Nadie le hacía caso

|

(Ilustración: Mavi)

Nadie le hacía caso


La doncella descartada no parecía sufrir
Nadie le hacía caso
Comenzó a oscilar de izquierda a derecha
Le brotaron horizontes cerca de su eternidad
Pasado un tiempo comenzó a pecar
Primero de pensamiento
luego de palabra
y, por fin, de obra

Algunos pecados de pensamiento:

Soñaba con un rayo de luz desnudo
Imaginaba el clítoris del mar mecido por las corrientes
Casi podía ver el rayo de luz penetrándolo

Algunos pecados de palabra:

Al atardecer, con cara de harpía, escupía palabras como «glándula», «celibato» o «batuta»
Reunía a hormigas y cigarras melancólicas y les contaba fábulas absurdas con final feliz
Se ponía metafísica departiendo con los lirios (que no podían escabullirse y miraban para otro lado) y les sacaba la lengua como si esta fuera furtiva

Algunos pecados de obra:

En un arrebato estúpido intentó ahorcar a un árbol (no lo consiguió)
Devorada por el ansia sacó a su madre del huevo
Arrojó en un velorio ráfagas de mariposas que resultaron ser vírgenes

*Recogía su cabello en un moño knit knot
Esto lo comento por revelar algún detalle de su personalidad






1 comentarios:

javierfuzzy.blogspot.com dijo...

Igual me retrotraigo en el tiempo y me transubstancio en el amor imposible de la doncella descartada, que seguro que lo tenía. Me agradan sus pecados, mucho más que los del mundo, el demonio y la carne que, dicho sea de paso, sigo sin entender.
Saludos,

Publicar un comentario