La Señorita Fortuna. Libro. Poema. Canción. Carlos Álvarez & J. L. Álvarez (Babelain)

|

Libro montado e ilustrado por mi hermano Carlos.

Corría (que se las pelaba) el año 1975 ("maomeno"). Había escrito algunos poemas bastante desaliñados. Se los entregué a mi hermano Carlos y él, ni corto ni perezoso, se puso manos a la obra y “confeccionó” un librito, que ya es mitológico y que es el que aparece en este vídeo. Escaneé la portada, la contraportada y las ilustraciones. Me he permitido el sacrilegio de editar (a mi burda manera) sus magníficos dibujos, más que nada porque son muy pocos y así, añadiendo más imágenes, parece que hay un poco más de ritmo. No dura tanto la misma imagen en pantalla. En primer lugar, se ve el dibujo original, y en segundo, el dibujo editado a mi manera. No he puesto en el vídeo los demás poemas. Solo aparece el de “La Señorita Fortuna”, que luego se convirtió en canción (la que suena aquí), luego, en cómic, con ilustraciones de Mavi y, por último, en vídeo cómic, en colaboración con Napi.
Ahí queda eso. Ver fotos después del vídeo.

(Mejor en pantalla completa)








La Señorita Fortuna
(Letra y Música.- Babelain)

La Señorita Fortuna
cabalga en el océano
La Señorita Fortuna
es un caballito de mar

Canta para provocar
se ríe de los espejos
es un espíritu verde
es un espíritu verdeeeee?????

La Señorita Fortuna
está detrás de la ventana
encima del frigorífico
delante del autobús

Canta para provocar
se ríe de los espejos
es un espíritu verde
es un espíritu verdeeeee?????

La Señorita Fortuna
baila alrededor del fuego
es una gacela negra
la veo en las tormentas

Canta para provocar
se ríe de los espejos
es un espíritu verde
es un espíritu verdeeeee?????

A la Señorita Fortuna
la he esperado en la noche
detrás de un algarrobo
y la he atrapado por la cola

Canta para provocar
se ríe de los espejos
es un espíritu verde
es un espíritu verdeeeee?????



Estado de Alarma. Versión Napi.

|


Al texto de “Estado de Alarma” que publicamos el 17 de marzo de este año le han salido algunos novios/as. Primero fue nuestra versión de andar por casa:
Luego la de Lisi Prada:
Y ahora la de nuestro amigo Napi.
Veamos su presentación:


Al filo de la primavera de este año todos nos quedamos en casa. Me atrincheré en el balcón y esto es lo que “desfilaba” cada día, al mismo tiempo que “no pasaba nada”, excepto nubes, vuelos de aves, minutos, horas … ¡aunque sólo como simples números en los relojes, por supuesto digitales! ¡Singular cada segundo a pesar de lo poco heterogéneo de las jornadas! 

Napi



Babelain. Dos Gardenias.

|

Canción anti-confinamiento: Dos Gardenias, uno de nuestros mayores “éxitos” a nivel “mundial” (incluyendo la parte de Albacete). En realidad, la publicamos de nuevo en el blog para poder "exhibir" una serie de fotos que tomé de un muro de piedra de una casa que han construido hace poco cerca de donde vivimos. Una vez que introduje las fotos en el Movie Maker quise probar con alguna canción, a ver como quedaba. Elegí esta porque cantamos los dos y son buenos recuerdos de nuestra época en Madrid a principio de los 70. Edité las fotos a mi estilo, es decir, sin pies ni cabeza y sin seguir ninguna regla del buen fotógrafo (en parte porque no las conozco, y en parte porque, si las conociera, me las saltaría igual). Todas esas figuras están en las piedras del muro solo que había que buscarlas, recortarlas y editarlas.
“…y tantísimaaaaaa gente en las calles.”


(Mejor en pantalla completa)


Dos Gardenias
(Música y letra. - Babelain)

En un prado verde dos gardenias para ti
Suenan las tormentas a lo lejos
Son los viejos tiempos de buhardilla y de coñac
Luz de luna por la claraboya

Un pijama en una percha
Y tantísima gente en las calles

Sueños de colores en los parques de Madrid
Puesto de pulseras en el Rastro
Tardes de despegue noches para aterrizar
Anulando a las tristes mañanas

Un zapateado a tiempo
Y tantísima gente en las calles

En un prado verde dos gardenias para ti
Huyen dos amantes para siempre
Los poemas llenos de palabras sin pulir
Frescos e inocentes como flores

Escuchamos a los dioses
Y tantísima gente en las calles

Cines, bares, teatros, no había tiempo que perder
“Dormir es solo para tipejos” *
Luces de Bohemia, Malasaña, Monteleón
Queso de tetilla con Ribeiro

La vecina hace su guiso
Y tantísima gente en las calles

En un prado verde dos gardenias para ti
Solo queda el eco del silencio
En la encrucijada una duda “aquí o allí”
Tomamos el camino del sur

El mundo sigue su marcha
Y tantísima gente en las calles

*Frase pronunciada por Richard Widmark  en una película de cine negro.

Babelain. En cada acorde vive un fantasma.

|

Una coplilla sencillita en tiempos de confinamiento. Es de hace unos días. En el vídeo se pueden ver las distintas posibles portadas para el single. Que cada uno elija la que más le guste.

(Mejor en pantalla completa)

Dieciocho de abril


En cada acorde vive un fantasma
(Letra y música: Babelain)
En cada esquina
Un universo
En cada verso
Un eslabón

En cada ausencia
Surge una esencia
Y algún fantasma
Cruza el salón

Si todo está inventado
Y no cambia el paisaje
La vida se encoje
Y pierde su encanto

Como un espejismo
Que se desvanece
Poca cosa queda
Que avive la hoguera

En cada acorde
Vive un fantasma
Y en cada verso
Una canción

En cada esencia
Un universo
Y en cada ausencia
desolación

Si todo está inventado
Y no cambia el paisaje
La vida se encoge
Y pierde todo encanto

Como un espejismo
Que se desvanece
Poca cosa queda
Que avive la hoguera




Confinamiento Psicodélico

|

Casi todas las fotos están tomadas en los paseos alrededor de la casa (patio/jardín) en tiempo de confinamiento. La banda sonora está hecha a propósito para el vídeo, con varias pistas de sintetizador Micro Korg, varias de guitarra, ritmo programado, dos pistas de batería etc...

(Mejor en pantalla completa)


Revista La Fiebre del L'Oro. nº 1

|


Primer número de la revista La Fiebre del L'Oro, con ilustraciones de Mavi Herrero y Carlos Álvarez (mi querido hermano). Fotos y Textos: Babelain. Algunos amigos la tienen ya en papel (con portada de cartulina). Los próximos números irán apareciendo poco a poco en el blog. De momento van seis, veremos hasta donde llegamos.

PINCHAR EN EL CENTRO (FULLSCREEN) PARA VERLO EN PANTALLA COMPLETA

Babelain. Haikus Endémicos.

|

Estos Haikus son solo una muestra de la colección de poemillas al estilo de los haikus japoneses clásicos de cinco, siete y cinco silabas sin rima. Solo que, a mi estilo, es decir, sin pies ni cabeza (aparentemente, claro). ¡Qué cada palo aguante su vela! En el mejor de los sentidos. ¡Qué me gusta esta frasecita!
De esa colección de haikus que tengo guardada, algunos han salido en una revistilla que estamos haciendo,  con ilustraciones de Mavi y de mi hermano Carlos, y textos y fotos de un servidor. Las digitalizaremos y las publicaremos en el blog proximamente. 

Pero, a lo que vamos, aquí, las fotos antiguas en blanco y negro donde aparecemos Mavi y yo, son de mi amigo Antonio Ruiz, antiguo compañero de los tiempos de Malasaña, en los primeros 70. La edición y el resto de fotos son de cosecha propia, y eso se nota enseguida por el estilo chapucero característico, pero eso es lo que hay. Y la música, pues eso, en la línea habitual en la que me he metido últimamente, utilizando hasta un sintetizador micro Korg, entre otras lindezas. (¿Quien me iba a decir a mí al principio de los años 70 que me iba a meter en estos berenjenales?). Uno aprovecha el confinamiento de la manera que le parece mejor, dentro de sus posibilidades. Ah, y Mavi se apunta a un bombardeo. En esta ocasión, cantando. La acompaño en el último haiku.


HAIKUS ENDÉMICOS
I
Ardor Cobarde
Divorcio Sinfónico
Patria Cósmica

II
Bala Escéptica
Catástrofe Híspida
Juez Inocente

III
Eco Irónico
Emoción Atlética
Átomo Feliz

IV
Escama Hirsuta
Artilugio Cándido
Branquia Elegante

(Mejor en pantalla completa)

Estado de Ánimo

|

Mientras dure el Estado de Alerta decretado hace unos días, sería conveniente seguir algunos consejos o recomendaciones, para que no se nos vaya de la mano el:

Estado de Ánimo

En estos días de confinamiento se pueden contemplar los siguientes Estados de Ánimo, entre otros:

1.            Estado de Abstracción. Es el que propone una nueva realidad distinta a la natural. Este estado es uno de los más recomendables para estos días. ¡Qué se metan su Realidad en el Teatro de Variedades!, parafraseando a Arthur Cravan. Se propone un juego de máscaras. Por ejemplo: Máscara de Cadáver Insumiso, de Nobleza Hipócrita, de Farsante Parpadeo, de Otorgar Conjuros, de Lujuria Heroica, de Constelación Hipnótica, de Víctima Contradictoria… Ósea, que nada es lo que parece, como siempre.

2.            Estado de Entusiasmo. Suele darse al principio de los confinamientos, cuando todavía no ha llegado la sangre al río. Este Estado no suele durar más de dos semanas (sin ingerir algún tipo de droga, legal o ilegal). A algunos les da por creerse que tienen controlado el asunto. Craso error. Se recomienda ver películas como “Atila le rasca las ingles a los Hunos y… a los Otros”, o “Hitler separando las aguas del Mar Rojo”, o “El Día del Orgullo Gay en Saturno”, que empieza con Abas… ¿cuál? montado a caballo, en tanga, encabezando el Desfile. Como estas películas no existen, habría que rodarlas. ¿Alguien se apunta?
Después de eso, uno se queda en un estado que podría definirse como:

3.            Estado Paradójico. Se alcanza este Estado a partir de la segunda semana de encierro. Se empieza diciendo chorradas como Seamos realistas, pidamos lo imposible. Algunos, los más atrevidos, cambian su rol habitual por otro más… Por ejemplo, un Notario disfrazado de Groucho Marx, o un Ultra leyendo La importancia de llamarse Ernesto … Vamos, sentirse libre estando encerrado. Esa es la paradoja. No dura mucho tiempo. Empiezan a escasear los cocodrilos en las bañeras. A las sandías les salen patas y corretean por el pasillo.  Hay quien se pone a buscar por los cajones el Kempis que le regalaron en su primera comunión. Pero, enseguida aparece otro Estado que estaba agazapado esperando su ocasión.

4.            Estado Utópico. En una primera acepción: Plan o sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía.
Aunque la acepción válida, en estos casos, es la segunda: Proyecto, deseo o plan ideal, atrayente y beneficioso, generalmente para la comunidad, que es muy improbable que suceda o que en el momento de su formulación es irrealizable. Y en esas estamos. Cuando nos damos cuenta de que el Estado Utópico es inviable estando confinados, nos sobreviene, primero, la euforia, (ese estado del ánimo propenso al optimismo que, como fenómeno patológico, se observa en algunas intoxicaciones y enfermedades del sistema nervioso), después hace su aparición la gesticulación irrefrenable, la verborrea incontenible y al final llega el:

5.            Estado Apocalíptico. Llegando a este punto, los más beneficiados son los fabricantes de trompetas de cuerno de carnero. Todo quisqui se compra una por internet, sin gastos de envío. Se reciben en veinticuatro horas. Ya no son solo siete sacerdotes soplando sus trompetas para derribar el muro de Jericó. Se han contabilizado más de siete millones de individuos que, tras un corto cursillo de aprendizaje, hacen sonar su instrumento al unísono, como los ángeles.  Se forma tal algarabía que los muros de Jericó se levantan de nuevo por arte de birlibirloque y … Debemos aclarar que este Estado no es en absoluto conveniente para nadie, excepto para los fabricantes de trompetas de cuerno de carnero. ¡Un poco de contención, por favor!

Mavi:
Voz

Babelain:
Texto, Fotos, Vídeo y Música

Mejor en pantalla completa

Black and White Faces

|

Exposición de caras de algunos de los dibujos de Mavi pasadas al blanco y negro. Para la voz de la grabación he utilizado la del traductor on line en distintas velocidades y con los efectos convenientes (?). Además, guitarras varias, pistas al revés, cambios de velocidad, percusiones, y toda la parnafenalia habitual. Para la portada he fundido uno de los dibujos de Mavi con uno de sus autorretratos (en tiempos de confinamiento) al óleo.

Mejor en pantalla completa




Babelain. Y ahora, ¿qué?

|

Cuatro de abril (Confinamiento)

Y ahora, ¿qué?

(Canción)
(Letra y música: Babelain)

Ahora que el horizonte
Ha desaparecido
En este atardecer
De color violeta

Ahora que no pasan trenes
Y las dimensiones menguan
Ahora, ¿qué?
Ahora, ¿qué?
Ahora, ¿qué?

Suenan las campanas
En las plazas vacías
Y el sol cae en la tarde
Sobre el silencio

Se puede engañar al tiempo
Solo durante un rato
Y después, ¿qué?
Y después, ¿qué?

Ahora que el río pasa
Lamiendo solo una orilla
Como un espejismo nocturno
Sin estrellas

Ahora que toda herencia
Se convierte en una herida
Ahora, ¿qué?
Ahora, ¿qué?
Ahora, ¿qué?

Suenan las campanas
En las plazas vacías
Y el sol cae en la tarde
Sobre el silencio

Se puede engañar al tiempo
Solo durante un rato
Y después, ¿qué?
Y después, ¿qué?