Esther. Instrumental

|



4º Instrumental “seleccionado” para el Gran Reserva de Instrumentales.

Os cuento un poco la historia (aunque esto ya está publicado en el 2011, ahora lo recupero con motivo de la selección del instrumental para el Gran Reserva):

Hace unos años, por motivos que no vienen al caso, visitamos un Centro Médico. Allí conocimos a una serie de personas con problemas físicos y psíquicos verdaderamente graves. Algunos lo llevaban con una dignidad y una aceptación fuera de lo común. Entre ellas, había una joven en silla de ruedas con una enfermedad degenerativa. Es la que me inspiró el relato y el vídeo que siguen a continuación.

Las imágenes del vídeo, tomadas en el patio del Centro, junto con las del principio y final, tomadas en un paseo campestre, se las envié a mi amigo Napi y después de un intercambio muy jugoso de e-mails, se puso manos a la obra para la edición del mismo. Le envié también un instrumental compuesto y grabado para la ocasión.

La foto de cabecera está tomada en un pasillo del centro, con muy poca luz, con disimulo; le puse algún efecto y luego está repintada convenientemente por Mavi, entre otras cosas para cambiar la cara y que no se pueda reconocer.
Veremos que os parece el conjunto: foto/dibujo, relato, video y música.

ESTHER
Era la hora de la comida, el comedor estaba hasta los topes de pacientes en silla de ruedas. Algunos podían apañarse solos para comer, con mucho esfuerzo y artimañas variadas; otros dependían de un ayudante. La cuidadora que le daba de comer a Esther tenía que haber dicho algo muy gracioso porque Esther se partía de risa. Una risa incontenible y casi silenciosa.

Salí al pasillo y me senté en un sillón. Al terminar de comer, Esther salió también y al pasar delante de mí en su silla de ruedas, me saludó con una sonrisa que nunca antes había visto. Una sonrisa dulce que venía desde un lugar muy hondo, trágico y misterioso. Luego se paró a mirar por la ventana del patio, las golondrinas iban y venían en el aire y la expresión de su rostro cambió a una especie de seriedad sin expresión o quizá con una expresión desprovista de máscaras, limpia, perdida en un universo que solo ella conoce. Yo la miraba con disimulo para no entorpecer su aislamiento y su pureza.

Salí al patio por una puerta lateral, una brisa muy suave mecía las ramas de los arbolitos y solo se oían los pájaros y el agua de la fuente. En el cielo no había ni una nube. No quise hacerme ninguna pregunta. ¿Para qué?




https://mega.nz/#!It8BASLZ!Zme5mgPijeRkb7g-gcZrdSvN8DN9IG0kU08mmka9XOw

8 comentarios:

Milena dijo...

Impresionante.
Conjuntazo... Magnífico post, Bab y asociados

Me he puesto en situación con tu texto y he disfrutado mucho con la música y las imágenes... casi como si fuese Esther... Me ha encantado especialmente la toma de los nidos de golondrinas, y esa fuente. La música, magnífica.

Estupendo el trabajo de Napi... que por cierto, hace mucho que no se le ve pelo...
Y ya veo que hasta Mavi ha participado con su elegante pincel.

Enhorabuena a todos
Y salud !!!

Rick dijo...

Este tipo de historias me desarman. Ya suelo sentirme "debilitado", por decirlo así,cuando se trata de ficción, así que imagínate cuando es real. Y una de las consecuencias es que me quedo sin palabras, así que mejor me callo. La cara que ha dejado Mavi, aunque sea una especie de abstracción, hace justicia a la historia.

La música casi fluye, como las fuentecillas del vídeo. Dejando aparte esos contrapuntos brillantes de la percusión, las cuerdas me han recordado al Raunchy de Bill Justis, supongo que por alguna escala en concreto, no sé.

En fin, que estos ataques de realidad me pueden.



Johnny JotaJota dijo...

Qué gran post y qué gran instrumental. Precisamente enlaza mucho hoy que te leo con la nueva peli de Paolo Virzi que vi ayer en el cine. Abrazos.

jose kortozirkuito dijo...

Hola Bab:
Pues el reservinstrumental va a quedar de lo mas ecléctico, buen tema,muy setenero con este gua gua que tanto furor hizo en aquelos tiempos.
El relato de lo mas humano y comprensible, no como esas otras cosas que escribes que nos hacen devanar los sesos buscando una explicación mas o menos lógica, con la que nunca atinamos.
La fotoportada a pesar de parecer una máscara tiene su punto de ternura.
El video, bueno, vamos a dejarlo como una abstracción vuestra
Nada mas, que me voy a la cama que tengo sueño.
Zaludozzzzzzzzzzzzzzzzz
Jose

babelain dijo...

Milena, a Mavi se le ve poco el pelo porque se lo ha cortado bastante. Bueno, y también porque está liada con sus cosas y es difícil pillarla. Esta colaboración es antigua.

Con Napi tengo contactos esporádicos por email. Lo voy a reclutar para los instrumentales, si se deja.

Gracias por tu comentario, siempre tan cálido.

Saludossssssssss

babelain dijo...

Pues si, Rick, a mí también me desarman. Y esta me tocó (y me toca) muy cerca, y ya no por Esther. Con lo que has comentado sobra, aunque digas que te quedas sin palabras.

He vuelto a oír el Raunchy de Bill Justis, y es cierto que hay algo en la guitarra que marca el paso que recuerda a este instrumental. O al revés, claro, jeje.

Gracias.

Saludossssssssssssss

babelain dijo...

Johnny, a la peli de Paolo Virzi le tengo echado el ojo. Veremos cuando puedo verla. Y ahora que comentas eso, más todavía.

Gracias.

Saludosssssssssss

babelain dijo...

Bueno, Jose, menos mal que no te hemos comido mucho el coco esta vez. Apruebas el instrumental, la portada y el relato (uff, menos mal). Aunque el vídeo ese... es que nosotros nos "abstraemos" mucho jeje. Pero no te ralles, solo eran unas tomas de unos borregos que nos encontramos paseando por los carriles y tomas del patio de la residencia, que es lo que veía Esther mirando por la ventana.

Gracias.

Saludosssssssssssss

Publicar un comentario