Punto de Vista

|

PUNTO DE VISTA

Desde nuestro punto de vista, en temporada de invierno la pierna izquierda adquiere un bonito color azul que va virando hacia el naranja según avanzan los días para, llegado el verano, retornar a su color natural. Esto no supone ningún problema a no ser que tengamos algún compromiso invernal de tipo artístico, deportivo, amoroso, terapéutico o carnavalesco. En tal caso, podríamos utilizar alguno de los métodos de choque que cito a continuación:

-Frotar la pierna izquierda, cuyo pié adquiere la posición norte, con polvo de jengibre y ajo; mientras se ejecuta el famoso paso de ballet clásico “ballonné pass”: “Un paso en el cual el bailarín salta encima del piso, con el pie sur le cou-de-pie, hace una pausa en el aire y desciende ligera y suavemente. Sólo hace el movimiento de rebotar en el aire con una pierna como si pateara una pelota. El ballonné se puede ejecutar con el cuerpo en todas las direcciones”.

Es prácticamente infalible, pero si se resiste, probar el método siguiente:

-Consultar el viejo y querido I Ching (El Libro de las Mutaciones) con prólogo de Borges que empieza: “El porvenir es tan irrevocable como el rígido ayer”. Solo con leer esa frase borgiana en voz alta y clara, la pierna izquierda se echa a temblar y empieza a cambiar de color, volviendo a su color carnal tan apreciado en cuestión de minutos. Casi en ningún caso ha sido preciso pasar de ahí y afrontar la consulta al libro e interpretar sus revelaciones, tarea que como todo el mundo sabe es harto complicada.

La realidad más palpable, hoy en día parece absurda, pero…como también dice Borges en el prólogo del “I Ching “: “Quién se aleja de su casa ya ha vuelto”

P.D. Post dedicado a Paco "Nowhere man" que anda en "horas bajas", por si se anima un poco.

8 comentarios:

babelain dijo...

El dibujo lo he encontrado por ahí en la red.
Saludossssssssss y ya llegará el verano.

Freaky Boy Hood dijo...

La verdad es que antes de adentrarse en las interpretaciones del I Ching, más vale un cambio de pie; pues nunca se sabe lo que puede ocurrir si uno espera al verano o se vuelve al sur...

Abrazos, Bab y Paco.

Ficus dijo...

Pues casi que voy a decantarme por tirar las monedas y consultar los hexagramas del I Ching ( pronunciando en voz alta las palabras de Borges no he obtenido mejoría ), ya que de jengibre y ajo ando un poco escaso, y los necesito para una receta de cocina del Punjab jejeje...

Un abrazote ( y otro epecial para Paco ).

Paco dijo...

Genialidad total, Bab. Con detalles como éste me curo enseguida.
El porvenir es tan irrevocable como el rígido ayer... sabio Borges.
Muchas gracias también a Freky y a Ficus.
Abrazos gigantes.

babelain dijo...

Freaky, así que a ti también se te pone de color azul la pierna izquierda en este invierno. Yo he puesto solo un par de métodos de choque para corregirlo, pero cada uno podrá encontrar el suyo. Suerte.
Si te decides a cambiar el pié, dentro de poco publicaré un post ("El Intercambio") que te podría venir bien.

Ficus, como tú siempre das alternativas en tu blog de exquisitas recetas veganas, yo también te dará las mías. El ajo y el gengibre se pueden sustituir por bicarbonato sódico (muy barato y abundante) y por un poco de aceite del árbol del té, que es mano de santo (con una gotita basta)

Paco, si fuera tan fácil eso que dices, tendríamos detalles más a menudo. De todas formas, lo intentamos.

Saludosssssssssssssssss

TSI-NA-PAH dijo...

Seguro que se anima Paco!Sobre todo con lo de “Quién se aleja de su casa ya ha vuelto”.El rsto es brutalmente Zappiano!
un abrazo

babelain dijo...

Tsi, lo intentamos al menos. No había pensado yo en Zappa, pero si tú lo dices, bienvenido sea.
Saludossssssssss

Johnny dijo...

Vaya, vaya con el método. Habrá que tomar nota. Aunque ya se lo dije en privado, ahora de forma pública muchos ánimos para Paco. Abrazosssss.

Publicar un comentario