Paisaje Interior-Poema

|

PAISAJE INTERIOR

Hoy no encontré la ruta

Y me instalé paciente

En una cómoda tristeza

Sentado fuera en el porche

Mientras el viento soplaba

Entre telarañas blancas

Y los pájaros cantaban

Como si no hubiera mañana


Hoy no encontré la ruta

Ni una rendija a la luz

El barco va navegando

A la deriva en el mar

Descalzo por la cubierta

Giro como una peonza

Desatando algunos nudos

Y sin perder la esperanza

30 de enero de 2010

7 comentarios:

babelain dijo...

Este poema es de ayer. Y entre ayer y hoy he grabado una canción basada en este poema que oiréis próximamente en esta sala.

Napi dijo...

Parece haber sido un fin de semana un poco un poco triste, Bab.
Yo he "disfrutado" de mi primer resfriado de la decada, aún me cosquillea la musculatura.
Espero esa canción, ya contarás

babelain dijo...

Si es un resfriado del "cuerpo" pues no pasa "ná". El problema es el otro. A cuidarse, Napi.¿Un ponche?

Napi dijo...

¡¡¡Hecho!!!
Yemita, azucar, brandy, leche calentita . . . ¡¡¡a sudar!!!
Aunque a veces no sea uno capaz de discernir, se acaba encontrando la estela del faro; el regreso a Ítaca es aún posible

vikingo dijo...

Como dices Bab y tan bien expresas en esas líneas, yo también he pasado por esos resfriados del alma y créeme hasta que no se te cruza un pájaro que te enseña que vivir es otra cosa, no sales.

Gracias por esta poesía y cuando esté musicada por tu arte, será mucho mejor.

babelain dijo...

Pues ya está la canción. No se si la pondré esta tarde o esperaré a publicarla en un single con otra más. Depende de como me pille el cuerpo.

Anónimo dijo...

El poema puede convertirse en antidoto para el resfriado del alma o para las inevitables recaidas

Publicar un comentario