Javier resucitó

|

Javier resucitó, o eso parece. Lo primero que hizo fue coger el bastón de paseo, llamar a su fiel perro que no salía de su asombro con la repentina reaparición de su amo y salir a dar una vuelta por las calles más céntricas del pueblo.

La gente, al verlo, se llevaba la mano a la boca con gesto de asombro, lo miraban sin dar crédito y los más íntimos solo se atrevían a saludarlo de lejos, incrédulos y como con temor (bien fundado por cierto)

Él se limitaba a levantar un poco el sombrero en señal de saludo respetuoso y a lucir una extraña sonrisa en su cara. Parecía algo cambiado, se había dejado bigote (¿antes llevaba bigote?) y vestía con una gracia informal que solo algunos pueden asumir (¿antes vestía igual o no nos acordamos? Los ojos parecían verdosos (¿es que antes no lo eran?) y andaba despreocupadamente (seguro que antes no andaba así, iba siempre con prisas)

Una ex amante (la última) venciendo su desconcierto, se atrevió a pararlo junto a un semáforo en rojo:

-¿Javier??????

-Siiiiiiii

-Perooooo…

-Pero ¿qué, Margarita?

-¿Como que qué? ¿Tú no habías muerto?

-Eso dicen las malas lenguas, pero ya ves

-¿No te habrás hecho el muerto para librarte de mí, no?

-Yooooooo?????

El semáforo se pone en verde y Javier, después de levantar un ápice el sombrero de su cabeza, continúa su camino con paso garboso y la sonrisa puesta. La ex amante se queda bastante pasmada mirando como se aleja Javier sin más explicaciones.

Al pasar por la acera de enfrente de su banco, el director y los empleados se asoman a la ventana, se miran unos a otros en silencio. El director se encierra en su despacho a meditar y no sale en toda la mañana. Los empleados cuchichean casi a escondidas y nadie entiende nada de nada. Se les han roto los esquemas. Esto no viene en ninguna normativa. ¿Cliente resucitado…?

Después de un paseo bastante movidito, Javier entra en el bar de la esquina junto a su antigua casa y pide una cerveza. El camarero se queda lívido al verlo, le tiemblan las manos y le pone la cerveza rebosante de espuma. Se la bebe y se marcha sin pagar. El camarero ni se entera de este detalle mientras trata de comprender la resurrección de uno de sus parroquianos más antiguos.

En vez de entrar en su casa, Javier sigue calle abajo, sale del pueblo por la carretera que lleva al cementerio, abre la verja y camina entre los cipreses silbando una melodía de la que recuerda la música pero no el nombre de la canción a la que pertenece…

7 comentarios:

babelain dijo...

La ilustración es de Mavi, como es natural.
Saludossssssssssss

Ficus dijo...

Y al tercer dia... Como Mitra, Zoroastro, Osiris y tropocientosmil mas jejejeje...
Buena idea lo de irse sin pagar aprovechando el asombro. Si llega a ocurrirme algún día, haré lo mismo, pero pidiendo también unas racioncitas.
Mavi, una artistaza, como siempre.

Un abrazote.

Paco dijo...

Desde luego, permíteme que te diga, querido Bab, que Mavis ha plasmado tu descripción con todo tipo de matices. ¡Qué buen retrato! Buen gusto el de ambos.
A todos nos gustaría que eso pudiera pasar, aunque solo fuese de vez en cuando, jeje.
¿Cómo sería el Javier vivo? Si frecuentaba bancos y bares, amantes al porrillo...
Yo paso todos los días por la puerta del cementerio con Ringo... y silbo, casi siempre la misma canción...
Abrazos gigantes.

Johnny dijo...

Como dice Paco, Mavi ha plasmado muy bien el dibujo. Los muertos tienen derecho a beberse una cañita de vez en cuando. Saludosssss.

babelain dijo...

Ficus, ya veo que tomas nota de todo. Avísame cuando te ocurra a ti, para que me invites.

Paco, te lo permito. Ya se lo he dicho yo antes, eh? no te vayas a creer...
De todas formas, todas las buenas críticas que recibe Mavi, se las comunico; así se anima y me ilustra más relatos. ¿Qué canción es esa que silbas?, puedo imaginarme el grupo con casi total seguridad, pero la canción no.

Johnny, se lo digo a Mavi de tuparte. Los muertos no tienen derecho a caña, que yo sepa, solo los resucitados jejeje

Gracias a todos y
Saludossssssssssssssssssssss

Próximamente en esta sala "Nuevo single de Babelain con 3 canciones 3"

TSI-NA-PAH dijo...

Que bueno lo de ¿Cliente resucitado…? es lo que muchos negcios soñarian para levantar mas de una empresa en bajon!
Gran ilustracion , por cierto!
un abrazo

babelain dijo...

Ya Tsi, lo que pasa es que se quedan perplejos al verlos y no les cobran. Así no hay negocio. Pero ya se encargarían los bancos de cobrarles la comisión adecuada; enseguida se la inventan.
Saludossssssssssss

Publicar un comentario