EL JARDÍN. Relato, Foto/Dibujo

|

El Jardín

Salió la Luna con su piel de adolescente austriaca y la angustia que se mascaba en la tarde desapareció por arte de magia blanca. Ahora, el fresco reinaba en las células, los átomos, las lágrimas, el pelo, las meninges, la nuez, incluso en el silencio y en las miradas furtivas. La gente deambulaba por el jardín y los rayos lunares que dejaban pasar los árboles, acariciaban las cabezas, los brazos, los rostros, las manos, las ideas, impregnándolo todo de mármol líquido y espeso. Una joven quiso decir alguna palabra a alguien que había a su lado pero se le congeló la lengua al abrir la boca, dejando su rostro con una sonrisa petrificada, estúpida. Ladró un perro. Su ladrido se cortó a la mitad, sin eco, como el crujido de una rama seca al romperse. Solo se oían los pasos que aplastaban las hojas caídas de los árboles. Caminaban en todas direcciones, sin chocar unos con otros, solo mirándose casi de reojo, con esas miradas afiladas de los que no comprenden lo que está pasando en ese momento inaprensible, en ese tiempo “congelado”.

Sopló viento del sur, cálido y seco. Unas nubes eclipsaron a la luna, un murmullo empezó a oírse en el jardín. Poco a poco se entrelazaban las conversaciones de unos y otros, creciendo y creciendo, llenando el aire de extrañas y exóticas palabras. Las palabras fueron dejando paso a risas y más risas; carcajadas casi histéricas, cataratas de carcajadas que se iban espesando como una papilla blanquecina que fue creciendo hasta rellanar todo el espacio, haciendo el aire irrespirable y hasta el caminar se hacía penoso. Los primeros rayos de sol dispersaron poco a poco a la gente, se fueron retirando en silencio, tristes y cabizbajos. El jardín quedó como un campo de batalla, sin bajas aparentes, después de un combate donde todos han perdido algo. En el suelo quedaron algunas lágrimas nacaradas que brillaban con el sol.

5 comentarios:

babelain dijo...

Hice algunas fotos del jardín con la idea de transformarlas luego para el relato. Con algunos efectos traté de hacer un ambiente fantasmagórico. Luego le pasé la foto en papel a Mavi y ella la pobló de extraños personajes dibujados. El único personaje real en la foto es precisamente ella (aunque, por supuesto, retocado también; las mujeres siempre se retocan en las fotos, bueno y los hombres y no digamos los niños jejeje).

Napi dijo...

Extraño relato, Bab. Me ha producido unas raras sensaciones, como si yo,lector, saliera de una situación donde "todos hubiéramos perdido algo." . . .

Y no me es posible dejar de caer una y otra vez en el halago hacia las ilustraciones; este collage que os habéis montado es una pasada.
Gracias Mavi; gracias Bab.

Paco dijo...

Me han encantado tu blog y tu disco (fantástico.Yo he puesto una maquetilla para una próxima grabación en el mio)), que me he bajado del blog del amigo Vikingo.Doy clases de Lengua española en un instituto,¿podría utilizar algunos de tus textos?Ahora estoy en mi destierro vacacional y no tengo muchas posibilidades de andar por aquí.Encantado que me hayas enlazado.Ahorita mismo te pongo en el mio.Un abrazo.

babelain dijo...

Gracias Paco. Vikingo es muy buen amigo mío también; incluso nos conocemos personalmente. Dimos el paso de "virtual" a "analógico" y ahora somos amigos de "carne y hueso". Lo de utilizar textos míos, ¡¡¡encantado!!!, lo que no se es si pueden tener algún interés literario para mostrar a tus alumnos jejeje. Ya me contarás su reacción si los utilizas. Saludosssssssssssss.

babelain dijo...

Napi, espero que encuentres lo que has perdido (siempre que sea algo bueno, claro). La ilustración foto/dibujo es la primera que hacemos Mavi y yo; pensamos seguir explotando esta "faceta", ya veremos como nos sale. Divertido si que es, al menos. Saludosssssssssssss

Publicar un comentario