Don Cosme. Foto relato.

|

A pesar de la prisa que se dio (no daba para más), Don Cosme llegó demasiado tarde a la clínica para recoger a su mascota y se quedó solo en la vida, después de que su mujer muriera de una pulmonía mal curada hacía ya unos años. Le quedaba una única pasión, dar largos y lentos paseos antes del anochecer.

Adolfo, el veterinario, cerró la clínica por culpa de la crisis; dejó en libertad a los animales y emigró a un país norteafricano. Se casó con una joven oriunda y abrazó con pasión la fe mahometana. Se afeitó el bigote y se dejó una poblada barba. Encontró entonces la felicidad.

Marina, se lo pensó dos veces antes de huir con el novio de su amiga Inés, pero al final se fue con él sin rumbo fijo pero con una ilusión desbordante y una cámara réflex recién comprada.



Inés esperaba inútilmente sentada en un banco de calle Larios; de alguna forma lo intuía hacía tiempo. Pedro era demasiado para ella –se decía a menudo- y al final pasó lo que tenía que pasar. Pedro no apareció. Esa tarde, en la peluquería, le dijo a su amiga Esther: “todo es una mierda”.


Doña Rosa huye de su hogar después de envenenar a su insufrible marido. Por fin dio el paso definitivo. Toda una vida de sufrimiento desapareció en un instante cuando Don Evaristo cayó en redondo al suelo después de beberse el brebaje ponzoñoso que le ofreció en el desayuno disfrazado de café cargado. No llegó a mordisquear el croissant.



Yo fui un testigo sigiloso. Nadie se dio cuenta de mi presencia cuando los atrapaba para siempre con mi pequeña y fiel Lumix TZ7.

9 comentarios:

babelain dijo...

Las fotos son de un paseo por Málaga hace un par de días. Todo parecido con la realidad...

Freaky Boy Hood dijo...

Yo te iba a preguntar quien era Marina al ver la foto pero al leer la historia... Mejor no.

Un abrazo.

Por cierto, me ha encantado :)

Paco dijo...

Las fotografías, si van acompañadas de mil palabras, todavía retratan mejor cualquier sentimiento. Nunca abandones a tu Lumix. Un abrazo.

Napi dijo...

Jejeje....., buenísima, Bab, la crónica costumbrista que te has currao. En cierto modo, me recuerda a las letrillas de la "copla":
"En el mismo punto y hora
que acabó con Pepe Mora
Doña Aurora sobre el pelo
no se puso ni una flor"
(Dicen-Quintero/León/Quiroga)

Muchas gracias, Bab, siempre es una delicia pasarse por ToToVaca.

babelain dijo...

Freaky, a mi también me llamó la atención la supuesta "Marina", tenía un punto oriental.
Gracias por tu comentario.

Paco, inseté las fotos en un documento de word y me inventé los nombres y la historia "del tirón"; me salió así. La Lumix es muy buena para las fotos "clandestinas"; no la abandonaré mientras ella aguante. Gracias.

Napi, curiosa comparación con Quintero/León/Quiroga. Me voy a dedicar a la copla, de momento, solo hago coplillas jejeje. Gracias.

Saludossssssssssssssss a "tod@s"

Bea dijo...

Hola soy Bea, la de la foto. Puedes llamarme Marina, no me importa, pero que conste que no era el novio de mi amiga, era de mi prima, y si teníamos rumbo fijo. Queríamos ir a Kandahar, nos habían hablado maravillas de nativos pashtunes que adiestraban monos.

Por cierto, al de la foto me lo he traido, ¿cuándo quedamos y te lo presento?

http://cdn.smosh.com/smosh-pit/2/monkey-9.jpg

babelain dijo...

Pues yo creía que eras Marina, pero resulta que no. Bueno, Bea, quedamos cuando quieras, pero cuando se le pase el mono a tu amigo, no?.
Saludos

Bea dijo...

Je, je, vale, cuando quieras, pero porque me gusta como escribes, aunque ya no podré presentarte al mono, se ha escapado el muy bribón. Ya no te puedes fiar de nadie y menos si lleva una automatic firearm.

Love, Love, Love.

babelain dijo...

¡Que peligro tienes, Bea, entiendes de metralletas!.
Serás una mujer de armas tomar, no?.
Una pena lo del mono.
Gracias por la visita y el comentario.
4 Love (no voy a ser yo menos).

Publicar un comentario