Desorientada

|

DESORIENTADA

Yo era una mujer normal y corriente. Casada, sin niños. Mi vida no tenía sobresaltos pero sin comerlo ni beberlo empecé a sentirme rara. Fue algo progresivo. Un día, estando en el salón de casa viendo una película en la tele (una de W. Allen), se lo dije a mi marido:

.-Miguel, desde hace algún tiempo me siento rara

.-¿Rara? ¿Cómo de rara?

.-No sé…desorientada…eso es, desorientada

Seguimos viendo la película pero al rato, así como de pasada, me dijo que fuera al médico por si acaso. Era mejor prevenir que curar. Fui a ver a mi médico de cabecera de toda la vida.

.-Juan, últimamente me siento desorientada

(Si esto fuera un chiste, el Doctor hubiera contestado.- pues cómprate una brújula- pero como no lo es, le dijo)

.-Sara, eso no es muy normal en ti; vamos a hacer una analítica y ya te llamaré.

Me hice la analítica, el médico me dijo que estaba sana como una pera, me recomendaba un poco de diversión y salir de la rutina por un tiempo.

Se lo dije a Miguel y reservamos una semanita en un crucero por el Mediterráneo. En el viaje lo pasamos bien pero iba consolidando día a día una idea que se me metió en la cabeza. Al volver a casa, la primera noche le dije a Miguel que quería vivir sola y encontrar de nuevo la estabilidad. Miguel se quedó de piedra, me dijo que eso era algo pasajero, que no tenía sentido lo que estaba proponiendo etc.

Me fui a un pequeño apartamento que tenemos en la costa y descubrí que mi “desorientación” era una fuente inagotable de inspiración para escribir. Empecé probando algunos relatos y como se me daba bien, comencé una novela. La terminé en un mes, la titulé “Desorientada”. La presenté en varias editoriales hasta que en una de ellas, una ejecutiva avispada le vio “posibilidades”. Se editó y en un mes se vendieron nosecuantosmil ejemplares.

Eso me animó y me puse manos a la obra con otra nueva novela. Esta me costó mes y medio, le había introducido algo de morbo y fantasías sexuales pero de forma elegante. Su título: “Sin rumbo”. Se vendió como rosquillas. Empecé una tercera novela pero poco a poco fue desapareciendo esa sensación de desorientación, la inspiración hacía aguas, no se me ocurrían cosas interesantes, solo las vulgaridades de una mujer normal que no interesan a nadie. Me deprimí al volver a mi estado natural. Llamé a Miguel, me dijo que ahora vivía con una clienta (él es abogado) que lo contrató para divorciarse de su marido y se cayeron bien (¿y tan bien! pensé yo, al mismo tiempo que se me caía el alma a los pies)

.-¿Y tú, qué tal estás, Sara?

.-¿Yo?... estoy bien… ya se me ha pasado la desorientación

.-Me alegro, ¿necesitas algo?

.-No, nada, nada.

Colgué y fui a darme un baño en el mar antes de que anocheciera.


19 comentarios:

babelain dijo...

Otro relatillo con gráfico de Mavi. Si estáis desorientados, hay que mirar los pro y las contras, id con cuidado; por si las moscas.
Saludossssssssssssssssss

Napi dijo...

En los 60's-70's, la peña que estaba desorientada se perdía por India. Sara, sin embargo, optó por la segunda vivienda familiar y al encontrarse a sí misma, no había punto de retorno (suele pasar,sí; sé de alguien que, intentando vivir con amante y cónyuje, acabó abandonada hasta por los gatos)
Para mí, Bab, que, cuando uno está desnortado, lo mejor es pararse y dejar que el mundo siga girando como el tiovivo que es: a la que la puerta de entrada pasa por tu lado de nuevo, con una buena patada metes dentro todo lo que hasta el presente te identificó, y sigues por tu senda, orgulloso de que haber salido de la "lista de europeos elegantes". Jejeje, eso o el comprarse la brújula que ya descarta el narrador omniescente ese.
Una maravilla de dibujo, Mavi, tal como nos tienes acostumbrados ¡estás pletórica, chica, muchas gracias!

Txals dijo...

Creo que soy especialista en la desorientación, aunque a mí en esos periodos no me viene la inspiración ni con brújula je je je. Por suerte pienso como Napi, me paro y observo, a veces más hundido otras no. Muy buen relato, no sé quien es Mavi, pero la felicitas de mi parte.
Salutos

babelain dijo...

Napi, tengo algún amigo y amiga que se perdió por India en aquella época. Pues debe ser bueno eso de pararse cuando uno no "rula" bien, pero supongo que será complicado. Mavi me ha hecho tres o cuatro ilustraciones para este relato. Esta es la que se va a quedar, me gusta más que las otras.
Gracias, Napi.

Txals, he pasado (de pasada) por tu blog en alguna ocasión (guiado por el blog de Freaky). Tengo pendiente u repaso más a fondo (tengo pendientes tantas cosas; me imagino que tú igual, no?). Mavi es con la que me tiro los trastos a la cabeza desde hace un montón de años; también hacemos otras cosas de vez en cuando, para variar jejeje. He conseguido que me ilustre los relatos, poemas e incluso carátulas de mis Singles y E.P.s .La felicito de tu parte.
Gracias por tu visita y comentario.
Saludossssssssssssss

Paco dijo...

Este relato viene a corroborar la teoría de que cuando se está atravesando una etapa de estabilidad emocional, las musas no las encuentras por ningún lado. Lo ideal para la inspiración es sufrir cualquier tipo de desorientación, trastorno o estado de melancolía o de tristeza, por diversos motivos. Por eso me extraña tanto tu inagotable creatividad. ¿Será que no es de coña eso de que Mavi te tira los trastos a la cabeza y eso te da pié a elucubrar tus escritos y tu música?...Ummm, ya decía yo. Eso sí, después tiene el detalle de ilustrar tan maravillosamente tus inspiraciones. A Dios rogando y con el mazo...
Gracias por el rato. Un abrazo a los dos.

babelain dijo...

Paco, te respondo con una letra Kiko Veneno:

Si tú no me hubieras dado con la minipímer
yo no te habría tirado el molinillo del café
si tú no me hubieras dado con el frigorífico
yo no te habría dado con el vídeo en la cabeza
si tú no me hubieras tirado el sofá
yo jamás te hubiera tirado el mueble cama
Si tú no fueras tan americano
Yo no sería tan ruso.

Y así estamos los dos
en el hospital escayolados
en vez de estar haciendo el amor
tras de la tapia de un cine de verano

Bueno, pues nosotros somos como cualquier pareja, verdad?. Aunque intentamos casi siempre hacer lo del estribillo, que mola más.
De todas formas, estamos casi siempre inspirados jejejeje. Buena reflexión la tuya, Paco, como siempre.

babelain dijo...

Ahí va otra ilustración para el relato. Esta le gusta más a ella y la pongo antes de que me tire el frigorífico a la cabeza etc...

Napi dijo...

¡Ahi va! Si tenemos hasta ilustración alternativa ¡qué lujo, gracias!
Siguiendo con las letrillas, la Sara del relato le
"echa de menos igual
que antes le echaba de más"
también del Veneno ese

Paco dijo...

Muy bueno, Bab. Esa respuesta con letra venenosa es genial. ¡Qué lujo de ilustraciones! Así cualquiera.
Otros abrazos.

Johnny Dibud dijo...

Es genial, tío, cojonudo, pedazo de relato. De verdad que flipo. A mi me desorienta de puta madre leer estas cosas. Me uno a las felicitaciones a Mavi.

babelain dijo...

Pues si, Napi, el "Veneno" ese tiene to la gracia en algunas canciones. Mavi se empeñó en que pusiera esta última, le gusta más, así que...

Paco, nosotros nos reímos también con tus comentarios; tu humor de Huelva nos sienta bien.

Jhonny, me gusta que te "desorienten" mis relatos. Felicitaré a Mavi de tu parte.

Gracias y saludosssssssssss para todos.

vikingo dijo...

""Pero anochecio y yo me encontre a esa mujer aquel atardecer. Casualmente paseaba "desorientado" por la playa y habia un poco de oleaje, por eso me llamo la atencion ese cuerpo ya casi con el agua hasta el cuello. Le grite: ¡¡¡Espera, no lo hagas!!!, mientras corria hacia ella vi como giraba su cabeza al oir mi grito y una ola la engullo. Treinta segundos bastaron para llegar hasta donde estaba ella, la agarre por la cintura y luego por su fino cuello y la arrastre, no sin dificultad hacia la orilla. Reconozco que trague agua, pues ella se resistia. Cuando llegamos a la arena me dijo, tratando de desacerse de mi. ¿Pero que haces, cretino?. Cuando me miro a los ojos fijamente, su estado de nervios desaparecio y su rostro se torno suave, sedoso. Yo la mire al mismo tiempo, y despues de quedarnos quietos, en silencio por un instante, nuestros labios se sellaron. De esto hace unos quince años y hoy tenemos una Sarita y un Juanito. Un chalet en el campo, otro en la playa, coches, barco... gracias a lo desorientada que la deje desde aquella noche que nos conocimos, su inspiracion volvio y nos forramos con sus novelas. Pero sobre todo prevalece nuestro inmenso amor...""

Perdon por este atrevimiento Bab, pero es que tus relatos siempre me dejan con ¿que paso despues? Y este me ha llegado. Hasta el punto de continuarlo, para no dejar sola a la pobre Sara, jeje. Si es que la he visto tan feliz en las preciosas ilustraciones de Mavi, la primera mas confusa-pastel y la otra mas luminosa-ilusionada, que me he sentido protector y no queria que la pobre terminase mal, tu relato me dejo un amargo sabor de boca, espero no haberlo endulzado demasiado, jeje.

Gracias pedazos de artitas. Felicitaciones.

babelain dijo...

Pobre Sara, ahora que se había "centrado" vas tú y me la desorientas de nuevo. Seguro que con fines lucrativos jejeje. Claro, la pones a escribir novelas y os forráis (apartamentos, coches, barco...). No, si ya veo yo que estás espabilao, eh Viking?. A eso en mi pueblo lo llaman "braguetazo" jejeje.

A mi me gusta dejar los relatos abiertos precisamente para eso, para que el que quiera se lo monte como quiera luego; como has hecho tú. Así que, misión cumplida. Gracias por comentar y continuar el relato, Viking.

vikingo dijo...

Joer, sa notao mucho, Bab...? Pero si yo solo queria su felicidad y lo conseguimos, jeje... yo que iba a saber cuando la salve que era una fuente de billetes...acaso no digo al final que prevalece el amor? Jos, que mal pensao, si yo soy tan vago que no me gusta conducir ni coches ni barcos, ni n´´a. Paece mentira que no me conozcas, maehtro, jejejeje.

babelain dijo...

Si, ya ya, que nos conocemos. Bueno, ya me presentarás a Sara y los niños cuando vengas por aquí; puedes fondear el barco en la playa, está cerca, ya lo sabes.
Saludosssssssssssssss

ficuscactus dijo...

En resumen, que la desorientación puede llevarte al éxito, pero nunca a la felicidad je, je, je…(es broma).
En serio, un bello relato como todo lo que escribes babe.
Las ilustraciones me recuerdan un poco a Cessepe, una de mis referencias grafico-artisticas de los ochenta. Aunque para mi esto es un piropo, no sé si a Mavi, que estará mucho mas puesta que yo en el mundo de la pintura, esto le parecerá un halago o quiere crucificarme por ello.

Un par de abrazotes.

babelain dijo...

Un resumen muy resumido, Ficus. Mavi duerme ahora mismo, pero se que Cessepe le gustaba mucho, a mi también, así que supongo que le parecerá un alago.
Gracias Ficus.
Saludosssssssssssss

antonilópez dijo...

Hay que saber elegir a veces, y tomar la decisión adecuada. No hubieran surgido aquellas estupendas novelas de su mente, de haber decidido continuar con su rutinaria vida, junto a su pareja. Quizá luego se arrepintió,tal vez, quien sabe. Excelente relato babelain,me ha hecho pensar.
Felicita a Mavi. Un abrazo.

babelain dijo...

Pues la verdad que cuando empiezo a escribir un relato no se por donde van a tirar los personajes. No soy de los que tienen claro lo que va a pasar antes de ponerme a escribir.
Gracias Antoni.
Saludossssssssssssssssssss

Publicar un comentario