Se abre una grieta

|

Veinticinco de febrero

Se abre una grieta

Se abre una grieta en el verde
en la frontera de la madrugada
por donde se cuelan algunos muertos
que aún transpiran y agitan sus maracas

Caminan obstinados, pero sin rumbo
alcanzan la meseta con esfuerzo
El sudor frio le resbala hueso abajo
pero algunos silban ufanos
Otros se encogen de hombros
mirando alrededor, buscando calor
y solo encuentran pájaros que ríen
en árboles frondosos y muy circunspectos

Sopla una racha de viento fuerte
El aire se llena de plumas de pájaros
y del milagroso silencio de algunas amazonas
que cabalgan con pericia a ras de tierra
en rayos domesticados y cometas indómitos

Al cesar el viento, reptiles ociosos
se unen a tapires y zarigüeyas
aplaudiendo embobados la puesta en escena
Mientras un tímido sol naciente
se apunta al espectáculo
dándole un aire de aquelarre
a este instante irrepetible
y a la vez, tan entrañable


6 comentarios:

Javier de Gregorio dijo...

No recuerdo quien decía que el adjetivo, sostén de la buena prosa, es el corruptor de la poesía. "Árboles circunspectos y rayos domesticados", magníficos, ayudan a crear ambigüedades y otorgan al poema un atractivo desequilibrio. Enhorabuena.
Saludos,
JdG

Juanjo Mestre dijo...

El viento me trae en el momento más adecuado este poema tan auténtico. Casi me ha servido para cerrar la grieta que hoy tenía. Abrazossssss!!!

babelain dijo...

Javier, el corruptor de la poesía soy yo, no el adjetivo. ¡Qué presuntuoso soy! Bueno, en serio, se agradece el comentario.
Gracias.

Saludosssssssss

babelain dijo...

Gracias, Juanjo. Por las grietas entra y sale lo que no está escrito. Y si el poema casi sirve para algo, miel sobre hojuelas.

Saludossssssssss

Rick dijo...

El asunto del adjetivo es una verdad a medias, porque al final todo depende de con qué originalidad y acierto se usa, creo yo. De todos modos, y como el objetivo es siempre crear una imagen, además de aciertos como los que dice Javier hay algunas líneas muy brillantes: eso de los muertos que se cuelan en la frontera de la madrugada, transpiran y agitan sus maracas es muy cinematográfico, muy visual.

babelain dijo...

Gracias, Rick. Vienen muy bien estos comentarios. Así me entero un poco de lo que escribo. Y no es coña. Uno escribe casi en modo automático, aunque luego se retoque un pelín el resultado. No soy yo mucho de analizar. Y claro, luego pasa lo que pasa.

Saludossssssss

Publicar un comentario