Las golondrinas

|

El fin de semana pasado, por motivos que no vienen al caso, visitamos un Centro Médico. Allí conocimos a una serie de personas con problemas físicos y psíquicos verdaderamente graves. Algunos lo llevaban con una dignidad y una aceptación fuera de lo común. Entre ellas, había una joven en silla de ruedas con una enfermedad degenerativa. Es la que me inspiró el relato y el vídeo que siguen a continuación.

Las imágenes del vídeo, tomadas en el patio del Centro, junto con las del principio y final, tomadas en un paseo campestre, se las envié a mi amigo Napi y después de un intercambio muy jugoso de e-mails, se puso manos a la obra para la edición del mismo. Le envié también un instrumental compuesto y grabado para la ocasión.

La foto de cabecera está tomada en un pasillo del centro, con muy poca luz, con disimulo; le puse algún efecto y luego está repintada convenientemente por Mavi, entre otras cosas para cambiar la cara y que no se pueda reconocer.

Veremos que os parece el conjunto: foto/dibujo, relato, video y música.

ESTHER

Era la hora de la comida, el comedor estaba hasta los topes de pacientes en silla de ruedas. Algunos podían apañarse solos para comer, con mucho esfuerzo y artimañas variadas; otros dependían de un ayudante. La cuidadora que le daba de comer a Esther tenía que haber dicho algo muy gracioso porque Esther se partía de risa. Una risa incontenible y casi silenciosa. Salí al pasillo y me senté en un sillón. Al terminar de comer, Esther salió también y al pasar delante de mí en su silla de ruedas, me saludó con una sonrisa que nunca antes había visto. Una sonrisa dulce que venía desde un lugar muy hondo, trágico y misterioso. Luego se paró a mirar por la ventana del patio, las golondrinas iban y venían en el aire y la expresión de su rostro cambió a una especie de seriedad sin expresión o quizá con una expresión desprovista de máscaras, limpia, perdida en un universo que solo ella conoce. Yo la miraba con disimulo para no entorpecer su aislamiento y su pureza.

Salí al patio por una puerta lateral, una brisa muy suave mecía las ramas de los arbolitos y solo se oían los pájaros y el agua de la fuente. En el cielo no había ni una nube. No quise hacerme ninguna pregunta. ¿Para qué?









14 comentarios:

Paco dijo...

Tal vez las golondrinas son una extensión de sus propias ansias de libertad. Puede que el eterno sueño de volar en ella adquiriese un significado aún más emotivo. Por otra parte, ese patio tan bonito estaría vacío sin las golondrinas, que pueden ser el elemento comunicador con el exterior. ¡Qué lección nos dan gente como Esther que, estando en esa triste situación, todavía son capaces de sonreir!
Gran trabajo de los tres. Foto, cámara, dirección y música. Magnífico post, Bab, Mavi y Napi.
Abrazos.

babelain dijo...

Gracias Paco por tu comentario, como siempre, muy oportuno. Oye, una pregunta ¿das clase en el I.E.S. A. C.? ya te comentaré porqué lo pregunto.
Saludosssssssssssss

babelain dijo...

Por cierto Paco, tengo dos textos extraños de John Lennon con ilustraciones suyas en una revista del año 72 (Tropos), si te interesan dime donde te los envío debidamente escaneados.
Saludosssssssss

Paco dijo...

Bab, trabajo en el IES "Carabelas" de Palos de la Frontera, donde aún no han instalado el prometido Wifi, lo que me permitiría trabajar algunos textos tuyos, sobre todo aquellos en los que teníamos que imaginar un final.
Eso de Lennon me interesa. Hace unos añillos, organizamos una exposición con unas fantásticas litografías (escaneadas directamente de originales) y textos suyos. No recuerdo esa revista (me suena pero mi memoria está enfadada conmigo). Si puedes:
pacojimenezpc@gmail.com
Saludos.

babelain dijo...

Paco, te envío los textos por e-mail. Yo también tengo que reconciliarme con mi memoria un día de estos, si no lo llevamos claro. Aunque a veces es mejor no recordar algunas cosas jejeje.
Saludosssssssssssssss

Johnny Dibud dijo...

En los últimos tiempos voy a residencias con personas con problemas como éste y a veces también observo con disimulo. Genial todo, dibujo, texto y video. La verdad es que me gusta muchísimo leer por aquí estos micros, siempre lo digo pero es lo primero que me sale. Abrazo.

babelain dijo...

Hola Johnny, ayer mismo entré en tu blog para darle un repasillo y comenté en el post de The Sorrows, pero algo debí hacer mal porque no salió el comentario. Te decía que tengo el CD con dos discos de Don Fardon: Indian Reservation & I've Paid My Dues, pero lo prefiero con The Sorrows.
Gracias por tus comentarios y si es lo primero que te sale, bienvenido, así es más espontaneo, no?.
Saludossssssssssssssss

Johnny Dibud dijo...

Sabía de esa aventura de Don Fardon aunque no he escuchado nada. El de Sorrows le tengo un cariño inmenso. Por cierto, últimamente me he acordado de tí, ando escuchando otra vez música nacional sesentera de la que nos gusta. A ver si encuentro algo de inspiración y de tiempo y posteo algo. Saludos.

babelain dijo...

Pues si te interesa te puedo pasar el CD ripeado con sus portadas incluidas (es original). Ya me contarás. Y veremos con que me sorprendes de música sesentera del país (será difícil, tengo mucho de eso jejeje).
Saludosssssssssssssss

Pep Sonic dijo...

Hola amigo, me ha echo ilusión verte (leerte) por Los Sonidos de Mi Mente. Un fuerte abrazo y muchas gracias por el emotivo relato de "Las Golondrinas".

Johnny Dibud dijo...

Estaré encantado, en el perfil tienes el email si quieres. Sorprenderte intuyo que no, pero a buen seguro reivindicaremos cosas desconocidas o ignoradas por mucha gente. Abrazo.

Napi dijo...

Pero qué instrumental tan impresionante que lleva el vídeo ese, Bab ¡estás que te sales, killo! El mini relato nos dibuja la subjetividad de las situaciones para colocarnos en el incómodo lugar del observador que cree tener una mayor dosis de felicidad, y eso provoca nuestra perplejidad, porque ¿quien cree que uno mismo es parte de la manada que viene y va del aprisco al barbecho?
El colorido casi naif, tan característico de los trabajos de Mavi, contribuye a crear esa sensación de atmósfera irreal que tiene el lugar.
La verdad es que esto de Las Golondriunas me ha encantado por completo, muchísimas gracias, Bab y Mavi, por vuestro generoso talento.
Quedo muy agradecido de los piropos hacia el vídeo, aunque no tiene más mérito que el del artesano que elabora el papel donde otros, en este caso Bab, componen las verdaderas creaciones

babelain dijo...

Johnny, te lo envío cuando termine de subir al servidor. Ya está ripeado a 320, con carátulas y libreto interior.
Saludosssssssssss

Napi, no te me quites méritos, que el vídeo ha quedado muy bien; que tiemblen los hermanos Coen. Esto de "coodirigir" me mola jejeje.
Saludosssssssssss

antonilópez dijo...

Hola Babe. Bonito post. No dejas de sorprenderme, me encanta caer por aquí de vez en cuando, es todo un placer entrar en tu espacio. Las golondrinas tambien me visitan a mi estos dias. Que gozada!!

Publicar un comentario