Babelain. Gran Reserva II

|

Aquí tenemos el Gran Reserva II. Las canciones se pueden oír en las entradas anteriores. Podéis descargar el disco entero con sus portadas en el link que figura al final del post.

De nuevo presenta Rick, del blog http://eltugurioderick.blogspot.com.es/ 

Es un verdadero lujo para mí poder contar con su colaboración en esta tarea. Os dejo con él:

Babelain: Gran Reserva II


Babelain, como ya saben todos los que frecuentan este blog, es entre otras cosas un músico que ha reunido un considerable número de canciones compuestas a lo largo de varios años. La mayoría de ellas nos las ha ido ofreciendo gratis, por la cara, a todos los que pasamos por aquí, con un sonido y una categoría artística de verdadero profesional, aunque no haya querido serlo. Y como también saben los asiduos, hace poco decidió crear una selección con aquellas de las que más orgulloso está; esa selección, con el tono de coña que viene al caso, se titula “Gran Reserva” y quedará compuesta por tres volúmenes. El primero se publicó no hace mucho; por si se le ha escapado a algún transeúnte ocasional, puede encontrarlo aquí:


Hoy nos presenta el segundo volumen de la “saga”, que como es lógico se titula “Gran Reserva II” y que, como todas sus grabaciones, viene envuelto en una de esas portadas tan profesionales como la música que anuncian: el diseño gráfico es otra de las maestrías de Bab (ayudado a veces por Mavi), aunque -como en lo demás- él dice que no es para tanto. Al igual que en la primera parte, la “estructura formal”, por decirlo así, se organiza en cara A y B, como la de un disco de vinilo; a continuación se desgrana la procedencia de cada una de las canciones, es decir, en qué grabación anterior estaba incluida. El nivel es igual de alto que en la primera parte: si ya en origen la mayoría de sus canciones son realmente atractivas -diga él lo que quiera-, con más razón aún si lo que tenemos delante es una selección hecha por el propio Bab, que es muy autoexigente y no acaba de creerse lo que le decimos sus fans. Pero seguro que tanto los recién llegados que no conozcan estas canciones como los que ya las han disfrutado antes, estarán de acuerdo conmigo.

Seis y media de la madrugada” Bab comienza la selección con una pieza que es casi una declaración de principios; su gusto por las melodías de tono brasileiro, entre samba y bossa, queda perfectamente simbolizado aquí. Es un rasgo muy notable de su carácter, ya que esa onda, más o menos diluida, se percibe con frecuencia en sus canciones. Por eso resulta engañosa la teórica simpleza que aparenta: para conseguir ese sonido hay que tener escuela y entender muy bien los ritmos y el juego entre percusiones y cuerdas. Y aquí, hasta la letra va a juego.

Quiero ir a New York” Aquí, efectivamente, nos vamos a Estados Unidos; aunque no necesariamente a NY, ya que ese tono general de “laid back” que dicen los yanquis podría recordarnos a músicos tan distintos como los muy urbanos pero folkies Lovin’ Spoonful o el omnipresente J.J. Cale. Creo que esta canción es una mezcla de esos dos estilos y otros cuantos, y que el dominio de las cuerdas es una vez más la gran baza de Bab. La letra es tan derrotista como irónica, y su dejadez le va muy bien a este sonido. El final, atómico, claro.

La caja de Pandora” Impresiona un poco esa especie de recitado en el que se nombra a gran parte de la jet-set mitológica; y parece como si esa trascendencia afectase a la canción, que sin embargo suena muy humilde, muy “humana”, recordando a las agrupaciones acústicas tradicionales como los españoles Cánovas y compañía o incluso Simon & Garfunkel. El fondo melódico, con esa voz doblada, casi nos recuerda a un cántico religioso… o volvemos a lo de antes: ¿será por lo tremebundo de los nombres que se citan? Muy original, en cualquier caso.

So what” Tal vez porque su letra es un homenaje a un buen puñado de monstruos sagrados del rock, el pop e incluso a Miles Davis, aquí Bab se nos pone “de pajarita” y crea una especie de blues rock con ese sonido casi al estilo Nashville que tan bien se le da. Ya sé que soy un pesado, que lo repito con frecuencia, pero insisto: en muchas piezas suyas demuestra haber interiorizado perfectamente el feeling de J.J. Cale, y eso no es ninguna coña. Ese estilo tan suyo, tan “aéreo”, digamos, lo domina perfectamente.


Ya no hay remedio” Y solo con la entrada de esta canción ya tenemos una escala para recordar, de esas que se quedan en la cabeza de inmediato. Las cuerdas, una vez más, magníficas; pero lo más interesante es ese tono funky que van marcando el bajo y la batería casi como sin querer, y que hace juego con las líneas vocales prácticamente recitadas que dan el contrapunto de un estribillo inesperado. A mí me parece una de las piezas más originales de esta colección, una pieza realmente curiosa.

Otoño” El título no engaña: de vez en cuando Bab nos “inquieta” con canciones de este tipo, que además de la letra decadente, casi al estilo del romanticismo europeo, lleva un ritmo a juego, oscuro pero señorial, con esos teclados matizando un conjunto que podría recordar a las bandas de rock progresivo melódico de principios de los años 70. Las canciones como esta muestran sabores distintos a cada escucha, y por supuesto queda muy indicada para cerrar la cara A con toda su elegancia.

Esos ojos” otro acierto para abrir la cara B: una contraposición entre el ritmo de pieza clásica, ese clarinete con lejanos vapores de dixie, de Nueva Orleans, y una sección de cuerdas que da un contrapunto muy marcado, muy actual, porque no es corriente escuchar una guitarra con ese tipo de sonido en una composición como esta. Tal vez cuando se habla de “fusión” nos olvidamos de que no necesariamente ha de buscarse en los ritmos o en los estilos, sino también en la función que cumple cada instrumento, y esta pieza es una buena prueba.
En un suspiro” La letra, de estilo surrealista, va perfectamente envuelta en una estructura musical ensoñadora, como no podía ser menos. Y por esa misma razón es muy difícil definirla; al principio puede parecer que hay influjos psicodélicos, especialmente en los arreglos, pero lo que tenemos es un trabajo muy afinado, con una melancolía casi orquestal en algunos momentos, que nos transporta y nos hace olvidar la supuesta necesidad de definir estilos: da igual lo que sea esto, porque suena muy bien. Tal vez por eso, por ser de género libre.

Testamento” Esa entrada con guitarras cantarinas apoyadas en una base rítmica cuya escala recuerda a “Misión Imposible”, ya arrebata. Pero solo es el principio: llega luego la voz doblada, hay una guitarra que se encrespa con un sonido ronco; luego los coros casi a capella, hasta que la guitarra recupera su jerarquía y comenzamos otra vez. Ah, y esa armónica dirigiendo el final de la canción, que con toda lógica pasa de cuatro minutos porque hay mucho que escuchar ahí. La letra es otra coña clásica de Bab, pero la música es de lo mejor que le he escuchado.

El blues del peluquín” Sí, es un blues; pero al estilo Bab, con un juego de sonidos en las guitarras que se complementan. Esa variedad en las cuerdas es uno de sus rasgos distintivos, y hay que reconocer que domina un buen lote de recursos. El blues, cualquier blues, es simple: las mismas escalas, la misma cadencia; solo el envoltorio instrumental y los arreglos hacen a unos blues distintos a otros, y este suena muy fresco. ¿La letra? También al estilo Bab, otra de sus coñas humorísticas, claramente enfrentada a las clásicas tragedias bluseras.

Ella” Tenemos aquí una entonación muy española, al estilo Coppini, que Bab usa a veces, para contarnos las “penurias existenciales” que sufre por culpa de una novia bastante particular. Hay dos tipos de guitarras: las rítmicas puras, haciendo las bases, y las que suenan con esos pedales tan característicos. Me gusta ese juego de voces en las últimas estrofas, esta vez muy personal, envuelto de nuevo en un sonido de guitarras cuyos ecos me recuerdan a Randy California, a Steve Hillage… a los enamorados del sonido leslie, aunque no sea leslie. No sé si me explico…

Infierno de polvo y grillos” Una magnífica despedida que podría recordar a las bandas yanquis de rock ácido, pero más por el “aura” que por el sonido en sí. Hay un vago tono de devastación, muy de aquel estilo, a medio camino entre Texas y California, que mantenía la Quicksilver y que remata esa armónica “vaquera”. El punteo es magnífico, a juego con la voz, que lleva un ligero tratamiento “oscuro”; creo que este tipo de melodías imprime carácter, y vuelvo al principio: con una despedida así no es de extrañar que ya estemos esperando la vuelta…


Portadas.- Babelain

Nuevo Link :

11 comentarios:

Rick dijo...

No sé si habremos asustado a la concurrencia con tanto rollo, pero en fin: me reafirmo. Es una selección realmente buena, entre otras cosas porque hay material suficiente para elegir. Y ojalá hubiese una media nacional a esta altura entre los músicos profesionales, porque hoy en día se escucha cada cosa que dan ganas de llorar. Así que enhorabuena.

jose kortozirkuito dijo...

Hola King:
Pues nada, solo congratuleishons por este vol. 2 de ya "viejas conocidas" y tambien a Rick por el "rollo", sabes rodearte de buenos amigos.
Dice Sebi que a ver si escribes algo.
Saludos
Jose

antonilópez dijo...

Hola:
Pues siempre es mejor tenerlo todo agrupado en este Gran Reserva II. Las portadas te han quedado preciosas.
Me lo descargo y lo iré escuchando.
Gracias por tu regalo.

Saludotes.
Antoni.

antonilópez dijo...

Y felicitaciones a Rick por su colaboración.

babelain dijo...

Rick, nada de asustar ni nada de rollo. Tu presentación es un lujo. He presumido con familiares y amigos "analógicos". Les ha parecido muy bueno ese resumen canción a canción. Y esto de los comentarios es un misterio. En el blog, la media de visitas está en unas sesenta o setenta por post. Ha habido casos en los que han llegado a ciento cicuenta visitas, con quince comentarios. No me quejo; para ser un blog que se nutre de material propio y además nada profesional, no está nada mal. Con los cuatro gatos (aristogatos, en el buen sentido, claro) que comentáis habitualmente me doy con un canto en los dientes y os lo agradezco de corazón.

Gracias.
Saludossssssssss

babelain dijo...

Claro, Jose, la clave está en eso, rodearse de buenos amigos como vosotros. Ya mismo firmamos el contrato y cambio mi nombre "artístico". Dile a Sebi que el próximo post va de relatillo escatológico, con safari incluido.

Gracias.

babelain dijo...

Gracias, Antoni. Búscate un ratillo para oírlas, aunque sea en un pendrive pal coche.

Me divierte hacer portadas y a la fuerza ahorcan. Me las tengo que inventar ya que Mavi está liada con otros asuntos y no tiene mucho tiempo para estas cosas. Y lo de de Rick, más quisieran algunos poder contar con una presentación asi.

Saludossssssssssssss

Johnny JotaJota dijo...

Una excelente presentación de Rick. Otra gran reserva, más grandeza. Abrazosssss.

babelain dijo...

Johnny, i es que con una presentación así, parece que el disco es hasta bueno jejeje. Este Rick es un monstruo.

Gracias.

Saludossssssssssssss

Anónimo dijo...

Ahora empiezas a darte cuenta de lo buena que es tu música. Te has de valorar mucho más y que no seamos nosotros los que te lo digamos.
Muy buen disco y Rick está a la altura de estas buenas canciones.
Muchas gracias bab.
knos5

babelain dijo...

Hombre Knos, yo soy el padre de la criatura, no voy a ir por ahí diciendo lo buena que es mi música, no sería muy objetivo. Pero si vosotros lo decís, eso va a misa, jejeje.

Se agradece el comentario, anima mucho.

Y ya ves que el fichaje de Rick como presentador es un gran acierto. Lo estoy explotando; él cree que solo son tres "Gran Reserva", pero al final han salido cuatro. esperemos que acepte a presentar los dos que quedan.

Saludosssssssssss

Publicar un comentario