Poetas

|

Poetas

El poeta del balón

Se lleva un gran sofocón

(busca versos muy exóticos pero le salen atléticos)

El poeta del desierto

Duerme con un ojo abierto

(no se pierde ni una estrella, ni un rayo, ni una centella)

El poeta contundente

Lava su verso en la fuente

(mientras algunas mocitas le van contando sus cuitas)

El poeta clandestino

Planta en su jardín un pino

(es para disimular y así embellece el solar)

El poeta rompedor

Nunca usa el ascensor

(vive siempre en planta baja y escribe en el comedor)

---

El poeta decadente

Se jacta de ser decente

(se toma la decadencia con la máxima decencia)

El poeta escalador

Desayuna coliflor

(puede que algunos gases funcionen como “ascensor”)

El poeta de la Luna

Aún duerme en una cuna

(y espera a que alguna dama le cante una dulce nana)

El poeta sin chaqueta

Ha perdido su maleta

(y recita los poemas con su vieja camiseta)

El poeta cariñoso

En realidad es un moroso

(nunca paga lo que debe desde que era un mocoso)

El poeta de las niñas

Se merienda varias piñas

(mientras las niñas se enfadan si no se aparece un hada)

El poeta del marfil

Se ha comprado un “Simca 1.000”

(es un tímido irredento y recita de perfil)

El poeta del fracaso

Bebe el coñac en vaso

(la copa ya no le sirve y solo escribe en verso libre)

El poeta del amor

Bebe whisky con sifón

(escribe versos muy dulces envueltos con algodón)

El poeta de lo oscuro

Escribe fumando un puro

(y escucha música a solas con aroma de amapolas)

El poeta del abismo

Se ejercita en el ciclismo

(así se olvida de todo, incluso de algún rey godo)

El poeta de la esquina

Come espeto de sardina

(con un tinto de verano y luego se lava las manos)

El poeta de salón

Siempre está dando el tostón

(con su camisa de seda e impecable pantalón)

El poeta de la elipsis

Le teme al Apocalipsis

(sufre de alergia al trigo y siempre escribe con abrigo)

El poeta de poetas

Se las da de ser esteta

(tiene que ser un portento, si no, que muerda una seta)


Como dice André Bretón:

“Seguid escribiendo cuanto queráis.

Confiad en la naturaleza inagotable del murmullo”


8 comentarios:

babelain dijo...

Me ha salido así, del tirón. ¿Que queréis que os diga?
Las fotos son de hoy mismo, calentitas.

Saludosssssssssss

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Deliciosos estos poetas!Me quedo con El poeta de lo oscuro,Escribe fumando un puro y unos cuantos mas!
un abrazo

Paco dijo...

Sigue escribiendo cuanto quieras, Bab. A ti te llegan esos murmullos.
Esto está chulísimo. Lo mejor, el poeta que desayuna coliflor...
Abrazo gigante.
Se te ha colado rallo por rayo sin estar aún en mayo...

babelain dijo...

Jesse, estos poetas son un caso y algunos son un fracaso. Porseguir con la rima jejeje.

Paco, fallo "tésnico" del directo y de no corregir; las erratas son una lata (y dale). Uno va que se las pela. Estamos ahora mismo con una versión un tanto sorprendente que canta Mavi. Es un regalo para ella. Ya la pondré próximamente.

Gracias y
Saludosssssssssssssssssssssssss

Ficus dijo...

El poeta del marfil se ha comprado un Simca 1000
Cuanto se ha devaluado el mercado elefantil jejeje...
Aunque nunca se sabe, a lo mejor piden un pastón por el coche al considerarse un clásico.
Como siempre genial bab, no sabría con cual de ellos quedarme.
Parafraseando a aquel, "Excepto algún poetastro, que alabó la de alabastro, y el pelma de don Simón que de un vuelo fue al pilón..."
Me ha encantado esta coplilla, y me ha hecho echar ( valga la redundancia ) unas risas.

Un abrazote.

babelain dijo...

Gracias, Ficus. Salió así de "liviana". En breve te envío un privado a la web. Ya hablaremos.

Saludosssssssssssssssssssss

Johnny dijo...

Eres un genio de los pareados, lo cual se intensifica con lo que se encuentra entre paréntesis. Un abrazo.

babelain dijo...

Johnny, no tanto, eso de la rima siempre me ha dado grima (en fin) pero es que me ha salido así. Gracias. Voy a subir ahora mismo el último E.P. de este ciclo.
Saludossssssssssssssssssss

Publicar un comentario