VIENTO II. Pascal

|

VIENTO
II
(Pascal)

  • Me ha llamado Pascal, un antiguo compañero de estudios. Dice que si nos vemos mañana por la tarde en un bar del centro. No conozco ese bar. Ya me he puesto nervioso. Tengo ganas de verlo, pero Pascal siempre ha sido un lanzado, un aventurero, un cabeza loca. Simpático, pero imprevisible. Yo soy más sensato y su comportamiento me desestabiliza. De todos modos creo que me vendrá bien verlo. Encima ha sido él quién lo ha propuesto, eso me da cierta ventaja ¿no? Ya hace unos años que no nos vemos, no sé en qué andará metido este tío, con lo raro que es. Veremos.
  • No he podido dormir bien con los nervios de la cita con Pascal. No se qué hacer esta mañana, hasta que llegue la hora del encuentro. He estado recordando los tiempos de la universidad y la verdad es que hice pocos amigos. Dos o, como mucho, tres. Sin contar el “romance” de una semana con una chica que al final no cuajó. Aún no sé por qué. Después de aquella semana, nos distanciamos y al final cada uno tiró para un lado. No quedó nada de aquello.
  • Se me ocurren muchas cosas absurdas a lo largo del día, pero como soy tan comedido, las dejo pasar. A veces recuerdo alguna y la apunto en una libreta, por curiosidad o para compensar mi comportamiento aburrido y previsible. Hoy me he descubierto pensando que yo vivía en el País de los Tontos. Se celebraban elecciones a Rey y salí elegido. El más votado era el que consideraban el ciudadano más tonto del país. Ser tonto de remate tenía sus ventajas también. Me vi dictando leyes tontísimas con voz lela a mi secretaria, que era muy tonta pero estaba riquísima. Ella me miraba con la boca abierta y se reía. Yo le decía que cerrara la boca, que parecía una “tontalaba” y ella creía que era un piropo y se ponía colorada. Mientras más tonta era la ley, más probabilidades tenía de que los súbditos la obedecieran a pies juntillas. Lo mejor de todo era que el país funcionaba como cualquier otro, ni mejor ni peor. Luego me entró hambre, olvidé mi corona, me zampé un bollo con mantequilla y chocolate “Maruja” y el panorama cambió.
  • Salí a dar un paseo por el puerto antes de comer. Quedaba mucho para la famosa cita. El mar estaba rizado, con “borreguitos” de espuma blanca debido al viento de poniente. Los barcos entraban y salían por la bocana del puerto haciendo sonar sus sirenas. Había mucha gente paseando, montando en bici o patinando; familias con niños pequeños que jugaban gritando y riendo. Me gusta observar a los niños cuando se quedan absortos, ensimismados en sus juegos misteriosos. No parecen de este mundo. Yo tampoco, pero no es lo mismo.
  • Al final la cosa no ha estado tan mal. Este Pascal parece que no se come a nadie. Me ha dicho que me ha encontrado “fenomenal” (así escrito parece cursi, pero no me dio esa impresión). Un tipo majo. Al principio estaba yo un poco cortado, pero a la tercera cerveza me solté y hasta parecía que eso de las citas con amigos era pan comido para mi. La resaca sí que fue “fenomenal”. Creo que he cometido un error al comentarle lo de mi indecisión con Marguerite. No debo dar tantas pistas sobre mi “personalidad”, luego las pueden utilizar en mi contra.


12 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

Pues claro que sí, Babelain: tipos como Pascal son necesarios a veces. Las grandes historias de la Humanidad empezaron con Pascal como protagonista.

Rick dijo...

Pues para ser una simple reunión con un ex-compañero de estudios, se ve que habéis disfrutado: no todo el mundo que se reune acaba con resaca. Se ve que hay poco autocontrol por parte del protagonista. Lo cual no es malo, ni mucho menos -al menos para el fabricante de cervezas.

¿Por qué será que todas las secretarias tontas están riquísimas? Parece una suprema burla de la Naturaleza, una constatación de que nadie puede tenerlo todo...

antonilópez dijo...

Lo peror de todo es que él mismo se cree el rey de los tontos, aunque a todos los tontos les gusta lo mismo y Pascal no es una excepción, imaginando una secretaria tan buenorra, que por cierto ha quedado reflejada de maravilla en el dibujo.

Un saludoteee...

Milena dijo...

Bab, tienes dibujanta de lujo, así cualquiera... desde luego el tonto de remate está retratadísimo : ) Por cierto, me he topado alguna vez con secretarias tontísimas y poco agraciadas... y lo contrario, también -todo hay que decirlo-... creo que los tíos a veces se ponen tontos-perotontostontos cuando ven a una tía que está buena...

Al pavisoso le tenemos que ir dando cervecitas/caña para que se vaya soltando y lanzando... que si no nos van a dar las uvas...

Me ha gustado mucho la imagen de borreguitos del mar espumoso.

Y he visto mucha miga en el trozo de relato de hoy.

Felices días, que lo paséis estupendamente.
Saludote

jose kortozirkuito dijo...

Hola Bab:
Me han saltado los lagrimones al leer este escrito, ese "tontalaba" que yo creía que era solo de Aragón me ha llegado al alma. Con lo del rey de los tontos, Sebi ha saltado rapidamente en que me presente y lo estoy pensando.
Totalmente de acuerdo en que las secretaria tontas están tope buenorras, pero añado que las listas tambien.
El dibujico guapo como siempre, se podría titular "Molocotón Real con macizorra"
Saludos Jose.
¡juajuajua¡lo del Jose,molocotón real,¡pa partirse,es que en aragón los tios muuuuuu tontos les decimos :molocotones,bueno ahora me toca a mi
Me encanta el tonto este,y lo que mas me gusta es que sueñe con ser un rey tonto haciendo leyes tontas,con una secretaria tonta,es como en la realidad pero menos peligroso,¡otro gallo nos cantaría si gobernaran tontitos lindos como el prota de este relato,que a mí ya me tiene en el bote,y lo de las secretarias "tontasbuenorras" es porque las de verdád no pueden aspirar a mas,por que las feítas vamos donde queremos ,por espavilás, tambien me ha gustado mucho lo de los borreguitos,la dibujanta es una maquina,¡que bien cuenta en dibujo lo que tu con palabras,
buenas noches tontos bonicos del mundo
SEBI(LA MARISEBI)

Johnny J.J. dijo...

Cuánta inseguridad, no? Si total era Pascal, un tipo majete. Abrazossssss.

babelain dijo...

Bueno Alex, Pascal es un tipo de lo más corriente; más que el protagonista, que parece un pringaillo. No se yo si alguna gran historia de la Humanidad tendrá como protagonista al tal Pascal. Veremos.

Gracias.

Saludosssssssssss

babelain dijo...

Rick, yo no estaba allí, así que no pude disfrutar. Y si estaba, solo era un observador (cotilla).
Poco autocontrol si que tiene el amigo. Como no espabile...

Gracias.

Saludosssssssssssssssss

babelain dijo...

Antoni, el tonto no es Pascal. Ya verás como no. El tonto es el protagonista (y su secretaria buenorra).

Gracias.

Saludosssssssssssssss

babelain dijo...

Pues si, Milena, en eso estamos de acuerdo, la ilustradora es un lujo.

Lo de las secretarias es un tema un poco escabroso y el protagonista tiene su idea sobre el asunto. pero es un asunto secundario, sin importancia, para dar un poco de color.

Gracias.

Saludosssssssssssss

babelain dijo...

Solo en Aragón, no, Jose. Lo de "tontolaba" o "tontalaba" es patrimonio nacional.

La ilustración queda bautizada desde este mismo momento como "Molocotón Real con mazizorra"

Sebi, me alegra que te tenga en el bote el pobre y tonto protagonista; eso quiere decir que tienes buen corazón y te apiadas de los más "pringaos".

Si que interpreta bien los relatos Mavi con sus ilustraciones.

Gracias a los dos.

Saludosssssssssssssssss

babelain dijo...

Johnny, fíate tú de los tipos majetes. Cada uno tiene sus propias paranoias.

Gracias.

Saludosssssssssssssss

Publicar un comentario