La Cita 2

|


La Cita 2

Kate bajó a la calle y fue a parar el primer taxi que pasaba, pero no hizo falta; el taxi paró justo a su lado y de él se bajó un hombre de aspecto bohemio, pelo revuelto, bien parecido y con una sonrisa abierta

-¡Kate!

- (con gran sorpresa)…¡Peter!…pero…no estabas en Europa?

-Acabó mi contrato con la banda y aquí me tienes; te llamé hace un rato por teléfono pero no contestabas.

-Creía que era mi madre

-Volvamos a empezar ¿no?, aprovechemos la oportunidad, ahora me quedaré por un tiempo en New York; voy a formar una banda de cool jazz para tocar en los garitos de la zona. Ayúdame a bajar el equipaje, ¿quieres?

-pues… si, si…no te esperaba tan pronto de vuelta…

Kate, aunque un poco indecisa al principio, no pudo rechazar la oferta de Peter, que unos meses atrás se tuvo que marchar a Europa enrolado en una famosa banda de jazz y ahora volvía con ella, quien sabe por cuanto tiempo; Kate seguía enamorada de él, eso era una de las pocas cosas claras que tenía en su vida . Subieron al apartamento y mientras él la besaba en el cuello, buscó en la guía el número de teléfono del bar donde se había citado con Parker. Peter entró en la ducha y Kate llamó al bar

-King Cole Bar?

-Si, ¿que desea?

-Por favor, ¿podría decirme si John Parker ha llegado?

-No, dijo que tenía una cita con una mujer pelirroja muy hermosa, que cuando apareciera le dijera que la disculpara, ya que los últimos acontecimientos le obligaban a no separarse del periódico ni un instante.

-¿Qué últimos acontecimientos son esos tan importantes…?

-¿En que mundo vive, señorita, no se ha enterado de la invasión de Corea del Sur por Corea del Norte? *

-Ahhhhh…pues no, me estoy enterando ahora mismo…bien, gracias de todas formas.

Kate preparó dos Bloody Mary, la bebida preferida de Peter, puso en la “radiogramola” el disco de Lennie Tristano “Wow” y esperó que saliera de la ducha, sentada en el sofá con un agradable y casi olvidado estado emocional que le recordaba tiempos pasados. Pensó fugazmente en la cita frustrada con John Parker, pero enseguida volvió a imaginar un futuro inmediato prometedor con Peter y se olvidó de todo lo demás.

* La Guerra de Corea comenzó el 25 de junio de 1950 al ser invadida Corea del Sur por Corea del Norte

12 comentarios:

babelain dijo...

La "culpa" de la continuación del relato la tienen "chatnoir", Antoni y Ficus, por sus comentarios en La Cita (primerta parte). En principio no había 2ª parte, pero gracias a ellos...
Lo siento por vosotros jejeje
Gracias.
Y voy a ver el blog de Paco, que por fin tiene nueva entrada.

Saludosssssssssss

Johnny dijo...

Pues me he empapado de las 2 citas de golpe. Creo que la hermosa pelirroja juega un papel importante. Mooola. Saludossss.

chatnoir dijo...

babelain, todo un detallazo por tu parte! xD
Gracias por esta segunda parte ( por la parte que me toca, of course) para cuando la tercera? ;P

Besos.

babelain dijo...

Hola Johnny, estoy de visita por blog amigos, entre ellos el tuyo, el de Paco, el de Tsi... y me encuentro con que han cerrado Megamelómanos de Aitor. Una verdadera pena. Gracias por la visita.

De nada. chatnoir, de verdad que pensaba dejarlo ahí, pero claro, vuestros comentarios me dejaron así así; pero ¡no te pases!, de tercera parte...nasti de plasti jejeje. Gracias a ti.

TSI-NA-PAH dijo...

Esa Kate le gusta el jazz y los bloodymarys y justamente estoy leyendo unos comics que se desarollan durante la guerra de corea!
Un abrazo

babelain dijo...

Coincidimos de nuevo, no Tsi?. Me alegro.
Saludossssssssss

Paco dijo...

¡Qué me gusta verte por mi casa!... Y visitar la tuya.
Un relato en blanco y negro que bien podría ser parte de una película de King Vidor. Yo creo que se quedará siempre con la frustración, a pesar de su amor por Peter (y de los Bloody Mary), de no haber podido verse con Mr. Parker. Al final, la importancia del destino, a veces, caprichoso.
Pd: Hace poco mi mujer me regaló un sombrero parecido al Stetson de Parker. (Yo no sabía que se pasara tanto frío por la cabeza sin pelos...)
Abrazo gigante.

babelain dijo...

Paco, pues anda que a mí (lo de verte por mi casa, digo). Que bueno que relaciones el relato con King Vidor (que nivel jejeje). Tienes que estar de película con el sombrero. Yo heredé mi primer sombrero de mi padre; ahora tengo un montón.
Te veo muy activo por varios blogs (injusticia lo de Aitor).
Saludossssssssssssssss

Paco dijo...

Bab, la vuelta no ha sido como yo esperaba, pero me ha podido la indignación. No se me ocurría que pudieran cometer tal barbaridad sin motivos.¡Cuánto trabajo y cuánta dignidad perdida! Veremos qué pasa.
Hoy he recibido la visita de un ex-alumno de hace más de veinte años. Vive en Barcelona y viaja por todo el mundo con Médicos sin Fronteras. Como anécdota me cuenta que conoció en NY a Yoko Ono y a su hijo Sean, que colabora con MsF. Dice que es un chaval fantástico. Ha venido a Huelva a ver a su madre y se ha acercado a mi pueblo a verme. Me he emocionado y estoy impactado por las cosas que me ha dicho y algunas anécdotas que me ha contado y yo había olvidado por completo. Entre los alumnos/as y los profes se establecen relaciones muy curiosas. Estoy completamente alucinado por el cariño con el que me ha tratado. ¡Joder! (Necesitaba contarlo. Mi mujer y mis hijos se han quedado, también, de piedra por el detallazo de mi alumno Sancho)

babelain dijo...

Paco, ¿no dicen que lo que se siembra se recoge? pues eso. No te extrañe que te traten con cariño tus alumnos.
Saludossssssssss

Napi dijo...

Pues no sé si comentar tu excelente ejercicio de género negro, Bab, o la visita de Sancho a Paco (bonita y sentimental, sí señor). Paco, algo habrás hecho con acierto para esa demostración de ternura ¡enhorabuena!
Gracias Bab, Nos veremos en Seúl, killo!!!!!!!

babelain dijo...

Gracias, Napi. Y lo que tu dices, algo habrá hecho nuestro amigo Paco, no?
Saludosssssssssss

Publicar un comentario