Archivo

|

Diecinueve de junio

Archivo


Las sombras de los espíritus atraviesan el ocaso
mientras se hacen añicos los sueños de los fantasmas

Algunos personajes aparentan ser irreales
y representan su escena lejos de su horizonte
donde los cisnes boxean con mucho amor y destreza

Las estrellas se debaten entre el placer y el azar
La rabia escondida pasea ahora por el muelle

¿Y los árboles?  Suspirando su destino
 y olvidando sus recuerdos llenos de nidos de mirlos

El archivo de la infancia enmudece bajo un puente
El archivo de la infancia inventa un nuevo alfabeto
El archivo de la infancia se coagula y toca fondo
El archivo de la infancia arde muerto de risa
Olvidando sus recuerdos y sus árboles con nidos

7 comentarios:

javierfuzzy.blogspot.com dijo...

Las primeras palabras: "las sombras de los espíritus..." parecía transportarme hacia un cementerio indio en el que los pieles rojas pasan cabalgando en silencio..., veo que no es así, pero tampoco se aleja mucho de un contenido onírico, pleno de imágenes tan bellas como imposibles.
Saludos,

Rick dijo...

Más que poesía casi parece que estemos ante un conjunto de reflexiones que muchos de nuestra edad podríamos hacernos. Recordar ahora la infancia, tan allá, tan lejos, y recordarla en este tono, no se por qué, me ha recordado a Jorge Manrique. Tal vez haya un tono elegíaco en el fondo de esas palabras... Y esa fotografía... ¿No estarás tú ahí?

babelain dijo...

No, Javier, no trata de un cementerio indio, aunque en la foto aparece un pipiolo disfrazado de John Wayne, sin saber quién era ese tipo todavía. Y las imágenes no son tan imposibles como parecen, depende del momento y del grado de “cuelgue” (en el buen sentido) de cada uno.

Gracias por el comentario.

Saludosssssssssssssss
e

babelain dijo...

Mira tú por donde, Rick, no había pensado en ese tono elegíaco que comentas. Pues sí, a nuestra edad, los recuerdos… hay que recordarlos (valga la redundancia) para que no se nos olviden del todo.
Y el vaquero de la foto sí que soy yo, cuando aún era inocente (ahora soy culpable, aunque lo niegue todo y solo hable en presencia de mi abogado). Estoy con mis hermanos mayores en la azotea de nuestra casa en Ceuta. Aún vendrían otros tres más. Eran otros tiempos, ¿verdad?

Saludossssssssss

jose kortozirkuito dijo...

Pues si belleza onirica,libertad de imagenes y la infacia en recuerdos libre ,preciosisimo poema,no es opinable,es para leerlo y notar sensaciones,¡¡bravo¡¡la foto es genial ¡¡el mundo entero contado por unos cuantos mocosos,me ha encantado
LAMARISEBISONRIENDO
TE PASO A MI BRUTICO A VER QUE TE CUENTA.

De Brutico nada, un Casanova en toda la regla, ha te dije que hoy caía y ya ves, comiéndome de la mano.
Al ver la afoto, lo primero que he pensado ha sido: "aquí está el tirillas del Bab", penando en que eras el vaquero.
El poema guapo, mi nivel no da para tratar de explicarlo, aunque la cosa es mas simple, me gusta o no me gusta. Así que: Me gusta.
Bueno, me voy con mi palomita.
Zaludozzzzzzzzzzz
Jose

babelain dijo...

Gracias, Sebi. Yo tampoco intento "comprender" algunos poemas, y los míos, menos. Si te dicen algo y lo sientes, miel sobre hojuelas.

Jose, pues va a ser que si tienes el doctorado. Qué poderío. Y, ya te digo, si te gusta, qué más quiero.

Que disfrutes con tu palomita, seductor.

Saludosssssssssss

antonilópez dijo...

Hola babelain:
Yo también fui un inocente vaquero en mi infancia. Entonces pensaba como todos los españolitos de mi generión, que ellos eran los buenos y los indios los despiadados.
Pronto cambié de opinión y una noche salté la trinchera y me pasé al enemigo.
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10212943075561286&set=pb.1522812352.-2207520000.1569947608.&type=3&size=682%2C1063

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10212943074281254&set=pb.1522812352.-2207520000.1569947608.&type=3&size=882%2C1499

Un saludote

Publicar un comentario