De qué y de cuándo

|

(Una pausa musical para un microrelato y un safari fotográfico)

De qué y de cuándo


“Llegó al borde y saltó. Una vez en el aire dudó, pero ya era tarde. En un último gesto desesperado estiró el brazo y agarró a “el otro”. El que siempre estaba a su lado, aunque casi siempre se sintieran solos. El otro no se lo esperaba, no estaba preparado pero, como era un gran atleta, le dio tiempo a reaccionar y agarrar a “la otra” por una pierna. Esa que siempre se reía de todo. Sobre todo de esos dos primeros ingenuos solitarios.

Ahora ya eran tres. Un número suficiente para volar, bien ensamblados unos con otros. Por eso, una vez enfrentados al vacío, desplegaron sus alas. Me refiero a sus alas imaginarias ¿cuáles iban a ser?

Iniciaron una burda imitación del vuelo de un buitre leonado que volaba cerca de allí con cara de pocos amigos. Imposible. ¿De qué y de cuándo iban a conseguir semejante majestuosidad?. Habría que imaginar rápidamente otra cosa más creíble, ya que seguían cayendo en picado.”

Tres moscas chapoteando pringosas en el plato del aceite de oliva. Casi las aplasto con la tostada. Las recogí con la cucharilla del té y las arrojé a la basura. Otra vez viento de poniente. Del que me da dolor de cabeza. Joder.


---
Y para completar: 
Instantáneas Clandestinas





















Fin.

8 comentarios:

Johnny JotaJota dijo...

No imaginaba que la cosa podía derivar en las moscas. Excelentos fotos marca de la casa. Abrazossss.

antonilópez dijo...

Bonito relato. Me imaginaba mientras leía, a tres maniquís de cartón piedra cayendo al vacío desde una planta de unos grandes almacenes. Una especie de suicidio colectivo llevado a cabo para conseguir la libertad.
Cuando he llegado al final y he leido lo de las mosacas me he quedado un poco confundido.
Buenas instantáneas, como siempre.

Un saludote.

Rick dijo...

Muy surrealista, en tu línea; que al final resulten ser tres moscas es un buen salto dimensional, ayudado por el cambio de sujeto.

Las fotos también en tu línea de escorzo mítico, aunque te ha quedado muy de coña la "vicetiple" o lo que sea en la paellera. No sé por qué me ha recordado a Rita Barberá (¡glub!).

babelain dijo...

Pues si, Johnny, a veces las cosas derivan a su bola. En cuanto a las fotos, no se si reconoces algunos lugares, hay algunas tomadas en Valencia.

Gracias.

Saludossssssssssssss

babelain dijo...

De eso se trataba, Antoni, de crear un poco de confusión. Las cosas empiezan de una forma y no se sabe como acabarán. Así que ha funcionado jeje. Aquí ando oyendo a unas mendas llamadas Jan & Lorraine ¿te suenans? Me las voy a llevar pal coche después.

Gracias.

Saludossssssss

babelain dijo...

Ya ves, Rick, que sigo en mi linea; no me salgo de ella ni borracho.

Algunas de esa fotos están echas en Valencia, y esa que comentas de la paellera era un grafiti dibujado en el lateral de un edificio de allí; así que no andas muy descaminado.

Gracias.

Saludosssssssssss

babelain dijo...

Lo de "echas" es una errata, se escaqueó la "h" (no estaba borracho). Debe ser el susto al haber nombrado a la Rita esa.

jose kortozirkuito dijo...

¡¡¡joder con el finál¡¡menudo suspense tená yo metido en el cuerpo,pensando...¡la torta que se van a dar vá a ser mayuscula,seguro que se han zampao un peyote los muy colgaos o un colgao y sus otros yos,eres un genio el ingenio¿que fumas?...bueno creo que tu te caiste en la marmita de las silocibes.Buen relato y las fotos de concurso
marisebi,la aparecida.

Al final el relato acaba bien, ya me imagino el esparrame si en vez de moscas se caen en el plato los tres buitres leonados.
Por cierto eso de las moscas será un guiño al colecciono moscas de Golpes Bajos, y los maniquises de Antoni a la fiesta de los maniquises.
Las afotos brutales como siempre, veo que tambien hay fauna fuera de tu reserva.
A ver si quedamos un día y nos montamos un safari.
Saludos
Jose

Publicar un comentario