El Contubernio

|

EL CONTUBERNIO

Dormía con la ventana abierta, por el calor y me despertó un extrañó murmullo procedente del jardín. Me asomé a la ventana y ví un grupo de personajes extraños sentados en corro en el césped a la luz de la luna, un extraño contubernio. Salí sin hacer ruido y me quedé observando detrás de un árbol. Allí estaban “El Conejo de la Mala Suerte”, “Las Cinco y Media de la Tarde”, “El Sol de Media Noche” y “El Faro de Alejandría”

Desde mi escondite podía observar y oír sin ser visto. Cada uno de los personajes repetía una frase insistentemente. Poco a poco, aquel “dialogo” se fue convirtiendo en un mantra que giraba en espiral como un torbellino.

El Conejo de la Mala Suerte.-

Todo está roto a la perfección (*)

Las Cinco y Media de la Tarde.-

Desnúdense, señoras, ya hemos muerto (*)

El Sol de Media Noche.-

Reírse/echarse a reír como un tonto entre la hierba (*)

El Faro de Alejandría.-

Morir no/Hacerse cadáver en la noche aullando (*)

El “torbellino” se convirtió en un tornado iluminado implacablemente por la luna llena. Hacía fresco y yo había salido casi desnudo; estaba petrificado ante aquella escena sin saber que pensar cuando estornudé aparatosamente:

¡ATCHISSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS!

Todos me miraron con ojos desorbitados, como pillados in fraganti en el aquelarre y dijeron al unísono con voz terrorífica:

¿¿¿¿¿ QUIÉN ERES TÚ?????

Quise responder algo coherente pero en realidad no supe que contestar; ¿quién era yo?, no lo sabía, estaba completamente perdido, como un bebé en la oscuridad. Salí corriendo, cerré puertas y ventanas y me metí en la cama. Intenté dormir pero fue imposible, solo un instante antes de la madrugada pude dar una cabezada. Enseguida sonó el despertador. Miré con precaución a través de la persiana pero en el jardín no había nadie. El día se presentaba problemático.

(*) Las cuatro frases que pronuncian los personajes del relato son cortesía de Fernando Merlo, poeta malagueño (1952/1981)

El sonido ambiente recogido por un viejo micro que tengo en el jardín para grabar pájaros, aquelarres y lo que surja, lo podéis oír en este reproductor. Le he añadido una banda sonora en la que he contado con mi famosísima: Bab-El-Ain and his Magic Garden Arkestra:



Otras actuaciones de la "Arkestra" en:



8 comentarios:

babelain dijo...

Le hice dos fotos al jardín y las edité a mi bola. Se las pasé a Mavi en papel y dibujó encima los personajes del relato.
Mavi y Bruno colaboran en las voces de los personajes.
Saludossssssssssssss

Johnny Dibud dijo...

Qué original, y además sampleando frases de otro poeta. Lo poco original soy yo que casi siempre digo lo mismo cuando me gusta un relato tuyo. Abrazo.

Ficus dijo...

Asi es que grabas sicofonías en el jardín, y no solo eso, sinó que las musicalizas con una orquesta de un único músico que se multiplica misteriosamente por arte de magia.
Ademas has tenido un akelarre de unos inquietantes personajes a las puertas de casa.
No sé, es todo muy extraño. Creo que lo mas prudente sería hacer un ritual druidico con la entrada del solsticio para purificar la zona, jejeje…

Abrazoteeessss.

babelain dijo...

Hola Johnny, Fernando Merlo fue un gran poeta. No es demasiado conocido; murió muy joven. Si te gusta un relato y me lo dices, me da igual como lo digas jejeje.
Gracias por al visita.

Ficus, haremos un ritual druídico con música de Sun Ra y veremos si así se normaliza esto, porque llevo una marcha que no veas.
Saludossssssssssssss

Freaky Boy Hood dijo...

Me encantó. Y me parece super apropiado para el post colectivo.


Te mando un abrazo fuerte.

babelain dijo...

Gracias, Freaky. También te envié una canción para el post. Tú eliges.
Saludossssssssssssss

Napi dijo...

Pues no sé qué decir, Bab, me habéis dejado sin habla con esa carrolliana reunión en el jardín. Muy bonito, Bab, y muy sugerente el audio.

babelain dijo...

Mira que es difícil dejarte sin habla a ti, eh, Napi. Estás en baja forma.

Saludossssssssssssss

Publicar un comentario