No estamos seguros IV (El Río. El Tren)

|

No estamos seguros
IV
(El Río. El Tren)

Ocurrió lo inevitable. Ya no “somos”. Soy. Soy “solo” yo. Uno de los que antes éramos tres, si no recuerdo mal. Aunque a veces no se cuál de ellos. ¡Demasiado tiempo fusionados como para tener claro ahora eso de la “identidad”, o de la individualidad!

Voy en barco. Una pequeña travesía. Tengo un “encargo” al otro lado del río. Estoy blancuzco. Necesito un poco de color. Y también de calor. No es que me sienta desamparado o algo por el estilo. ¡Qué iluso el que pueda pensar algo parecido! En realidad, la palabra que lo expresaría mejor es... desgajado. Me siento desgajado. Soy un gajo solitario. Qué raro suena eso. Pero en fin, así son la cosas. Bueno, no es tan trágico. La vida sigue y estoy cruzando el río.

¿Mi nuevo aspecto? Pues... pelo revuelto, relativamente corto o relativamente largo, según para qué época. Gafas de sol. Jersey fino de cuello alto color burdeos. Pantalones a rallas blancas y negras, tipo Brian Jones, y botines de cuero con algo de tacón y puntas finas. Dispongo de una herramienta especial para cumplir mi cometido: una auténtica Vespa de 1964 con todo tipo de espejos y accesorios.

¿Qué cometido? Demasiadas preguntas en tan poco tiempo. Veamos, debo provocar pequeños accidentes de tráfico, nada serio, solo alterar el rumbo y ritmo de ciertas personas. Lo suficiente para enderezar el destino. Un destino que se había torcido en algún momento de sus vidas.

El problema era que, después de provocar ese pequeño accidente, y empezaran a cumplirse de pronto sus deseos y sentirse un poco más felices, se abandonaban un poco, se “reblandecían”, su voluntad perdía fuelle y corrían el riesgo de convertirse en personas confiadas. Craso error. La sartén hay que cogerla por el mango. No hay descanso. ¿Qué pensaban, que ya eran libres? ¿Qué ya eran felices para siempre? ¡Ingenuos! ¡Melífluos! ¡Inconscientes! ¡Si ellos supieran!

De todas formas, la pasión, el deseo y todas esas cosas, vuelven a presentarse cuando menos se lo esperan y… vuelta a empezar. Se desvían de nuevo, y ya se tienen que apañar por si solos. Para entonces, mi Vespa y yo estaremos lejos, en otro lugar, con otros ingenuos que han perdido el norte por un momento.

Llevo ya un tiempo en estos menesteres y empiezo a notar que me voy desvaneciendo. ¿Cómo explicarlo? Mi cuerpo, mi vestimenta, mis pensamientos, mis costumbres, mis... se van confundiendo con el paisaje. Cada vez soy menos”visible”, más etéreo, menos “consciente”, menos “sustancia”...

Un tren recorre la línea del horizonte de este a oeste. Yo voy desapareciendo en mi Vespa, paralelo al tren, pero en sentido contrario. Apenas siento el viento en mi cara. El paisaje que voy dejando atrás se va borrando según avanzo. Apenas distingo lo que tengo a unos metros delante de mis ojos...

8 comentarios:

Milena dijo...

O sea que el susodicho empieza desgajado y termina desenfocado y desenfocando... Muy onírico... y con un punto cinematográfico...
No estamos seguros... ni siquiera de si somos...

Ya sabes que soy fan total de Mavi... el dibujo, genial... pero echo de menos otro, el tío con su modelito en la vespa...

Pues te seguiré leyendo Bab, no pienso perderme tus relatos aunque me vaya borrando del mapa...

Buen domingo!



Rick dijo...

Totalmente de acuerdo con doña Milena: se empieza desgajando uno y nunca se sabe cómo va a acabar. Aunque nos quedamos con la duda de cómo ha ocurrido ese desgajamiento: ¿se fusionaron los tres en uno, se diluyeron los otros dos? Pero parece que ahora lo que tenemos es un mod con su cuello de cisne y su Vespa. O mod o hipster, vaya usted a saber.

Intrigado me quedo con esa gradual desaparición, o "espiritualización", o lo que fuere. El dibujo parece clarificador, pero nos sumerge en un mar de dudas. Aguardo expectante.

jose kortozirkuito dijo...

A VER SI ME ACLARO,QUE DESPUES DEL VIAJE A VER A MI MAMI Y SUS 93 VENGO UN POCO DESPISTADA .A MÍ ME PARECE QUE EL TIPO ESTE CON PINTA DE MOD,TIENE LA MISIÓN DE SACAR AL PERSONAL DE SU MONOTONÍA Y DARLES UNA SACUDIDITA PA QUE SE ESPAVILEN,PERO ¿PORQUÉ?QUE IDEAS ESTAS COCIENDO EN TU COCOLOCO?PUES NO TE DIGO NADA DE LA MISIÓN QUE LES QUEDA AL OTRO PAR DE GAJOS,A VER SI ESTA TRINIDÁD LAS VAN A LIAR PARDAS,BUENO QUEDAMOS ALA ESPERA DE TUS LOCURAS Y LA SANTISIMA TRINIDAD,¿ O SON UNO? ¿O SON TRES .....¡QUE CACAO¡ TU SIGUE ASÍ Y ACABAMOS CONOCIENDONOS PERSONALMENTE EN EL MISMO SIQUIATRICO Y CON LA MISMA LOCURA¡PUEDE SER MUY DIVERTDO¡ NASNOCHES
SEBI
Pues yo no se si es por el calor o es que me sestán desaciendo los sesos pero no me aclaro de nada, y eso que Sebi se empeña en explicarmelo. Me paso a los catalogos de ferreteria, que es mas facil, por ejemplo: cinta metrica de 3 m, 1.95 euros. ¡Así sí!
Un saludo
Jose
lo que yo te digo¡tos al manicomio¡bueno al jose no le pasa nada lo que le pasa es que es HOMBRE y el pobre tiene sus limites¡námas¡y chimpum¡
sebi¡la hembra inteligente de la pareja¡jua jua¡

babelain dijo...

Milena, una versión en cortometraje no estaría mal. Y hablando de ilustraciones de Mavi, espera a ver la próxima y última de la serie.
No te borres del mapa pero disfruta de las vacaciones.

Saludosssssss

babelain dijo...

Si Rick, Milena siempre da en el clavo. A veces da en otro clavo que hay al lado, pero... da en un clavo al fin y al cabo. Tiene ojo clínico. En el próximo y último capítulo llega la "conclusión", aunque no se si aclara algo o lo complica más jejeje. Ya veremos.

Gracias.

Saludossssssssssssss

babelain dijo...

Sebi, veo que no te despistas a pesar de tus viajes a ver a la madre de todas las madres con sus 93 añitos. Lo tienes más claro que yo, que sigo sin estar seguro de nada. Ya sabes, eso del hombre de la pareja y esas cosas jejeje.
Esto parece que no va de santísima ni de trinidad, el desgajamiento es un hecho, veremos en el último capítulo.

Jose, cuando escriba para catálogos de ferretería te pediré consejo. Ya verás como todo se aclara... o no. La vida misma.

Gracias.

Saludosssssssssssss

Ramón G. del Pomar dijo...

muchas gracias. me parece un comic, quiero decir que me hace verlo en viñetas

babelain dijo...

Hombre, Ramón, sigues por aquí. Gracias a ti. No se si te dije que todas las ilustraciones en el blog son de Mavi, el resto de elocubraciones (escritos, música, fotos...) si son mías. ¡Qué tiempos los de Rock Ola! pero cuando tú programabas los eventos yo ya me había ido de Madrid, creo. ¿No? Ya me aclararás.

Saludosssssssssss

Publicar un comentario