Viento IV. ¡Lo sabía!

|

VIENTO
IV
¡Lo sabía!
  • Aún en la cama, sin espabilar del todo, imagino que me entrevisto a mi mismo. Más que nada para conocerme un poco más. Misión imposible. Empezaría con una pregunta para epatarme a mi mismo: -¿Eres lo que aparentas? ¿O aparentas lo que eres?- Seguramente respondería con una frase “aparentemente” inteligente pero que no diera ninguna pista fiable sobre mi. Mientras menos información tenga sobre mi mismo, menos vulnerable me siento. Y así toda la entrevista. Al final, todos contentos e insatisfechos a partes iguales, entrevistado y entrevistador.
  • Nada más entrar en el bar vi algo extraño en la cara de Pascal. Nos saludamos respetuosamente y pedí una cerveza. Él ya estaba bebiendo la suya. Me contó que se había sentado junto a Marguertite en el banco del parque con la intención de hablarle de mi y propiciar un encuentro entre ambos, pero después de presentarse y ver la acogida tan extrañamente afectuosa con la que lo recibió, empezó a dudar de sus sanas intenciones. Marguerite era una mujer que no se podía dejar escapar bajo ningún concepto. Me dijo que yo, en su caso, hubiera hecho lo mismo. También me contó que hablaron con gran soltura de cualquier tema que salía a colación, que dieron un paseo y tomaron unas copas. La relación fue tan fluida que, al despedirse en la puerta de su casa con un beso en la mejilla, que prometía mucho más que eso, quedaron para la noche siguiente. Me dijo que lo sentía, pero las cosas habían salido así y no había podido evitarlo. Le dije que no importaba. Mentí lo mejor que sabía (no sé mentir - bueno, depende) le di la mano y me marché con la excusa de una cita con una chica que había conocido por la mañana desayunando en el bar. No se si se lo creyó, pero aparentemente, mi dignidad quedaba casi intacta.
  • Volví a casa y abrí una botella de vino que tenía preparada por si me atrevía a invitar a comer algún día a Marguerite. Me la bebí entera y me eché en la cama. Dormí como un bendito hasta la madrugada siguiente.
  • Maldito viento de levante. No lo soporto. Tampoco soporto la resaca. Cada vez me resulta más incomprensible todo. Quiero decir, eso de la causa y el efecto ¿significa algo este episodio de Marguerite? ¿Hay causa y efecto? ¿Hay causalidad o casualidad en la aparición de Pascal en este asunto? Puta mierda de metafísica. Y el verano se está acabando. Esto de Pascal y Marguerite me está tocando los cojones bien tocados. Creo que me merezco esta situación, por gilipollas. No es casualidad, ya se que la casualidad no existe, pero...la gilipollez, si. Y Pascal es un cabronazo, eso también es cierto, por cierto ¿entonces, donde queda el azar?
                                                                        

11 comentarios:

Milena dijo...

Totalmente, Pascal es un cabronazo... Y el prota, un agilipollao...
Sabes, en este punto echo de menos un comentario de Ficus, seguro que pondria una interesante puntilla... ¡Ficus reaparece plis, que se te echa de menos!
El relato ha resultado muy interesante -y dar vueltas a estos temas es complicado...-, y las ilustraciones de lujo-lujo. Gracias.
Feliz nuevo año, saludotes.

Alex Palahniuk dijo...

Pascal es un cabrón, Babelain; pero estoy seguro que volveras a quedar con él.

jose kortozirkuito dijo...

EL PROTA,QUE EMPEZABA A PARECERME MAS LISTO DE LO QUE APARENTA,SE ESTÁ DEJANDO COMER EL PASTEL DELANTE DE SUS NARICES,COMO PRETENDA ENCONTRAR LA RESPUESTA A BASE DE METAFISICAS¡VA DAO¡BABALAIN,ESPAVILALÓ,QUE COMO DECIMOS AQUÍ ES UN POCO ¨MOLOCOTÓN¨CON TODOS LOS ACENTOS DEL MUNDO EN LA ULTIMA ¨O¨,EL COLEGUI,UN APRPBECHAO¡ES PA DARLE¡HHHHUUUY SI ES QUE EL GENERO MASCULINO,NO APRENDE NI POR AÑOS QUE PASEN.BUENO AQUÍ NOS DEJAS COMIENDONOS LAS UÑAS ¡QUE NERVIOSPORDIOSQUEINTRIGAAAA¡
¡QUE BIEN DIBUJA MALEN¡SI SE LE HUELE LA PAPA,EN FIN BUEN AÑO PARA TODO EL MUNDO,
LA MARISEBI,A PUNTO DE SER REQUETEABUELA DE MI SEGUNDO,MI HIJITA ESTÁ A PUNTO DE PARIR,OSEA QUE ENTRE EL RELATO Y EL PARTO ESTO ES UN SIN VIVIR¡POR DIOOOOOS¡
SEBI
Pues confirmado, el protagonista es un "molocortón" con master en Calanda,
voy a defender al Pascal, y es que esperar turno que acabe de ligar un molocotón, es acabar ligando en la residencia de ancianos, además, así el prota siempre puede decir que se le ha adelantado el otro, y así justificar su total ineptitud, o acaso...¿no nos ha pasado a todos nosotros?
Saludos y reverencias a la dibujanta.
Jose

Rick dijo...

Bueno, tal vez Pascal no sea un personaje muy fiable; pero Marguerite tampoco, así que mejor tener lejos a los dos. Y feliz año nuevo, por cierto. A ver si me voy espabilando y recuerdo en qué planeta estaba viviendo, que ya no me acuerdo con tanta fiesta....

antonilópez dijo...

Pobre chico, me da pena. Pascal es bastante cabrón, pero como dice Rick, tal vez nuestro amigo se merece lo que le pasa, es un retorcido mental y tiene unos sueños bastante peligrosos, no me fio de él y no me cae simpático.
Bueno, no se si el relato ha llegado a su fin, si no es asi, espero impaciente el próximo.

Un saludote.

babelain dijo...

Pues si, Milena, no estaría nada mal que apareciera Ficus. Está en paradero desconocido. El prota si que no se aclara y Pascal no desaprovecha la ocasión. Es decir, como la vida misma, no?

Pasaron las fiestas y ahora toca reactivarse. Contesto a los comentarios y ahora publico una nueva coplilla.

Gracias.

Saludossssssssssss

babelain dijo...

Alex, yo no soy el prota, nunca me ha gustado ser el protagonista jejeje. Suelo estar detrás de la cámara (o lo que sea) y casi nunca delante. Así que no conozco "personalmente" al tal Pascal.

Gracias.

Saludosssssssssss

babelain dijo...

Sebi, la metafísica no resuelve estos casos ¿verdad? El género masculino es durillo de roer, tienes razón.

Así que requeteabuela... la saga continúa.

Jose, ya veo que tienes experiencia en estos casos. Lo de Pascal no es tan raro; vamos, que es lo normal. Que espabile el prota.

Gracias a los dos de parte de los dos.

Saludossssssssssssssssssss

babelain dijo...

Rick, Marguerite no conocía las intenciones del prota. No tenía ni idea. Así que no tiene ninguna culpa la pobre. Ya he visto que has descubierto el planeta donde estabas viviendo. Luego paso por allí.

Gracias.

Saludossssssssssssss

babelain dijo...

Pues si, Antoni, por mi parte el relato ha llegado a su fin. Pero si quieres continuarlo... No se si conociste a mi amigo Vikingo, antes era un comentarista habitual en este blog, luego nos hicimos amigos "analógicos" y ahora anda desaparecido. Pues como te decía, mi amigo Viking, cuando publicaba algún relato en el blog y a él no le gustaba el final, por ser muy duro o extraño, el escribía en el comentario otro más suave. ¿Donde estará mi amigo Viking?

Y por cierto ¿Qué es de nuestro amigo Ficus?

Gracias.

Saludossssssssssssssss

antonilópez dijo...

El amigo Ficus hace tiempo que lleva desconectado y sin publicar nada. Es una pena por que su blog es muy interesante y apetitoso y sus comentarios se echan de menos.

Un saludote.

Publicar un comentario