El sueño

|

EL SUEÑO

Al entrar en el sueño gelatinoso, el Yo se convierte en algo extraño, desconocido y lejano. En ese océano pantanoso nos cruzamos con muertos, bestias, tempestades, ninfas, constelaciones y paisajes que se abren como una flor hacia mundos sin fronteras.

No hay un suelo firme donde pisar. No hay sentimientos fiables. Caemos por abismos con la esperanza de despertar antes de la tragedia. Otras veces nos sentimos dentro del útero y nos abandonamos, embriagados en una felicidad antigua que ya habíamos olvidado por completo. Los colores o los sonidos vienen amortiguados, no nos hieren, solo nos acarician como el agua pura de un río.

Muchas veces es mejor el sueño que la realidad. La realidad, tan áspera, tan injusta, nos oprime hasta asfixiarnos. Entonces, el sueño es nuestro aliado; a no ser que se le ocurra convertirse en pesadilla…

3 comentarios:

babelain dijo...

No hay ilustración de Mavi esta vez. La foto la tomé hace unos días y la he editado para la ocasión.
Saludossssssssss y buenos sueños

Napi dijo...

Pues las ilustraciones de esta ocasión te han quedado muy oníricas, casí ácidas, le van muy bien a tu billete. ¡Qué sería de nosostros, si no soñáramos!
Gracias por el buen rato.

babelain dijo...

Gracias, Napi. Debe estar todo el mundo de vacaciones, o soñando jejejeje; no hay apenas comentarios en los blogs.
Tenemos varias cosas pendientes por publicar y un E.P. casi terminado, pero esperaremos un poco.
Saludosssssssssssssss

Publicar un comentario