Engranaje

|


Engranaje

                Me presento. Soy “Experto en Almas”. Una celebridad en todo el Universo. Estudié sus profundos secretos en una cápsula cerrada, dentro de una de las celdas de una especie de Medersa (*)  de un planeta de la Galaxia  Arp 220.  En aquella cápsula pasaba varias horas al día y allí “absorbí” por vibración la sabiduría que ahora comparto en conferencias de Galaxia en Galaxia.

                Ahora me encuentro en un inmenso Auditorium del Planeta Tierra, de la Galaxia “Vía Láctea”. Estoy delante de miles de terrícolas compartiendo mi sabiduría. Mi Alma y mi Cuerpo vibran en una sinfonía que se expande y hace vibrar las Almas y Cuerpos de los asistentes. Se crea un ambiente parecido al interior de un gran acuario, pero con una atmósfera de aire espeso que sirve para mantenernos en comunicación constante.
               
                En medio de la “sesión” aparecen tres “Ángeles del Infierno” montados en sus motos “Harley Davidson”. Una de las motos lleva sidecar. Me invitan a subir y salimos disparados de allí. El ruido de los motores invade el Auditorium mientras desaparecemos. Por una autopista nos acercamos a los confines del desierto. Al lado de una gran roca negra, que brilla bajo los rayos del sol, me espera un tuareg con dos camellos. El tuareg me invita a subirme a uno de ellos y nos adentramos en el desierto. Tras un largo trecho encontramos una Jaima. Sentadas en una alfombra dentro de la Jaima, dos mujeres Tuaregs nos esperan con el té preparado. Nos invitan a beber y a continuación, una de ellas coge un tamborcillo y la otra comienza un cántico hipnótico que me induce al sueño profundo en unos instantes. Al caer rendido sueño que estoy durmiendo en una gran Jaima en medio del rotundo silencio del desierto. Aunque entre los resquicios de ese silencio se puede apreciar el sonido bien engrasado del inmenso engranaje de las estrellas y planetas del Universo en movimiento.



(*)Escuela musulmana de estudios superiores.

7 comentarios:

babelain dijo...

Que lujo de ilustración de Mavi, ¿no?

Saludossssssssssssss

Milena - en danza dijo...

Pues sí, es alucinante... me deja sin palabras, largo rato mirándola (la he pinchado para verla más grande, tiene algo que me recuerda a los cromos)... -espero que aviséis si Mavi hace exposición o algo-.

Alucinante también tu relato-sueño Bab... a veces he tenido sensaciones como las que describes en la última frase... pero sin todos esos aderezos tan bonitos que relatas -el Experto en Almas del Universo subiéndose en el sidecar, el té en la Jaima...-... una delicia todo, ilustración y relato, mil gracias.

Lo he disfrutado mucho, esta noche lo releo...

Besos

Ficus dijo...

Cierto bab, una preciosidad de ilustración, y es que Mavi es una artistaza como la copa de un pino.

Me ha encantado este relato del "supreme master of souls from universe".
Leyéndolo, me ha venido a la cabeza una historia que me comentó una gran mujer, sobre una visita a un campamento tuareg, en la que le ofrecieron tres tazas de té. El primero amargo, el segundo ligeramente azucarado y el tercero absolutamente dulzón, haciendo alusión a que este último era como el amor de una mujer (o algo así, porque fue hace tanto tiempo que lo recuerdo muy vagamente).

Lo dicho bab, gran relato y maravillosa ilustración.

Un abrazote.

babelain dijo...

La exposición de Mavi va para largo. No es el momento propicio. Habrá que esperar a que la cosa mejore.
Me encanta que disfrutes con los relatillos jejeje

Saludossss

babelain dijo...

Pues si Ficus, lo de Mavi no es ninguna novedad.

También he leído muchas historias sobre tazas de té.
Copio y pego una del poeta chino Lu Tong:

La primera taza acaricia mi garganta y mis secos labios.
La segunda rompe los muros de mi solitaria tristeza.
La tercera busca los secos arroyos de mi alma para encontrar los cuentos de los cinco mil rollos.
Con la cuarta, el dolor de las injusticias pasadas desaparece a través de mis poros.
La quinta purifica mi carne y mis huesos.
Con la sexta entro en contacto con los inmortales.
La séptima me proporciona un placer tal, que casi es insoportable.
El viento fresco sopla a través de mis alas, mientras me encamino hacia Penglai.
- escrito por Lu Tong (795-853) -

Gracias por el comentario.

Saludossssssssssssssssss

antonilópez dijo...

Bonito relato, la ilustración es una pasada. Babelain, espero que estés pasando un buen veranito, cuidadín con el Lorenzo, que últimamente es muy malo.

Un saludasssooo...

babelain dijo...

Lo intentamos Antoni, lo intentamos. Gracias por pasar.
Saludossssssssssss

Publicar un comentario