Marcel y Tristán

|

Marcel y Tristán son dos viejos amigos que se encuentran en plena calle después de algunos años sin verse y deciden charlar un rato sentados en un parque a media tarde. Aquí solo se refleja, y de manera muy burda, el final de esa conversación


Marcel.- Pero… ¿quién es el guionista?????

Tristán.- No se yo si hay guionista

Marcel.- Ya, puede que haya guionista o puede que no, pero…hay un guión, de eso estoy seguro. Y el guión me tiene maniatado.

Tristán.- Pues sáltate el guión si no te gusta.

Marcel.- Pero… si me lo salto…seguro que ese salto estaba previsto en el puto guión.

Tristán.- Puede ¿y?

Marcel.- ¿Cómo que Y? Pues que…

Tristán.- Mira, yo no me complico, me levanto por la mañana y hago lo que tengo que hacer.

Marcel.- Claro, qué fácil. Yo, a veces, me levanto por la noche y no sé si poner una bomba o escribir un poema. ¿Quién elige? ¿Qué elegir?

Tristán.- Yo primero pondría la bomba y una vez relajado, cuando se disipe el estruendo y el polvo, escribiría el poema. Es un decir. Ni me gustan las bombas ni se escribir poemas. En realidad es una cuestión de prioridades.

Marcel.- ¡¡¡Y qué sé yo cuales son mis prioridades a estas alturas del melodrama!!!

Tristán.- Tampoco sé yo cuales son las mías, pero disimulo y hago como que me las sé de memoria. Cuestión de actitud.

Marcel.- Cuestión de leches.

Tristán.- Cuestión de no cuestionarse mucho. Cuestión de tirar “palante”. ..

Marcel.-Ya…

(Se despiden y Marcel se marcha calle abajo cantando a voz en grito “Soy mineroooooo”, intentado convertirse, de una vez por todas, en el dueño de sus actos a partir de ahora.)

Tristán tira en una papelera la cajetilla de tabaco a medias y jura y perjura que no va a fumar más. A continuación llama a su novia y rompe con ella porque así lo ha decidido de pronto. Entra en un bar y se emborracha a golpe de martinis. Sale a la calle y compra otra cajetilla de tabaco, se fuma cinco cigarrillos seguidos y llama de nuevo a su novia para proponerle una cena romántica. La novia, como es normal, lo manda a hacer gárgaras, pero él, con una actitud encomiable, entra en otro bar y se pone tibio de coñá. En un último intento de cambiar el guión establecido, entabla amistad con una prostituta gallega que estaba de vacaciones en el pueblo y acaban llorando los dos a moco tendido después de contarse sus penas. Las últimas palabras de Vanessa -así se llamaba la prostituta, que era muy simpática-, antes de desvanecerse sobre la barra del bar, fueron: “aunque no lo creas, soy virgen a mi manera”. Tristán salió del bar tambaleándose y se dirigió a su apartamento al otro lado del pueblo. Era noche cerrada y solo se cruzó en su camino con algún que otro gato pardo.)



9 comentarios:

babelain dijo...

La foto es de otra sesión del Rastrillo de los domingos. Habrá que sacarle jugo al asunto.
Cualquier parecido (de los retratados) con la realidad, es purita coincidencia.
¡Qué culpa tendrán ellos de mis desvaríos!

Saludossssssssssss

Rick dijo...

Te ha salido un diálogo medio destroyer, pero que por alguna razón me recuerda los momentos más lúcidos de "La Codorniz", cuando Tono o Miura estaban en forma. No sé por qué, pero este tipo de sin sentidos siempre me ha encantado.

El detalle de ponerse a cantar "Soy minero", genial.

Milena dijo...

Qué buen diálogo y qué fantástico remate, el pedo Vanessa-Tristán…
Mi mente al ver los nombres… los ha relacionado ipso-facto con Marcel Proust y Tristan Tzara… yo le he dicho (a mi mente) que no tiene nada que ver, que no me veo a Proust diciendo "Cuestión de leches", ni cantando Soy Mineroooo a gritos, y menos charlando con Tzara… pero ya se sabe como son las mentes… van a su bola… ni guión ni leches…

Feliz noche Bab, saluditos

Johnny JJ dijo...

Vaya caña de diálogo, buenísimo. Soy minerooo.

babelain dijo...

Pues mira que bien, Rick, nunca habría imaginado que alguien relacionara algo de lo que escribo con Tono. Siempre me gustaron sus chistes gráficos, tan directos, macabros, cachondos, diferentes y con esas perspectivas imposibles.

Gracias, Rick.

Saludossssssssssssssssss

babelain dijo...

Milena, has acertado en los nombre al 50%. Tristán es un guiño a Tristan Tzara, por algo este blog se llama Toto-Vaca, como el poema fonético de Tristan Tzara con el que compuse una de mis primeras coplillas. Lo de Marcel no va por Proust, es otro guiño a un personaje que a mi me parece admirable, Marcel Duchamp (junto con Francis Picabia). Un tipo que entendía el arte de una forma especial y revolucionaria, que después se dedicó a jugar al ajedrez y voluntariamente desapareció del mundo artístico.
Gracias, Milena.

Saludossssssssssssssssss

babelain dijo...

Gracias, Johnny, cuidado con el gas grisú. En el próximo post publico el single de invierno de Bab.El-Ain.

Saludosssssssssssssssss

jose kortozirkuito dijo...

estos esixtencialistas de barra de bar,son la hostia,ni guión ni leches ,mu bueno lo de soy minero,poodia ser tambien julio iglesias ¡la vida siiigue iguaaaal¡¡que maja la puta¡
sebijose

babelain dijo...

Ni guión ni leches, y si hay guión, nos lo saltamos (aunque el salto esté ya contemplado en el guión)

¿Vais a comparar "Soy minero" con "La vida sigue igual" ? No hay color jeje

Gracias sebi/jose

Saludossssssssssssssssss

Publicar un comentario