Trampas

|


Diecinueve de octubre


Trampas

Nieva en el sueño
y después, el tiempo
con vocación de puente
me tiende una trampa

La sangre, antes húmeda
ahora hierve

Viento en el sueño
y después, la ausencia
con su voz sigilosa
me tiende una trampa

El jadeo parpadeante
se expresa con eco

Niebla en el sueño
y después, el deseo
con sus engañosas alas
me tiende una trampa

Las palabras se licúan
y el vértigo se vuelve nítido

6 comentarios:

Javier de Gregorio dijo...

No veo trampas en el poema. Le sacas a las palabras muchos significados, todos ellos ricos en imágenes. El conjunto se mueve como una marea.
Saludos,
JdG

Rick dijo...

Sí, hay además un equilibrio muy conseguido entre la expresión y las imágenes que evoca. Eso de que "las palabras se licúan y el vértigo se vuelve nítido" es una sensación perfectamente comprensible y sospecho que nos ha pasado a todos alguna vez, tanto en sueños como en la realidad.

jose kortozirkuito dijo...

Bab,tu poema me suguiere un ritmo de ola que va ,que viene y te mece en un ritmo de sensaciones que estan muy dentro,tiene musica,es precioso.Te paso al Jose que destroce el tono poetico que me inunda hoy¡¡juajua¡¡
buenas noches
marisebipoetapuntocom.

Pues lo ha leido Sebi y cuado ha acabado le he dicho que lo volviera a leer, que a la primera no lo pillaba, si que tienen música las palabras y como la música, te llega o no te llega, pero ya te lo he dicho mas veces, no te deja indiferente como la música de ascensor.
Por cierto, lo ha leido con esta música de fondo, que le va de coña, bájatelo, aunque a la primera frunzas el ceño:
http://folkyourself.blogspot.com/2018/11/left-blanks-compil-folk-61-special.html

Zaludozzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz
Jose

babelain dijo...

Javier, es que nací y viví hasta los 18 rodeado de mar por todas partes menos por una (El Puente del Cristo. Copio y pego: "Cuando se levantaba el puente levadizo, situado sobre el foso, la ciudad quedaba aislada del resto del continente africano. Actualmente sobre el foso se sitúan dos puentes, uno en la embocadura norte del foso («el puente del Cristo») y otro en la embocadura sur («puente nuevo o de la Virgen de África»). De ahí vendrá eso de las mareas. digo yo.
Se agradece el comentario.

Saludosssssssssss

babelain dijo...

Rick, seguro que nos ha pasado a muchos tener este tipo de sensaciones. Hemos vivido una época que se las trae, en muchos aspectos. Y lo del equilibrio será por pura casualidad, o que he estudiado para funambulista en mis sueños. Será esto último, supongo.
Gracias.

Saludossssssssss

babelain dijo...

Marisebipoetapuntocom.:
Entre olas y mareas anda la cosa por lo visto. Ya se lo comenté a Javier arriba. Se agradece el comentario. Voy con Jose.

Jose, mientras escribo los comentarios estoy oyendo la reco de Folk franchute. Ya sabes que mi "abanico de gustos" (toma ya) es muy amplio. Y lo estoy disfrutando. Y a Mavi, que está pintamdo una pared detrás de mí, también me ha comentado que le gustan esas voces.
Y mis poemas deben ganar mucho al leerlos Sebi. Ya ganan los relatos que lee en la radio. Así que me alegra que te los haga digerir un poco. Puede que si se los oigo a ella también los comprenda yo jeje.

Gracias a los dos.

Saludosssssss

Publicar un comentario