de esos. Gracias por tu visita y comentario.

Antoni, si sigue allí el cucú, dale recuerdos míos y le lees el poema, a ver que le parece jejeje.
Gracias por pasarte.

Saludossssssssssss

Publicar un comentario