Nubes y Anclas

|




Nueve de septiembre

Nubes y Anclas

Las Nubes arrojaron sus Anclas sobre las estatuas ecuestres. Las estatuas que se salvaron huyeron despavoridas. Unas corrieron al bosque, pero cuando quisieron darse cuenta, ya era demasiado tarde, el bosque ardía y el fuego cerraba su círculo sobre ellas. Otras penetraron en el mar, sin pensar que no sabían nadar y se hundieron hasta el fondo. Aún tuvieron tiempo, mientras las iba cubriendo el agua, de ver nubes mecidas suavemente por el viento, terriblemente enojadas y arrojando anclas a diestro y siniestro sobre toda estatua ecuestre que encontraban a su paso.

Se dice por ahí que se esperan más catástrofes semejantes sobre el resto de estatuas. Estatuas de todo pelaje colocadas con tanto primor por tirios y troyanos a lo largo y ancho de este mundo tan singular (y plural a veces, no siempre).

Guardemos esas Anclas de recuerdo durante un tiempo. Luego ya se pensaría en hacer algo de provecho con ellas.
------

Safari fotográfico


















9 comentarios:

Juanjo Mestre dijo...

Esas anclas de recuerdo. Gran safari, como habitualmente. Abrazossssss

Javier de Gregorio dijo...

Magníficas, debo decir, de las mejores que has publicado. Me gusta particularmente esa toma de abajo arriba, le otorga a las figuras una dimensión "altruista", espiritual.
Saludos,
JdG

Javier de Gregorio dijo...

A propósito, ¿no habría por allí alguna jodida ancla que rompiera una nube e hiciera llover de una maldita vez?

Rick dijo...

Tiene razón Javier: lo bueno de las nubes es que, más tarde o más temprano, llueve. Y con la ruina esta del cambio climático, hasta en Galicia nos hemos echado el mes de Febrero con tempoeraturas casi veraniegas. Por otra parte, a las estatuas qué más les da que les llueva encima.

Las fotografías, tan amenas como siempre. Supongo que será por lo desdenfadado de esas ropas que llevan, pero casi todos me parecen guiris.

antonilópez dijo...

Hola Rick:
Aquí en mi ciudad hace falta tirar unas cuantas anclas, ya que últimamente están colocando unas estatuas y monumentos que dan risa y pena a la vez. Los más gracioso es que aparecen de un día para otro, así de repente y sin consultar a nadie. Y que no intenten huir al mar para salvarse, porque las aguas del puerto están que dan asco.
Aquí hemos empezado el mes con temperaturas de 26 grados. Como dice el refrán: "Si en Marzo Mayea, En Mayo Marzea".
Buen safari. Si señor.

Saludos.
Antoni.

babelain dijo...

Hombre, Juanjo. Por cierto, en Amazon está agotado tu libro. ¿Donde se puede pedir?

Saludossssss

babelain dijo...

Gracias Javier. Desde 2009 vengo haciendo fotos de este estilo. Con la cámara a la altura de la rodilla ("maomeno") sin mirar a la "presa", disimulando, dando vueltas alrededor, sin tener en cuenta la luz, con la cámara en modo "deporte" por aquello de estar en movimiento (cazador y presa). Así que cuando sale alguna que medio vale la pena, la edito de aquella manera y "tachán". Lo que viene siendo una instantánea clandestina en toda regla. Cualquier día...

Me guardo para mí las más comprometidas, por si las moscas.

Ah, y al final del texto comento algo para las ocasiones como la que comentas:

"Guardemos esas Anclas de recuerdo durante un tiempo. Luego ya se pensaría en hacer algo de provecho con ellas".

Saludosssssssss

babelain dijo...

Rick, a las estatuas les da igual la lluvia, pero no las anclas. En Galicia estaréis que trináis. Ya llegará el diluvio cualquier día de estos.

En los safari casi todos los que aparecen son guiris, pero guiris de todas clase y condición. También aparecen algunos ciudadanos autóctonos, aunque pocos.

Saludossssssssss

babelain dijo...

Ya te digo, Antoni. Para estos casos se están guardando las anclas, como le comento a Javier.

Ya veo que hace más calor por Alicante que por aquí. Menudo plan.

Saludosssssss

Publicar un comentario