Frente a mí

|

Dieciocho de agosto

Frente a mí

                Frente a mi, la ventana. Fuera, el jardín. Lo que no contiene esta imagen se convierte en una idea frígida, insípida, lejanísima, ajena.

                Pero aquí pasa algo más, no todo es tan sencillo:

Al cerrar la ventana
el infinito se transforma en huevo
El odio muere congelado
Me rozan besos amnésicos
El fuego se rompe como un cristal
Los nervios construyen redes
que atrapan razones hermosas para vivir
Llegan cartas desde mi interior
anunciándome la ruina del espíritu.
El corazón, prudente
muerde despacio algo prohibido
Muchachas con sus cántaros
en la fuente de las ausencias
Hay sed en el viento
Noches cansadas

Al cerrar la ventana
el viaje se concentra
Cenizas nostálgicas
Pavesas traviesas
Borrado el umbral
se asustan los pájaros
Con la máscara del silencio
y el grito de un cadáver
llegamos al suspense
Si no hubiera nadie
no habría tinieblas
ni risas lejanas
ni luz ni memoria
Pero si que hay alguien
que tiembla y se oculta
esperando el delirio
o el abrazo soñado.


6 comentarios:

Rick dijo...

A lo mejor soy, que estoy saliendo aún del letargo, pero este poema me "suena" muy otoñal. Hay una oscura profundidad, muy gráfica... No me hagas mucho caso. A ver si me voy adaptando a la realidad otra vez.

babelain dijo...

Hola Rick. Bienvenido. A Mavi también le parece un poco otoñal el poema. A la realidad hay que adaptarse poco a poco. Yo, de hecho, no me he adaptado aún desde que nací.

Saludosssssssss

Javier de Gregorio dijo...

Mi primera impresión es la de una suerte de haikus encadenados que van dando forma a un poema. Me ha gustado mucho.
Saludos,
JdG

jose kortozirkuito dijo...

Hola Bab.
Pues coincidimos en lo de otoñal, pues es mi sensación del dia de hoy, otra vez a leer el totovaca en familia y hasta nos dará tiempo a ver alguna película despues de cenar, cosa impensable hace pocos días.
Pues yo como casi siempre no entiendo gran cosa, pero si que son palabras que me van meciendo y me producen paz, (de la eterna no, de la otra). Lo que da de si una ventana.
Zaludozzzzzzzzz


Jose

MMM...esperando el delirio o el abrazo soñado¡¡que precioso¡¡Bab esa ventana da mucho de si,me imagiNo que la llevas dentro,es tu ventana interior,a mi tambien me suena a otoño,que es la parte mas guapa del año,los que vivimos en y de la montaña lo sabemos bien.Precioso poema,muy colorista y muchos matices,feliz otoño para todosdas

Marisebilaencantá

babelain dijo...

Hola Javier. Curiosa esa impresión. No se me había ocurrido eso de "haikus encadenados que van dando forma a un poema".No es mala idea, no.

Saludosssssssssssssss

babelain dijo...

Jose, no está nada mal eso de dejarse mecer por las palabras y que encima te den paz. Menudo lujo. Ya sabes, las ventanas, los espejos... y esas cosas dan mucho juego.

Sebi, pues vamos a adjudicarle eso de poema otoñal, por mayoría absoluta. Feliz otoño para vosotros también. Nosotros aún nos bañamos en el mar por las mañanas. Por la tarde, tormentas.

Saludosssssssssssssss

Publicar un comentario