Uff

|

Uff

No tengo tiempo, no tengo tiempo/ dicen que la muerte está escondida en los relojes /  huyo de los relojes, huyo de la muerte sabiendo que más tarde o más temprano perderé la carrera/ no tengo tiempo ni para mirar atrás, ¿para qué?/  corro en silencio y el viento me despeja las ideas/ no se ni para qué pienso/ bueno, me resulta imposible no pensar/ mente en blanco, mente en blanco, mente en blanco me repito, pero es inútil/ y venga a rumiar frases y melodías repetitivas, obsesivamente/ tengo prisa, no tengo tiempo/ ¿pero, hacia donde huyo?/ quiero un infinito, un abismo o al menos un horizonte donde diluirme/algo entre la tierra o el mar y el cielo azul con nubecillas blancas.

            Uf, un respiro, me he caído y eso me da un respiro/ Me duele el cuerpo/ nada grave, nada que no se cure con un poco de reposo/ pero, ¿dónde estoy?/ parece un bosquecillo sin ninguna gracia especial/ se cuelan unos rayos de sol entre las ramas de unos raquíticos árboles/ parece que cerca está el mar/ se oye un rumorcillo de olas/ ¿o es el viento el que me engaña hábilmente?/ no se, pronto deberé seguir huyendo, en cuanto pase el dolor/ pero mientras pensaré en algún recuerdo agradable/ ¿fue mi infancia agradable?/ ¿la adolescencia?/ mejor no pensar en recuerdos, mirar hacia delante, hacer planes para no perder tiempo en la huida.

            De nuevo corriendo con el viento en la cara/ oigo ruidos detrás mía/ ¿me persiguen?/ espero que no, no soy paranoico/ al menos que yo sepa/ tengo las cosas claras/ huir y huir es la consigna/ no parar, no dar facilidades/ pero…¿aguantaré mucho tiempo huyendo?/  ¿me abandonarán las fuerza?/ no, no, no, por ahí no/ no pensar negativamente/ no hacerse preguntas, las preguntas exigen respuestas y no está la cosa como para buscar respuestas/ todo esto son pamplinas, excusas para distraerme de lo que importa/ lo que importa es que no tengo tiempo/ lo que se esconde en los relojes es implacable/ yo tengo que ser lo más implacable que pueda y con pamplinas no llegamos a ningún lado.

            Uf, otro respiro, he llegado al borde del mar/ no puedo seguir, si sigo, me ahogo/ no se nadar/ si me ahogo habré sido una presa fácil/ yo no soy ninguna presa fácil/ soy un tipo muy duro de roer/ me tumbo en la arena y veo pasar las gaviotas/ graznan y dan vueltas sobre mi cabeza/ ¿piensan que soy un ahogado que el mar a escupido a la playa?/ pues van listas/ como alguna se acerque lo suficiente la agarro del gaznate y se lo retuerzo/ pero…el mar no puede detenerme/ lo bordearé aunque tenga que andar por la arena hasta que me sangren los pies/ ¿Quién se ha creído el mar que soy yo? ¿un pringao? ¿un debilucho de mierda que se rinde por unas cuantas olas con un poco de espuma?/ pues va listo/ ¡¡¡en marcha!!!... uf…hace calor, menos mal que me he traído el sombrero…


 (Pronto el Uff II y último)

7 comentarios:

babelain dijo...

Gráfico de Mavi, claro está. En un par de días publico el Uff 2ª Parte y última.
Saludosssssssssssssss

Napi dijo...

¡¡¡Ufff!!! ¡Qué agobio!
El personaje parece presa de un ataque de ansiedad, y todo por ese estilo que has utilizado, pensamientos de corrido y sin punto y aparte que hacen casi perder la respiración, si se sigue el ritmo del relato.
Eso en cuanto a la forma,, porque del fondo ¿qué voy a decir? Si lo dice todo el pavo este que corre (que al final va a parecerse a J.P. Belmondo, venga a correr en toda peli que salía) y qué razón tienes Bab, no tenemos tiempo y lo que se parapeta en el reloj no es tiempo (quizá tenga más que ver con el "tempo" de la canción que, según los Zepp, "sigue siendo la misma" acá y allá.
En fin, que gracias por otro momento agradable, Bab. Y muy linda la ilustración, Mavi, cada vez te pones el listón más alto, chica, gracias también por ese arte.

Ficus dijo...

Mr. Uff, debe usted tomarse la vida con algo mas de calma. Aunque si su decisión es la de huir permanentemente, pues tan respetable como cualquier otra.
Veremos que depara esa segunda parte, porque caminar por la arena puede hacerse durísimo, y se trata de bordear un mar entero.

Buen relato bab. Escrito con un estilo casi claustrofóbico y que roza el agobio.
La ilustración de Mavi, impactante (y como siempre absolutamente explícita con el relato).

Un abrazote.

Milena - en danza dijo...

Me acuerdo del conejito de Alicia en el país de las maravillas mirando su reloj y diciendo... llego tarde, llego tarde...

Es que cogerle el ritmo al tiempo tiene su asunto... aunque llegado el punto al mar... no sabe nadar? esa es la cuestión?

Deseando que llegue la segunda parte.

Me encantan las ilustraciones de Mavi.

Johnny dijo...

Uff, qué estresante, querido Bab, eso me falta a mí que a veces pillo aceleraciones exageradas. Pero conste, me ha gustado mucho la narración, como siempre. Abrazossssss.

Paco dijo...

Me recuerda a eso que cantaba el boss (echa un vistazo al nimio tributo en mi blog): "...'cos tramps like us, baby we were born to run..."
Agobio, tiempo, estrés, prisas, descanso para ver y oir a las gaviotas graznar, tiempo perdido? Uff...
Con esa determinación, el mar le parecerá un charco.
Genial, Bab, esperamos la continuación.
Abrazo gigante.

babelain dijo...

Creo que era Cronenberg el que decía que tenía que esperar al estreno de sus películas para que los críticos le dijeran de que iban. Supongo que lo diría con mucha ironía, claro.

En mi caso (humildemente hablando, claro está) es completamente distinto. Me explico:

Cuando escribo, me enfrento a un papel en blanco, con la mente casi en blanco también (?) sin una idea preconcebida, o en todo caso, con una idea inicial pero sin saber lo que quiero decir no por donde va a tirar la cosa. Algo parecido a la escritura automática, pero "modulando" y acomodando las frases para que tengan un sentido. Lo dejo que fluya por donde pueda. Salga el sol por Antequera. No busco ni conclusiones, ni moralejas ni dar lecciones de nada (lo que faltana jejeje)

Todo esto viene a cuento para deciros que vuestros comentarios me descubren siembre cosas que ni yo mismo sabía que estaban ahí. Por eso os lo agradezco a todos y todas:

Napi, Ficus, Milena, Johnny, Paco... y los habituales que os pasáis por aquí de visita,
Gracias.

Saludosssssssssssss

Mañana, el II (pero no esperéis desenlace eh? ni moraleja ni... jejeje)

Publicar un comentario