La Mansión en venta II

|

La Mansión en venta II

                Abrí con ímpetu y decisión la puerta de la segunda habitación. Estaba medio en penumbra. En el centro había una mesa redonda con todo preparado para una comida de cuatro comensales. Me acerco y una silla se aparta un poco como invitándome a sentarme en ella. Me siento, en la mesa hay cuatro platos humeantes con algo parecido a un puchero de garbanzos. En el centro hay una fuente con tocino, morcilla, chorizo y trozos de carne. Delante de cada plato hay una copa vacía. La copa que tengo delante de mí se levanta sola y por mi derecha, a la altura del hombro, aparece una botella de vino que escancia el líquido rojo sobre mi copa y sigue con el resto. Cojo la copa y me bebo todo el vino de un solo trago. Respiro hondo y digo:

                -Bien, vale ya con los jueguecitos baratos de magia. Si tenéis algo que decirme ya podéis estar soltando la gallina, que no tengo toda la tarde.

                Aprovechando la situación,  me puse a comer un trozo de tocino con pan y en ese momento se materializó delante de mí, sentado en la silla que tenía enfrente, un tipo con una careta del Pato Donald que empezó a decir: Cuá Cuá Cuá Cuá…

                A mi izquierda, se hizo carne un aizkolari con hacha incluida que le corta la cabeza al de la careta del Pato Donald.

                Sentado a mi derecha aparece de pronto Charles Bukowski  que coge directamente la botella, se bebe lo que queda y al mismo tiempo que eructa, le da un botellazo al aizkolari en la cabeza que lo hace desaparecer.

                Nos quedamos Bukowski y yo solos. Bukowski chasquea los dedos y aparece flotando en el aire una nueva botella de vino, me sirve, se sirve y me dice:

                -¿Y bien? ¿qué coño haces tú aquí?
                -Me han contratado para que limpie la Mansión de brujería, soy un profesional en la materia (le contesto)
                -Jajajajajajajajaja, no me jodas; pues lo llevas claro. Ya me contarás cuando termines de visitar el resto de habitaciones. Aquí te espero.
                - Encantado, Bukowski de pacotilla, no sabes cómo me las gasto yo en estos casos, aunque me has caído simpático
                -Jajajajajajajaja (eructa y desaparece)

                Salgo de la habitación y me dirijo a la siguiente.

10 comentarios:

Napi dijo...

¡Qué cosas tienes, Bab. Jejejeje, magia ante el pote de cocido ¡¡¡esto se pone guapo!!! Espero con impaciencia la siguiente entrega, Bab, y gracias por el momento agradable.

antonilópez dijo...

Después de leer las dos primeras, espero que la tercera sea tan buena como estas. Que gran imaginación tienes, Babelain. Ya estoy inpaciente...

Un saludazo!!

babelain dijo...

Napi, esto de la brujería tiene su aquel. Luego ya sabes que sale el sol por Antequera o por ahí cerca. Veremos como se lo monta el intrépido detective.
Saludosssssssssssss

babelain dijo...

Antoni, espero no defraudarte. Sigue atento a la pantalla y bienvenido; hacía tiempo que no te leía. Voy a tu blog ahora.
Saludosssssssssssssssssss

jose kortozirkuito dijo...

Hola amigo, que curioso que esta misma tarde acababa de encontrar tu blog, y pocas horas después te encuentro de seguidor del mío.
A primera vista me parece interesante y ya me he puesto se seguidor tuyo.
Seguimos en contacto-
Un saludo desde el Alto Aragón.

babelain dijo...

Hola Jose, entré en tu blog al leer el comentario en el blog de Antoni "Viejo Zapato Marrón". Lo he echado un vistazo y veo que hay muchas cosas que me interesan. Nos leeremos de aquí en adelante.
Saludossssssssssss

Ficus dijo...

Esto se pone interesante. Y pa rizar el rizo aparece Bukowski entoligándole un botellazo a un tronkolari jejeje...

Veamos a ver donde conduce esa tercera puerta.

Un abrazote.

babelain dijo...

Ficus, eso de "entoligándole" me ha gustado (parece digno de Bukowski)
Pues veremos mañana que pasa.

Saludosssssssssssss

Paco dijo...

¡Como para comprar la casa!...

babelain dijo...

jejejeje. Te la vendo, Paco.

Publicar un comentario