CalenDiario. 9 de julio. Equis y Cero.

|

Equis y Cero
Cero y Equis
(21.07.17)

Equis y Cero ya solo aspiraban a llevar una vida a-p-a-c-i-b-l-e en su casita de campo.

Los días discurrían con normalidad, aunque a veces surgía algún roce, y en otras ocasiones le sobrevenían, alternativamente, retazos de plenitud. Rara vez estos retazos se presentaban conjuntamente. De cualquier forma, los retazos o los roces los distraían de la vida apacible soñada por ambos.

A Cero le sobraba sobriedad, sentido del ridículo y vergüenza ajena. Nunca sería invisible.
Equis acumulaba empatía hacia el peligro y le traía al pairo el valor material de las cosas, no así el sentimental.

Los privilegios se los repartían a partes iguales.

Arrastraron cuidadosamente a sus personajes durante un tiempo, pero poco a poco los fueron desnudando. Quitándoles lastre. Ahora eran más livianos, pero, por contra, más peligrosos y directos.

Equis se hablaba a si misma en voz baja y abría el paraguas cuando había pasado la tormenta.
Cero escribía en la corteza de los árboles letras que primero se avergonzaban de sí mismas y luego se congelaban.

El futuro, que siempre estaba a la vuelta de la esquina pero nunca llegaba, era un enigma para ambos. Hacían cábalas, aunque a veces no las comentaban entre ellos. La incógnita pesaba y disimulaban dando paseos a la orilla del mar.

Después de que algunas palabras se equivocaran de frase, venía una tregua.

Equis tenía las manos heladas de restaurar vírgenes.

Cero asume al fin, que con el tiempo, algunos milagros perdieron su brillo..

Abstraídos en la noche veían dos lunas distintas.

Las sombras se movían con el viento. Pronto llovería en la oscuridad.

Por las rendijas del amanecer algún sueño se colaba. Comenzaban las apuestas.

Y el día iniciaba su curva con todos los pájaros suspendidos ya en el aire.

6 comentarios:

jose kortozirkuito dijo...

Hola Bab:
Yo que venia dispuesto a sacarle la parte divertida a la cosa, me he cortado en seco, demasiado real para ser una de tus fantsías.
Esto esta lleno de equis y ceros, y lo peor es que no sabemos si somo equis o ceros.
Es la vida
Zaludozzzzzzzzzzzzzzz
Jose

antonilópez dijo...

Buenas noches bab.
Buen relato. Te deseo una felíz nochebuena y todos esos buenos deseos que se dice. De corazón.

Antoni.

Rick dijo...

Ya la sola imagen de la palabra "apacible" desmembrada letra por letra indica mal rollo. Te han quedado dos personajes muy poéticos, simbolistas también ("Abstraídos en la noche veían dos lunas distintas": triste y luminoso a la vez).

Al lado de esta prosa tan exquisita queda un poco pedestre felicitar las fiestas, pero qué quieres: felices navidades, feliz año que viene y feliz todo. Ojalá sobrevivamos todos por mucho tiempo a los ceros y las equis.

babelain dijo...

Hola, Jose. Divertido no es el relato, pero tampoco como para cortarte en seco. No te cortes. No deja de ser un relato con partes reales, como la vida misma, y otras inventadas.

Gracias.

Saludossssss

babelain dijo...

Gracias, Antoni. También yo te deseo felices fiestas y lo que venga después.

Saludossssssss

babelain dijo...

Gracias, Rick, sobre todo por eso de la "prosa exquisita"que me suena un pelín excesivo (y me quedo corto en el pelín), pero a nadie le amarga un dulce.

Y al lado de un comentario tan jugoso como el tuyo queda un poco "pedestre" felicitar las fiestas, pero hago como tú. Felicidades por todo.

Saludossssssssssss

Publicar un comentario